Los Fondos de Garantía como mecanismo viable para salvar a las empresas debido a la crisis del Covid-19

Los Fondos de Garantía como mecanismo viable para salvar a las empresas debido a la crisis del Covid-19

La actividad económica en América Latina ha venido cayendo como consecuencia de la crisis derivada por el Coronavirus (COVID-19). Ante esta realidad, los gobiernos tendrán que tomar acciones inmediatas para reforzar los sistemas de salud, y a la vez generar mecanismos de apoyo para que las empresas, en especial las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes), logren superar la crisis y perduren en el tiempo.

Una opción viable es el establecimiento de sistemas de garantías compuestos por fondos de garantías públicos o mixtos. Estos sistemas juegan un papel clave en la supervivencia y penetración del crédito a favor de las Mipymes.

Estamos citando ejemplos de países latinoamericanos en donde se han utilizado los fondos de garantías de manera exitosa.

El gobierno de Colombia creó el Fondo Nacional de Garantías (FNG), el cual ha dispuesto de un programa de garantías llamado “Unidos por Colombia” de hasta un monto de 12 billones de pesos ($3.400 millones) para respaldar créditos que atiendan las necesidades de liquidez, costos fijos, gastos de personal y obligaciones esenciales que ayuden a la continuidad y sostenibilidad de las empresas durante la emergencia económica. El FNG ofrece una cobertura de hasta el 60% sobre el valor del crédito, con un periodo de gracia de hasta 4 meses y un plazo de entre 12 y 36 meses.

El gobierno del Perú puso a disposición del sistema financiero un instrumento de garantías denominado programa “Reactiva Perú”, de hasta 30,000 millones de soles ($9,000 millones). El programa busca asegurar la continuidad en la cadena de pagos, otorgando garantías a la Mipymes a fin de que puedan acceder a créditos de capital de trabajo, y así cumplir con las obligaciones de corto plazo con sus proveedores de bienes y servicios, y trabajadores.

El plazo de los créditos que se otorguen a las empresas beneficiadas, es de hasta 36 meses, lo que incluye un período de gracia de intereses y principal de 12 meses. La garantía cubre el saldo pendiente de pago del crédito otorgado, con una cobertura que va desde 80% hasta 98%.

En relación con Panamá, vemos con buenos ojos la iniciativa del Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (Miga) del Banco Mundial, el cual ha emitido garantías para respaldar préstamos por un total de $510 millones a siete años otorgados al Banco Nacional de Panamá (BNP).

Los préstamos con garantía de Miga se usarán para financiar un fondo de $1,000 millones para proporcionar liquidez de emergencia a la economía panameña y ayudar a mitigar los efectos de la pandemia de COVID-19.

Es probable que, en poco tiempo, el resto de América Latina adopte medidas similares a los países mencionados, ya que el efecto de derrame (“spillover effect”, en inglés) que genera la utilización de este tipo de instrumentos, representa una de las formas más efectivas que existe para reactivar la economía en esta coyuntura inédita que estamos viviendo.

Además, es vital para nuestros países que éstos tengan una base de industrialización fuerte, la que, además de crear trabajos bien pagados y un aumento en la demanda de productos y servicios, contribuye en la generación de los impuestos necesarios para financiar las inversiones que tienen que hacer los gobiernos para enfrentar la pandemia del COVID-19, tal como lo es el establecimiento de fondos de garantías.

Roberto Argüello, Carlos Iván Aizpurúa y Eugenio Mendoza.
Argüello es presidente de CEO Advisors, Aizpurúa es vicepresidente ejecutivo de CEO Advisors y Mendoza es vicepresidente de CEO Advisors.

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias