Los bancos centrales de nuevo al rescate

Los bancos centrales de nuevo al rescate

Abstract Design of business financial graphic scale with buildings

Si la semana pasada fue Mario Draghi,  quien abrió las puertas a nuevos estímulos monetarios, esta semana le tocó el turno a la Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés) y al Banco de Japón (BoJ). La autoridad monetaria nipona sorprendió a los mercados al situar su tipo de interés de referencia en terreno negativo por primera vez en su historia.

La medida, que busca impulsar el crecimiento y alejar los fantasmas de la deflación, llega en un momento en que la desaceleración global y la caída del precio del crudo amenazan con neutralizar los efectos del programa expansivo iniciados por la entidad en 2013.

Por su parte, la FED lanzaba esta semana un mensaje de cautela. Tras anunciar unos tipos de interés sin cambios, la FED alertaba sobre un crecimiento más lento de lo esperado de la primera economía mundial a finales del año pasado (lo que se confirmó posteriormente con la publicación de un crecimiento del PIB del 0,7% en el cuarto trimestre) y resaltó la debilidad de las exportaciones lastradas por la fortaleza del dólar. Se desvanecen, por tanto, las probabilidades de una nueva subida de tipos en marzo que los mercados sitúan ahora en el 14%.

Mientras tanto, 14 mandatarios latinoamericanos participaron esta semana en la IV Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) celebrada en Quito (Ecuador). 

Con la crisis económica como telón de fondo, y con el Zika como invitado inesperado, uno de los temas destacados de la agenda fue el problema de la corrupción en Latinoamérica.

Precisamente, esta semana, Transparencia Internacional publicaba su Índice de Percepción de la Corrupción 2015 en el que situaba a Venezuela como el país de América Latina con mayor corrupción y a Uruguay como el país más transparente. Por su parte, Panamá se colocó en el puesto 72 de un total de 167 países y, pese a  de mejorar dos puestos respecto al año 2014,  todavía permanece entre los países donde la percepción de corrupción es alta.

En cuanto a los mercados, otra semana muy volátil en las bolsas y retroceso de la rentabilidad del bono estadounidense a 10 años hasta situarse en torno al 1,920%. Por otro lado, el dólar se aprecia ligeramente frente a las principales monedas con su cambio respecto al euro alrededor de los $1,08. En cuanto a las materias primas, el futuro del petróleo a marzo (WTI) repunta y cierra la semana cercano a los $34 el barril en medio de rumores y desmentidos sobre un posible recorte de la producción por parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo  (Opep). El precio de la onza de oro, por su parte, asciende hasta los $1.114.

De cara a la próxima semana destacar la publicación del dato de creación de empleo del mes de enero en Estados Unidos (viernes). Tras las últimas cifras económicas mixtas, los mercados buscan nuevas señales que confirmen o no la desaceleración de la economía estadounidense, y estarán especialmente sensibles ante un posible empeoramiento de su robusto mercado laboral. En cualquier caso, como diría aquel, siempre nos quedarán los Bancos Centrales. O no. 

Francisco Pinillos

Research & Analysis Specialist
MMG Bank Corporation

Más informaciones

Comente la noticia