Los aranceles de Trump, ¿podrían resultar contraproducentes?

Los aranceles de Trump, ¿podrían resultar contraproducentes?
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó órdenes para imponer nuevas tarifas a las importaciones de celdas solares y lavadoras.| EFE|WIN MCNAMEE

Mientras el martes firmaba órdenes para imponer nuevas tarifas a las importaciones de celdas solares y lavadoras, el presidente Donald Trump dijo: “Nuestras acciones de hoy ayudan a crear empleos en EEUU para los estadounidenses“.

Pero Trump, quien muchos esperan que apruebe más aranceles como parte de una serie de medidas enérgicas contra lo que él ha declarado prácticas comerciales desleales de China, puede que no haya prestado atención a las lecciones de la historia.

Sus dos predecesores inmediatos tomaron decisiones similares sobre los aranceles al principio de sus presidencias y las lamentaron: Barack Obama con los neumáticos chinos en 2009 y George W Bush con el acero en 2002.

Los estudios han mostrado que probablemente causaron la pérdida de más empleos que los que salvaron.

Ambos presidentes también tomaron esa medida sólo una vez. En lugar de repetirlas, optaron por seguir un patrón que desde la década de 1970 han adoptado los presidentes estadounidenses: una renuencia a otorgar a las compañías nacionales las amplias “salvaguardas” que les otorgó Trump esta semana, en gran medida porque la mayoría de los economistas dicen que el daño colateral supera los beneficios.

Esos casos ilustran por qué Trump rápidamente ha recibido duras críticas por su medida de imponer aranceles, particularmente del sector de la energía solar.

La industria solar

Los grupos de la industria solar sostienen que, en nombre de ayudar temporalmente a mil trabajadores empleados por pequeños fabricantes de propiedad extranjera con sede en Estados Unidos, Trump está poniendo en riesgo más de 20 mil empleos en una próspera industria que se ha beneficiado de las importaciones baratas.

La historia también señala por qué los economistas están preocupados por el impacto potencial de las políticas comerciales de Trump sobre la economía en general.

Preocupaciones

El Fondo Monetario Internacional y otros se han enfocado en los temores de que las promesas de proteccionismo de Trump podrían desatar una destructiva guerra comercial con China (lo cual el presidente dijo el martes que no sucedería). Pero los economistas también han comenzado a examinar lo que una nueva serie de aranceles u otras medidas podrían implicar para Estados Unidos.

Trump y sus partidarios han argumentado que, al hablar y tomar medidas enérgicas sobre el comercio, está alentando tanto a las compañías estadounidenses como a las extranjeras a invertir más en el país.

El presidente señaló el martes las decisiones de las compañías surcoreanas LG y Samsung de trasladar su producción de lavadoras a Estados Unidos como evidencia de los beneficios de sus medidas sobre los aranceles, aunque ambas compañías decidieron hacerlo antes de que su rival nacional Whirlpool buscara la ayuda de Washington.

Los funcionarios de la administración han indicado que están dispuestos a absorber algunos costos a corto plazo a cambio de abordar lo que consideran preocupaciones sistémicas y a largo plazo sobre la posición comercial estadounidense, particularmente con respecto a China.

Sin embargo, dentro de la administración, algunos funcionarios también han comenzado a advertir que si Trump no actúa con cuidado, corre el riesgo de deshacer algunos de los beneficios económicos que ha generado con los recortes de impuestos y la desregulación, particularmente si cumple su amenaza de abandonar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte que ahora está renegociando con Canadá y México.

Muchos economistas comparten esas preocupaciones.

Si, como muchos esperan en Washington, en las próximas semanas Trump impone aranceles a las importaciones de aluminio o acero en nombre de la seguridad nacional estadounidense, probablemente conducirá a mayores costos internos para los usuarios del acero como el sector automotriz, dijo Oxford Economics en un reciente informe.

Además, la industria siderúrgica representa sólo el 2% de la manufactura en Estados Unidos y cualquier beneficio —que no sea político— probablemente sería imperceptible, alega el informe. El impacto “iría en contra de la estrategia de Trump de fortalecer la manufactura estadounidense de forma más amplia“.


Por: Shawn Donnan
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL