Los desafíos logísticos de Panamá

Los desafíos logísticos de Panamá

Estudio del BID abre el debate sobre lo que falta por hacer para que el país llegue a convertirse en el hub logístico de América

Logística Maritima

Aunque Panamá está en el top 10 mundial del indicador Comercio Transfronterizo del Doing Business del Banco Mundial (BM) y ha logrado avances significativos en infraestructura en los últimos años, perdió 10 posiciones en el último Índice de Desempeño Logístico (LPI) del mismo organismo multilateral, al quedar en el puesto 61 entre los 155 países evaluados, y perdió también tres posiciones en el último Índice de conectividad marítima (LSCI) de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, al situarse en el escalón 27 entre las 162 naciones analizadas.
En otras palabras, el país es bueno en esta materia, pero ha ido perdiendo competitividad en las últimas mediciones en lugar de mantenerse en ascenso, y ese es un lujo que Panamá no puede permitirse si efectivamente pretende convertirse en el hub logístico de América.
Y eso no solo guarda relación con el hecho de que otros países están avanzando más rápido, sino con que Panamá mantiene debilidades en materia de aduanas, rastreo y monitoreo, despachos internacionales, puntualidad, costos logísticos, burocracia, transporte terrestre y conectividad e interacción de sus activos logísticos.
La pérdida de tres posiciones en el LSCI, si bien no es una baja significativa, demuestra que hay muchos otros países del mundo invirtiendo en sus puertos y desarrollando el sector logístico, por lo cual Panamá tendrá que estar muy atento a la competencia internacional y seguir mejorando continuamente si pretende afianzarse como líder en esta área a nivel regional y global, comentó el director del Departamento de Análisis e Indicadores Globales del BM, Augusto López Claros.
Tomando en cuenta que el cálculo del LSCI incluye aspectos como el tráfico de embarcaciones de carga, así como el tamaño máximo y promedio de los buques que pueden atracar en los puertos de cada país, es de esperarse que una vez finalizados los trabajos de ampliación del Canal de Panamá y de los puertos, la posición de Panamá podría mejorar en las futuras ediciones del índice.
Pero el país no puede conformarse con eso y tiene que empezar a moverse en otros frentes desde ya para poder avanzar integral y oportunamente en la dirección correcta.
Por ejemplo, ayudaría mucho subsanar algunas deficiencias en el terreno de la educación superior.
De acuerdo con los resultados del examen PISA, el nivel de capacitación de la fuerza de trabajo en Panamá deja mucho que desear. Es necesaria mayor inversión en mejorar la calidad de la educación superior para producir graduados que puedan integrarse rápidamente a las empresas que ya están operando en el filo de la frontera tecnológica. Aquellas empresas que busquen operar en el hub logístico de América necesitarán tener acceso a mano de obra altamente capacitada, con familiaridad completa en el manejo de las últimas tecnologías, añadió López Claros.
También se hace necesario aumentar la capacidad logística sin elevar los costos logísticos y mejorar la conectividad terrestre de los puertos de Panamá.
El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) presentó recientemente los resultados de dos estudios que se realizaron para evaluar la calidad de la red logística mesoamericana. El primero es una evaluación del funcionamiento y de la conectividad de 18 puertos de Belice, América Central y la República Dominicana (Ver gráficas: Capacidad Anual y Rendimiento anual). Y el segundo es un análisis sobre el transporte automotor de carga en Centroamérica y República Dominicana.

¿Dónde estamos?
Según  ese último estudio, solo uno de los puertos de Panamá tiene una conectividad terrestre buena, el de Balboa; la de Cristóbal y PSA Panamá son consideradas adecuadas; y las de CCT y MIT califican como deficientes (Ver recuadro: Diagnóstico de conectividad terrestre).
Ante esta realidad, el BID recomienda mejorar el acceso a los puertos Manzanillo International Terminal (MIT) y Colon Container Terminal (CCT) y a la Zona Libre de Colón; y construir una nueva carretera desde PSA Panamá a Puente Centenario con el fin de acelerar el transporte hacia Colón y hacia Puerto Balboa.
La Cámara Marítima de Panamá se muestra totalmente de acuerdo con el planteamiento del BID; de hecho, esas mismas sugerencias las ha presentado el gremio directamente al Gobierno hace meses.
Lo importante es que la vía sea bien diseñada y construida, en el sentido de que funcione por los próximos 20 años como mínimo y no algo que en uno o dos años ya vaya a estar congestionada y no resuelva el problema. De igual manera debe haber mayor cantidad de rutas hacia Colón y también hacia el interior. No podemos tener una sola ruta para conectar todo el interior del país, ya que si llega a haber cierres de calles, derrumbes u otros queda paralizado todo, advirtió Willys Delvalle, presidente de la Cámara Marítima de Panamá.
Si esto se lograra, el interior del país podría crecer más de lo que lo ha hecho hasta ahora y no solo los centro urbanos de Panama y Colón, lo que hace que haya una migración del interior hacia estas ciudades.
Solo de esta manera podremos continuar creciendo nuestra capacidad logística sin elevar los costos, añadió Del Valle, quien considera también que Panamá puede mejorar sus tiempos de trámite, si se reducen los trámites burocráticos o se eliminan las duplicaciones innecesarias.
A juicio de Daniel Isaza, presidente del Consejo Empresarial Logístico (COEL), los costos logísticos de Panamá son altos, al igual que los de toda la región, si se comparan con los de los países que se encuentran en las primeras posiciones del índice de competitividad.
El problema no es lo alto que estemos, es lo competitivo que somos y lo que estamos haciendo como país para mejorar nuestra posición: tener costos logísticos competitivos de acuerdo con nuestra región sería lo óptimo, afirmó.
Al ser consultado sobre cómo podrían reducirse dichos costos para elevar la competitividad logística del país, el empresario respondió que el país debe consensuar una estrategia logística nacional a largo plazo y avanzar en esa dirección a través de una alianza público privada.
Esta estrategia debe dar las pautas a seguir en los próximos 30 años, como mínimo, y debe contar con factores básicos de mejoramiento, tal como la centralización de los procesos de las entidades involucradas en un solo sistema (hoy día no están conectados), conectividad de redes de carreteras (corredores Sur y Norte), mejorar la calidad del capital humano (educación), modernización de la aduana (leyes y decretos), utilización de áreas especiales para parques logísticos y revisar la infraestructura con la que contamos y necesitamos, entre otras, precisó.
Los estudios del BID revelaron también que el costo de exportar vía terrestre en Panamá supera a la media mesoamericana.
Por solo citar un ejemplo, la tarifa media de carga de un contenedor de 40 pies en Panamá es $1,85 por kilómetro, superior al de cualquiera de los países de Centroamérica (Ver gráfica: Tarifa media)
En Panamá contamos con los elementos esenciales para tener la mejor red logística de la región; sin embargo, la ineficiencia en algunos de estos elementos, la falta de conectividad entre los puertos, la falta de conectividad entre los corredores, los tranques originados por las construcciones y el mejoramiento de la red vial, son algunos de los factores que inciden en estos resultados. Habría que esperar que terminen con todas la obras de infraestructura de red vial y volver a medir, señaló Isaza.

¿Qué nos falta?
La modernización de Aduanas resulta indispensable a corto plazo (próximos 5 años). Ya se ha avanzado en esa dirección en los últimos años, pero aún falta por hacer, y esa es una de las razones por las cuales una delegación del Banco Mundial se reunirá con autoridades aduaneras en abril.
No hay coherencia cuando nuestra posición mejora en temas como infraestructura portuaria y hub aéreo, pero vemos cómo la ineficiencia de aduanas nos debilita.  Los precios de envíos o exportación deben mejorar una vez todos los procesos sean más eficientes, añadió el presidente del COEL.
El Consejo Empresarial Logístico se ha propuesto conversar con todos los candidatos presidenciales próximamente sobre la relevancia de estos temas, los avances que se han logrado hasta el momento (entre ellos, el Gabinete Logístico) y los imperdonables de los próximos años.
Hay temas puntuales de importancia que deben concretarse durante los próximos tres años, como lo son la construcción de otros puertos en el Pacífico y otro puente sobre el Canal de Panamá (Pacífico), puntualizó Isaza.
Por su parte, Rommel Troetsch, jefe de Asuntos Corporativos de Panama Ports Company, indicó que además de tomar en cuenta las recomendaciones del BID en conectividad terrestre, se debería construir en concreto la calle de acceso al Muelle 16 del Puerto de Cristóbal, que actualmente es de tierra, y es por donde se importa la mayor cantidad de acero que entra al país para la industria de la construcción.
Para hacer más competitiva a Panama en logística y reducir los costos logísticos hay que diseñar un proceso logístico con todos los actores de la empresa privada y gobierno que están vinculados con el manejo de carga, para buscar sinergias que ayuden a reducir los costos. Hoy día todos los actores se manejan de forma independiente, opina.

Marianela Palacios Ramsbott
mpalacios@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia