Los empresarios panameños: Hacia un liderazgo responsable

Green businessman concept as a man on top of a mountain heap of garbage holding up a green leaf tree with roots as an environment and conservation icon for waste management or a new healthy beginning.

Green businessman concept as a man on top of a mountain heap of garbage holding up a green leaf tree with roots as an environment and conservation icon for waste management or a new healthy beginning.

En un artículo reciente en Capital Financiero se mencionaba que las competencias claves para los ejecutivos y empresarios panameños son: El trabajo en equipo, conocimientos técnicos, la gestión del tiempo, el domino de las diferentes gamas de sus productos y de las necesidades de los consumidores. Si bien estas características de gestión son importantes para cualquier gerente y personal operativo en Panamá o en otros lugares; los gerentes ejecutivos panameños deben aspirar a competencias que vayan más allá de este conjunto de habilidades básicas, y que respondan a las necesidades y particularidades de la economía panameña y su contexto de negocios.

La economía de Panamá depende en gran medida del sector de servicios, el cual está bien desarrollado, y va desde el Canal de Panamá a la logística, puertos de contenedores, la Zona Libre de Colón, la banca, la hotelería y el turismo, y proyectos de desarrollo de infraestructura a gran escala. Muchas de estas actividades son altamente dependientes de los recursos naturales, y/o tienen un impacto significativo sobre el medio ambiente, tales como sus ecosistemas y biodiversidad, y sobre el bienestar de los panameños y sus comunidades.

Cualquier pensamiento económico a corto plazo, que se fije solamente en la maximización de beneficio a costa del medio ambiente y su gente es insostenible e irresponsable. El crecimiento económico insostenible destruye las oportunidades de crecimiento y el futuro de las generaciones futuras. El país sufre ya de enorme desigualdad socio-económica y deterioro ambiental -severa erosión del suelo, explotación forestal indiscriminada, y contaminación del agua.

Los empresarios panameños deberían desafiar las prácticas y normas tradicionales de negocios que han llevado a esta situación. Ser más innovadores y visionarios, viendo más allá de la tentación y de la inercia del corto plazo empresarial impulsada por el paradigma habitual de los negocios. Más  innovadores y creativos para la búsqueda de soluciones que combinan la toma de beneficios para la empresa con beneficios simultáneos para la comunidad y el medio ambiente.

El tener una visión a largo plazo ayudaría a los empresarios panameños a ser más proactivos en sus decisiones y transformar los desafíos en oportunidades. Los ejecutivos panameños tienen que dirigirse por sus propósitos y guiados por sus valores: Un propósito que va más allá de los intereses de los accionistas, es inclusivo socialmente y considera la naturaleza. Este enfoque crea la confianza de las comunidades y los empleados para seguir a los empresarios.

Solamente un enfoque inclusivo, combinado con valores fuertes y compartidos, basado en el bien común, puede contribuir a la sostenibilidad del futuro de Panamá. Estos valores dan a los empresarios no sólo los fundamentos morales sólidos basados en la que puede tomar decisiones de negocio sostenibles, sino también pueden proporcionar la protección, que tanto necesitan, de las tentaciones y sobornos y otros esfuerzos de corrupción que por desgracia siguen existiendo en Panamá.

La mayoría de estas características y competencias descritas en este artículo se basan en el esfuerzo de cada ejecutivo y la voluntad de auto-reflexionar y evaluar críticamente a uno mismo. Re-aprender a hacer preguntas y desarrollar una mayor conciencia de sí mismo es el primer paso para un liderazgo eficaz y responsable. Los empresarios se beneficiarían más al asumir este papel de líderes responsables que dirigen sus negocios de una manera sostenible, con el fin de proporcionar un futuro próspero, inclusivo y sostenible para las generaciones venideras panameñas y del mundo. 

Stefan Gröschl
Profesor de la Facultad de Administración
ESSEC Business School

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL