Los pronósticos del FMI para Latinoamérica desilusionan a economías locales

Los pronósticos del FMI para Latinoamérica desilusionan a economías locales

Y como si de una novela rosa se tratara, otra vez el malvado de la trama, identificado como el Fondo Monetario Internacional (FMI), acaba con las ilusiones de crecimiento de algunas economías de la región latinoamericana.

En su último informe, publicado hace pocos días, el FMI ajustó las previsiones realizadas el pasado mes de marzo sobre el comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB) de varios países, con una terrible noticia que aleja las esperanzas de recuperación, por lo menos hasta el año 2021, de algunas de las naciones de este territorio.

El estrago causado por la pandemia de coronavirus (COVID-19) sigue influyendo negativamente y, según el documento en cuestión, Latinoamérica no las tiene todas consigo en lo que a economía saludable se refiere, ya que la debilidad en las finanzas locales se pone cada vez más de manifiesto, ocasionando no pocos problemas de flujos de caja a los gobiernos regionales.

Estas proyecciones contrastan con lo publicado hace apenas un trimestre, cuando aún no se había sentido el impacto del COVID-19 en la región, y los pronósticos del FMI, aunque eran poco optimistas, no vaticinaron la debacle que ahora muestran los números luego de casi cuatro meses de paralización virtualmente total de la actividad productiva.

Para ser más exactos, las previsiones de crecimiento económico fueron rebajadas colocando, por ejemplo, a Chile en 7.5%, Colombia en 7.8%, Perú en 13.9% y Venezuela en 20%. En síntesis, en el caso de Perú la disminución de expectativa de crecimiento fue de aproximadamente 9 puntos porcentuales peor que lo previsto; seguido de Colombia con más de 5 puntos menos, Venezuela con 5 puntos menos y Chile con 3 puntos menos.

La esperanza entonces se traslada al próximo año, periodo que luce un tanto lejano cuando las deudas y la falta de recursos están asfixiando a países que ofrecen un panorama financiero de mayor depresión económica. Y la pandemia parece no querer abandonar este territorio, por lo menos en el corto plazo.

Así que, por ahora, y mientras el COVID-19 se traga literalmente el PIB de las economías locales, solo resta esperar que las medidas que están siendo aplicadas en esos países de la región, para evitar y disminuir el contagio por el virus, surtan el efecto deseado en el menor tiempo posible.

Danilo Díazgranados
Especialista en Finanzas Internacionales y banca

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com