Los motores del mercado laboral panameño

Los motores del mercado laboral panameño
La Comisión Económica para América Latina y el Caribe hizo un análisis del mercado laboral.| Foto Tim Gouw

¿Cuáles son los motores del mercado laboral panameño? La actual administración de gobierno contrató los servicios de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) con miras a elaborar un análisis estructural de la economía panameña específicamente en el mercado laboral. Aquí encontrará los resultados.

Generadores principales

El consumo de los hogares es el principal generador de empleos con un 47.8% del total de las ocupaciones directas a nivel nacional, concluyó la Cepal.

Al consumo de los hogares le siguen la formación bruta de capital fijo (19,4%), las exportaciones (18,8%) y el gasto del gobierno (14%).

Tipos de empleo

En lo referente al empleo indirecto, la Cepal dijo que el sector que genera la mayor cantidad de empleos indirectos, alimentos, bebidas y tabaco, lo hace, principalmente, a través del consumo de hogares; mientras que el sector construcción -segundo mayor generador de empleos indirectos-, lo hace, mayoritariamente, vía la formación bruta de capital fijo.

Cepal dice en su informe que  el empleo indirecto inducido por el sector turismo, que ocupa el tercer lugar en la generación de empleo indirecto, y se genera en gran parte mediante el consumo de hogares.

Por el valor agregado doméstico incorporado en las exportaciones de bienes nacionales, el empleo inducido aumenta a 59,106 ocupados. La agricultura, dice la Cepal, absorbe un 52,4% de esas ocupaciones, mientras que alimento, bebida y tabaco un 18,8%. Los textiles, cuero y calzados se le atribuye un 14,7%.

En su estudio, la Cepal considera que los principales destinos comerciales, en términos de su capacidad de generación de empleos en la economía panameña son: Europa (44,3%); Estados Unidos (19,3%) y Centroamérica (10,9%).

En el destino europeo predomina el empleo inducido por las exportaciones agrícolas (86,5% del total). En aquellas orientadas hacia el mercado estadounidense, en el citado análisis de la Cepal, destacan: agricultura (61.8%) y alimentos, bebida y tabaco con un 27,5%.

Para finalizar, la Cepal dijo que en el destino centroamericano resalta el sector alimentos, bebidas y tabaco (61,1%) como principal generador de empleo en la exportación de bienes nacionales.

Desafíos, recomendaciones y regulación

Preocupada por la realidad de los tiempos, la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede) celebró su conferencia anual (CADE 2017) en la que se abordó, lo que allí se denominó, la Cuarta Revolución Industrial: la robótica, drones, la inteligencia artificial y tecnología disruptivas (aquella innovación que conduce a la creación de productos y servicios que buscan competir con las tecnologías dominantes).

Con la generación de tecnologías disruptivas y colaborativas Uber, Arbnb y otras, por dar un ejemplo, comentó Juan Gabriel González, presidente de Apede, “las formas comunes y corrientes del trabajo sujeto a subordinación jurídica y dependencia económica está cambiando”.

El economista Eric Molino Ferrer, de Shanghai Gorgeous Inv. Dev., quien participó en una de las conferencias sobre el futuro del trabajo, dijo que aquellos trabajos que son “repetitivos” y se producen en altos volúmenes son candidatos claros a ser sustituido por las nuevas tecnologías.

Pero, reflexionó el también docente universitario, “no nos debemos preocupar por los empleos desplazados, sino por identificar claramente cuáles son las habilidades que tiene que desarrollar nuestra sociedad para enfrentarse al futuro”. La clave, sencillamente, es educación.

Esos nuevos tiempos también traen consigo nuevas responsabilidades sobre todo en el terreno de la regulación de esas tecnologías como los drones, por ejemplo, que en otros países ya son utilizados para entregar piza en las residencias.

Para Jorge Federico Lee, quien fue ministro de Trabajo y docente universitario de la cátedra de Derecho Laboral, el Estado tiene que elaborar normas generales que establezcan los marcos a esas actividades innovadoras, pero, bajo ningún concepto, esas regulaciones deben atentar contra la creatividad, la innovación y las actividades comerciales y de negocios.

Esas normas generales, recomendó Lee, deben procurar, específicamente, que esas actividades no atenten contra la seguridad, y prevengan el caos y los abusos. Jamás esas reglamentaciones debe constituirse, añadió, en un freno a la creatividad.

Nota relacionada: Mercado laboral panameño, a revisión

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL