Lo bueno y lo malo de los dos primeros años

Lo bueno y lo malo de los dos primeros años

Marianela Palacios Ramsbott

Capital

 

La semana pasada el país recibió otra buena noticia económica: La Contraloría General de la República anunció que el Producto Interno Bruto (PIB) creció 9,7% en el primer trimestre, la tasa trimestral más alta de los dos últimos años. Poco antes, Fitch Ratings había mejorado la calificación de riesgo del país de BBB- a BBB.

Y si uno se guía por las perspectivas de crecimiento que manejan el Fondo Monetario Internacional (FMI) o la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), puede concluir que Panamá seguirá siendo uno de los líderes en la región al menos hasta el 2012.

Ese brillo panameño deslumbra aún más cuando uno considera la opacidad que está caracterizando a las principales economías del planeta, con una Europa que no termina de salir de la crisis y tiene varios países al borde de colapsos fiscales y en medio de conflictos sociales, y un Estados Unidos (EE.UU.) que crece a paso de tortuga y registra niveles de endeudamiento que han llevado a las calificadoras de riesgo a poner en perspectiva negativa a los bonos del Tesoro.

Pero algunos economistas y analistas locales e internacionales sugieren que no todo es perfecto y que vale la pena seguir muy de cerca la evolución de las finanzas públicas de Panamá.

El martes pasado, por ejemplo, el reputado banco de inversión japonés Nomura pasó un reporte a sus clientes que muestra preocupación por el escenario político e institucional y por la creatividad fiscal que está aplicando el gobierno para ejecutar su ambicioso plan de inversiones (Ver nota: Creatividad fiscal preocupa a Nomura).

La administración de Ricardo Martinelli cumple sus primeros dos años la próxima semana y, aprovechando esa coyuntura, Capital hizo un balance de las políticas económicas, financieras, comerciales e institucionales (Ver recuadro: Pros y contras).

 

Logros

Lo primero que hay que reconocer es que esta administración ha hecho más en sus dos primeros años de mandato que otras en el quinquenio completo. Y esa es una de las razones por las que el Presidente sigue manteniendo altos niveles de popularidad en las encuestas.

Entre los principales logros, obviamente, destacan cinco:

1) El Grado de Inversión (GI) que Standard & Poors, Moodys y Fitch Ratings concedieron al país.

Eso ha aumentado la confianza de los inversionistas extranjeros. La Inversión Extranjera Directa el año pasado sumó $2.362 millones, 33% más que en 2009, según los datos que maneja el Ministerio de Comercio e Industrias (Mici).

El equipo económico de gobierno ha mantenido una relación estrecha de trabajo con las agencias calificadoras para demostrar disciplina fiscal. Esto permitió lograr el GI en 2010 y que Fitch mejorara la calificación a BBB quince meses después, comentó la economista Luisa Turolla.

2) La firma de once Tratados para evitar la Doble Tributación (TDT). Cuando hayan firmado doce, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) debería excluir a Panamá de su lista gris de paraísos fiscales.

La sola perspectiva de salida de esa lista en el corto plazo ya ha animado a muchos inversionistas a invertir en Panamá, especialmente en el sector financiero, confirmó recientemente la Embajada de España al reportar el fuerte aumento del número de empresas españolas que están evaluando oportunidades de inversión aquí.

3) Dos reformas tributarias que han elevado los ingresos del Gobierno Central en forma sustancial, 30,2% para ser exactos.

Esto les ha dado una mayor capacidad para financiar inversiones públicas y les ha permitido mantener la tendencia decreciente en nuestra relación deuda/PIB, añadió la economista.

4) La negociación, la firma y/o la ratificación de nuevos acuerdos comerciales. Aunque aún no se ha logrado ratificar el Tratado de Promoción Comercial (TPC) con Estados Unidos (EE.UU.), ni siquiera después de haber firmado el polémico Tratado de Intercambio de Información Fiscal (TIIF) con los estadounidenses, que el Colegio de Abogados se ha propuesto demandar en la Corte Suprema de Justicia por supuesta inconstitucionalidad (Ver recuadro: Principales avances comerciales).

5) Y las reformas al marco legal que se han propuesto para mejorar el mercado de valores y seguros, la actividad de las cooperativas  y seguir fortaleciendo la capacidad de la Superintendencia de Bancos de regular la actividad financiera.

El economista Horacio Estribí  también destacó como algo positivo los grandes volúmenes de inversión en estructuras físicas que se están ejecutando, porque aumentan la competitividad del país, pero lamentó que no se esté haciendo un énfasis similar en el desarrollo del capital humano, factor clave para reducir la pobreza y mejorar la distribución de la riqueza.

Falta un mayor énfasis en reformar la educación, la salud y lograr, por ende, desarrollar el capital humano. Sólo se está logrando desarrollar el capital físico y por eso veo improbable que puedan cumplir las metas del milenio, opina Estribí.

Aquí vale la pena señalar que el gobierno está haciendo esfuerzos para la formación del recurso humano, pero los resultados nunca serán suficientes para el mercado si no se logra la plena incorporación del sector privado sobre la base de compromisos acordados.

 

Puntos débiles

La mayoría de las personas consultadas para hacer este análisis coincidieron en aplaudir al Gobierno por los logros antes mencionados, pero también afirmaron preocupación porque perciben un debilitamiento institucional y la injerencia del Ejecutivo en el funcionamiento de otros poderes públicos.

Además, algunos objetan la flexibilización de normas fiscales y de contratación pública, los cambios legales que se han introducido a la contabilidad fiscal, los métodos no tradicionales que se están usando para apalancar el plan de inversiones (especialmente la modalidad llave en mano) y el aumento de $1.200 millones que registró la deuda pública en los dos primeros años de esta administración, a pesar del robusto ciclo de crecimiento económico que vive el país.

El crecimiento de la deuda y el déficit es desproporcionado, como consecuencia se está generando más inflación de la que debería haber. Y también existe la percepción de que el Gobierno está fallando en materia de transparencia e institucionalidad, cosa que puede socavar las bases de crecimiento a largo plazo y eso es peligroso, considera Estribí.

El ex viceministro Domingo Latorraca, sin embargo, considera que no hay razones para preocuparse por la deuda.

A pesar que el saldo de la deuda pública continúa aumentando, y esto debe continuar estando en nuestra agenda como tema crítico, el nivel de endeudamiento público se mantiene hacia la baja y las perspectivas son que continúe descendiendo, explicó.

Respecto a la transparencia, hay que reconocer que esta administración desde sus inicios intentó mejorar el flujo de información y el acceso a la prensa, con el restablecimiento de las conferencias semanales del Cena o respuestas directas e inmediatas de los principales voceros del equipo económico a través de las nuevas herramientas tecnológicas, entre otras cosas.

Pero ese flujo ha sido más limitado durante el segundo año de administración y le ha faltado transparencia y divulgación oportuna y suficiente al manejo de muchos temas relevantes, como proyectos de leyes fiscales (Ley 31 de 2011, por ejemplo); el cronograma de pagos de los proyectos llave en mano, que Capital viene solicitando al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) desde hace tres meses; y los cambios y actualizaciones hechas a la programación financiera del Plan de Gobierno 2010-2014.

 

Recomendaciones

El presidente del Colegio de Economistas, Raúl Moreira, está más preocupado por la inflación y, al igual que lo hizo el FMI recientemente, recomienda al gobierno tomar medidas para evitar los riesgos de sobrecalentamiento de la economía (Ver gráfica: Evolución del IPC).

Crecimientos muy elevados no son deseables porque generan lo que se conoce como el sobrecalentamiento de la economía, fenómeno en el cual la demanda de bienes y servicios empieza a crecer más rápido que la oferta de estos, generando un incremento importante de la inflación, resaltó.

Hasta el momento, el repunte inflacionario ha guardado relación principalmente con factores externos y el Gobierno ha tratado de controlarlo con el subsidio-préstamo de los combustibles, las Jumbo Ferias y Jumbo Tiendas. Pero el escenario del año 2012 puede ser más difícil de manejar, porque la expansión del crédito coincidirá con la actividad pico de la expansión del Canal, la ejecución de múltiples obras públicas del plan quinquenal y múltiples inversiones extranjeras.

El incremento de los subsidios y del gasto público es otra preocupación común.

Estos niveles de crecimiento y estas inversiones serán sostenibles en el tiempo en la medida en que procuremos una política fiscal eficiente, en la que el Gobierno se comprometa a disminuir la pesada carga que representa para la economía nacional la burocracia estatal y el gasto público, concluye el presidente del Colegio de Comercio, Agricultura e Industrias de Panamá, Federico Humbert.

 

 

Más informaciones

Comente la noticia