Los eclipses, son más oscuros y más visibles

Son frecuentes y pueden verse diferentes puntos del planeta

Full Solar Eclipse

Durante miles de años, el hombre ha observado con asombro todo tipo de eventos astronómicos ocurriendo en el cielo. Cuando un cometa rayaba el cielo, era común que se alborotara la población al no entender lo que estaba sucediendo.

Y en algunos lugares en los cuales los astrólogos tenían posición de poder en la jerarquía, al ser los que interpretaban los eventos celestiales como mensajes de los dioses, era común que cuando ocurría algo que no podían explicar, terminaban ejecutados.

De vez en cuando las condiciones se presentan para dar lugar a otro tipo de eventos astronómicos que nunca fallan en dejar a más de uno con la boca abierta, los eclipses.

En una ocasión, Cristóbal Colón aprovechó que se acercaba un eclipse lunar total para asustar a los nativos de Jamaica y persuadirlos a brindar comida y asistencia a su tripulación. Esto ocurrió en 1504.

Los eclipses son algunos de los eventos favoritos al poderse apreciar a simple vista, sin necesidad de telescopios o binoculares. Lo más que se necesita es protección para evitar daño a la vista en el caso de los eclipses solares.

Los eclipses se nombran dependiendo de la posición de los cuerpos celestes. Cuando la órbita de la Luna alrededor de la Tierra coincide con la posición del Sol, entre el astro y nuestro planeta, obtenemos un eclipse solar. Parte de la Luna tapa el Sol y proyecta una sombra en la superficie de nuestra Tierra, como cuando alguien nos apunta con una linterna brillante y colocamos nuestra mano frente a nuestros ojos para obstaculizar el paso de la luz y evitar ser encandilados.

En ocasiones, cuando la Luna se encuentra del lado opuesto de la Tierra en relación al Sol y quedamos nosotros en el medio, ocurre un eclipse lunar. La sombra de la Tierra se proyecta en la superficie lunar, y de nuestro punto de vista, se aprecia como si la Luna cambiara de fases en cuestión de minutos, cuando el cambio de fases lunares toma días.

En ocasiones, cuando el eclipse es total, la Luna toma una coloración rojiza, que  se da porque, aunque la sombra de la Tierra cubre a la Luna por completo, parte de la luz del Sol pasa por nuestra atmósfera y llega a la Luna.

Habiendo dicho eso, los eclipses pueden ser de dos formas en general: Totales o parciales. Cuando es total, el cuerpo eclipsado está oculto en su totalidad, y parcial cuando es solo una parte la que, o no se ve, o está en la sombra.

Con frecuencia se dan confusiones. El pasado 4 de abril, Panamá pudo ver en el cielo de la madrugada un eclipse lunar total. Lastimosamente, desde nuestro istmo no se pudo apreciar la totalidad del eclipse, solo una parte, y por eso muchos lo confundieron con uno parcial, a pesar de que en el Pacífico si se llegó a ver la totalidad.

Afortunadamente, existen proyectos en Internet para eventos astronómicos de este tipo como el Virtual Telescope Project, administrado por el astrofísico italiano Gianluca Masi. El último eclipse lunar no fue visible por sus telescopios, pero cuenta con la cooperación de aficionados en todo el mundo, incluyendo el apoyo del panameño Joaquín Fábrega, ya que Panamá si tuvo esa oportunidad. 

Manuel Del Moral
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia