Los nuevos magistrados

Corte Suprema de Justicia

La elección de dos nuevos magistrados  de la Corte Suprema, no debiera generar mayores sobresaltos,  pero por  la forma en que fueron designados estos altos funcionarios en la administración pasada y en donde uno de ellos terminó siendo juzgado ha provocado que  las nueva designaciones constituyan todo  un reto para el actual Gobierno.

Para nadie es un secreto que la Corte Suprema de Justicia es una de las entidades más cuestionadas del país y portadora del más  bajo nivel de credibilidad, por la actuación de algunos de sus miembros.

Todos estos ingredientes ha llevado a que la ciudadanía esté prestando especial atención a la elección de los  dos nuevos magistrados, que deberán llenar las últimas vacantes.

Ya la lista se ha reducido a 10, y este lunes inicia el proceso de entrevistas de estos candidatos que fueron seleccionados dentro de una larga lista de  153 aspirantes.

Más allá de cualquiera consideración, los nuevos inquilinos del palacio Gil Ponce deben ser personas de reconocida trayectoria en materia de transparencia, honestidad y profesionalismo.

Deben ser dos  personas sin vinculación con quienes detentan el poder, con amplios estudios universitarios y con desempeño eficiente en la abogacía.

Es imperativo que la Corte Suprema de Justicia empiece a mejorar su imagen y eso comienza  con el nombramiento de personas con solvencia moral e independencia de criterio, que garanticen que los fallos sean justos y oportunos.

Para que el país siga atrayendo inversiones extranjeras y garantizar la convivencia pacífica  es necesario que se cuente con un sistema de justicia robusto, que genere confianza, que los fallos no se vendan y que la justicia se aplique por igual a todos, sin que importe si se es de bajos recursos o muy  adinerado.

Y si bien, el sistema judicial panameño requiere de una transformación profunda, mientras esto se alcance,  es oportuno empezar por designar a personas capacitadas. Independientemente del sexo, el país requiere en estos momentos de funcionarios honrados y con capacidad probada,  y más en la Corte Suprema de Justicia, que deberá enfrentar grandes retos.

Esperamos que a la ahora de la elección reine la sensatez y se designe a quienes mayores méritos tengan, hoy más que nunca el país requiere contar con una Corte Suprema de Justicia independiente y comprometida con ofrecer una justicia transparente y apegada al estricto derecho.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL