Lo que debe saber sobre la Ley de Patrimonio Familiar

Lo que debe saber sobre la Ley de Patrimonio Familiar

El Gobierno sancionó la Ley 66 de 17 de octubre de 2017 de Patrimonio Familiar Tributario (PFT), es decir la protección y exoneración de la vivienda principal de las familias en Panamá.

De esta legislación se desprenden dos decretos, uno es el 362 del 4 de diciembre de 2018 que establece los requisitos para el registro de una propiedad o vivienda principal.

Dicho procedimiento es necesario para obtener la exoneración hasta los $120 mil.

Registro como PFT

Para registrar una vivienda como PFT, el proceso de puede hacerse de dos formas. Uno es mediante la página web de la DGI www.dgi.mef.gob.pa a través de la cual todas las personas pueden presentar sus solicitudes de inscripción, ya sea como PFTA o vivienda principal.

La DGI ha habilitado todas sus oficinas en el país para atender personalmente las solicitudes de los contribuyentes.

La Dirección General de Ingresos habilitará sus oficinas en todo el país para recibir a los contribuyentes que desean registrar su residencia como vivienda principal o patrimonio familiar tributario. | Archivo

 

Desde el lunes 10 de diciembre se atenderá al público en horario extendido de 7:00 a.m. a 7:00 p.m. Esto incluye horarios especiales, los sábados 15, 22 y 29 de diciembre de 2018 de 8:00 a.m. a 12:00 m.d.

La DGI insta a las personas a hacer uso de su plataforma, ya que a través de su página web se puede hacer la presentación, pagos e impresiones de paz y salvo.

Luego de registrar la vivienda principal o PFT- antes del 31 de diciembre de 2018- y acogerse al beneficio fiscal de la exoneración del impuesto de inmuebles sobre esta propiedad, el contribuyente deberá presentar una solicitud simple a la DGI y una declaración jurada del propietario legítimo del bien inmueble, detallando el uso de la propiedad.

Los padres solteros con hijos también aportarán sentencia emitida por un Juzgado de Familia.

Aquellos que se registren antes de fin de año, podrán acogerse a la reglamentación actual y exoneraciones hasta la fecha de culminación de las mismas.

Por ejemplo, una vivienda con un valor de $120 mil, el contribuyente pagaría en impuesto anual de $1,782; mientras que con la nueva reglamentación que empieza a regir del 1 de enero de 2019 esa propiedad no pagaría impuestos, una vez esté inscrita como PFT o vivienda principal.

En tanto, una vivienda cuyo valor sea de $120 mil a $700 mil actualmente pagaría $2,937 al año; y con la nueva reglamentación solo pagaría $275 al año.

Las casas con un valor de $800 mil con el impuesto actual se pagaría $16,063 y con la nueva ley, el contribuyente pagaría $3,600 por año.

La DGI  aclaró que en el caso de las segundas viviendas se reduce la nueva tasa a 0.60% para viviendas hasta $250 mil y las residencias con un valor hasta $500 mil tendrá una tabla de 0.80% y aquellas con un valor superior pagarán 1.00%. Las reducciones son más del 50% en comparación a la ley vigente.

Agentes de retención

En tanto, el decreto 362 del 30 de noviembre de 2018 establece los agentes y mecanismos de retención del impuesto de inmuebles como: bancos, financieras, cooperativas, entre otros.

Dicha retención solo aplica a segundas viviendas y a la persona que tenga una hipoteca vigente con el banco u otra entidad financiera.

Ningún banco va a sacar dinero de la cuenta de nadie y es importante que la ciudadanía tenga esa tranquilidad”,

Eyda Varela de Chinquilla, ministra de Economía y Finanzas

El pago del impuesto se hará con la apertura de una cuenta bancaria exclusiva para que el contribuyente haga los pagos del impuesto de inmueble. La ministra detalló que no se va a deducir de las cuentas bancarias de los contribuyentes.

 

En cambio, debido a la naturaleza de las cooperativas y financieras se actuará mediante retención del impuesto a través de la cuota de la hipoteca, ya que ellos no puedan captar fondos, sostuvo, David Hidalgo, director general de la DGI.

Este mecanismo de retención les permitirá a los contribuyentes mantener sus cuentas al día y desprenderse de la responsabilidad de presentarse ante la DGI a realizar los pagos. De lo contrario, cuando el contribuyente desee vender, heredar, hipotecar o rehipotecar el bien no podrá hacerlo hasta tanto cancele la deuda.

El contribuyente elige como desea realizar los pagos mediante retención, en cuota anual, que se realizará al 90% a más tardar el 28 de febrero de 2019. También se puede pagar en tres cuotas trimestrales o 12 cuotas mensuales.

El contribuyente que pague la totalidad de su deuda en los primeros meses del año podrá tener un descuento del 10%.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias