Logística y transporte en Panamá, avances y desafíos

container yard, rail transport in thailand

La logística en Panamá constituye una de las bases fundamentales de la economía. De hecho, durante los últimos años ha sido uno de los sectores más estable el cual ha generado significativos aportes; por ejemplo, la participación del transporte, almacenamiento y comunicaciones en el Producto Interno Bruto (PIB) ha alcanzado, hoy por hoy, un 20%.

Entre las actividades de importancia clave figuran el Canal y el transporte de carga terrestre, representando ambos más de un 50% entre el 2007 y el 2013.  Las otras dos actividades de importancia han sido el transporte acuático y el aéreo.

En resumen, a pesar de que se trata de un sector intensivo en capital, este ha absorbido aproximadamente el 9% del total de la población ocupada en los últimos años. A su vez juegan un papel fundamental los llamados clúster (conglomerados) marítimos y logísticos, terrestres y aéreos, lo cuales se interconectan a través de infraestructura común que incluyen puertos y carreteras.

A pesar de los grandes avances que se han producido en el sector mediante la construcción de infraestructura y la atracción de inversión privada en facilidades, actualmente el mismo enfrenta un rápido crecimiento del tráfico portuario cuya capacidad; sin embargo, podría verse limitada por la falta de una adecuada red de conexión vial.

Ello deriva, por ejemplo, de la falta de un puente adicional sobre el Canal, y la escasez de espacio para operaciones logísticas debido a la expansión demográfica de la ciudad y su desarrollo no planificado.

Esta falta de conectividad entre los distintos centros logísticos del país demanda una fuerte inversión pública y privada, así como también una planificación estratégica a través de un plan maestro que permita optimizar la ubicación de las actividades portuarias, y establecer sinergias entre la inversión privada y la pública.

Otra limitante de importancia es el hecho que la carretera Interamericana incumple en varios tramos una serie de estándares de transporte terrestre y seguridad vial internacional. Más aún, prevalecen ciertas prácticas no competitivas entre algunos proveedores de transporte terrestre -principalmente a nivel de la Zona Libre de Colón- lo que encarece la tarifa y afecta la competitividad. 

Igualmente falta reforzar la interconexión del sector en general con la economía local facilitando, por ejemplo, que los productores panameños puedan hacer uso de las facilidades, agilizando por ende el proceso de exportación de bienes locales y de reexportación.

Otro de los principales desafíos corresponde a la modernización del sistema de aduanas esencialmente en virtud de las debilidades en materia de procesos, capacitación,  falta de equipo e infraestructura física particularmente a nivel de los pasos fronterizos; lo que por supuesto constituye un cuello de botella a la facilitación del comercio internacional, la conectividad y la logística del país.  Todo esto representa altos costos de transacción para los agentes privados, demoras y un menoscabo de la competitividad del sector logístico internacional.

Finalmente, muchas de estas carencias se identifican en el Plan Nacional de Logística (PNL), el cual señala que el sector en efecto presenta importantes desafíos en materia de infraestructura, su marco legal, dotación de recurso humano y fallas en los procesos que faciliten el comercio exterior.

En conclusión se han identificado claramente los desafíos que enfrenta el sector. Ahora resta que estos sean abordados de forma perentoria y sincronizada, a través de políticas públicas y planes de acción, a efectos de garantizar que la logística de Panamá continuará siendo uno de los principales motores de crecimiento de la economía, y que contribuirá al desarrollo sostenible e incluyente de la economía nacional. 

Wilfredo Grajales
Analista del Centro Nacional de Competitividad

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL