Los sistemas de protección como herramienta para combatir la pobreza y la desigualdad

Los sistemas de protección como herramienta para combatir la pobreza y la desigualdad

Repensar los sistemas de protección social es clave en la lucha por la igualdad e inclusión, es reflexionar sobre los Derechos Humanos, desarrollo, crecimiento económico sostenible, transición ecológica y transformación digital, es meditar sobre la Agenda 2030 y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Con esta reflexión de fondo la ministra de Desarrollo Social (Mides), María Inés Castillo, abordó su participación en la Cuarta Reunión de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe organizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el XIII Foro Ministerial para el Desarrollo en América Latina y el Caribe del PNUD.

Las palabras de la ministra se dieron en el panel “Repensando la protección social en América Latina y el Caribe” que reflexionó sobre cómo avanzar hacia una nueva arquitectura de protección social basada en el principio de universalidad, que ofrezcan una ruta hacia una sostenibilidad fiscal y un crecimiento socialmente inclusivo.

En ese sentido, la ministra destacó que la protección social durante los últimos años ha sido un piso de seguridad para un sector de la población, pues garantiza que los programas de salud, educación y alimentación lleguen a sus familias de manera sistemática y con regularidad. Además, despliega un abanico de oportunidades de capacitación para el empleo o de financiamiento para emprendimientos, con un enfoque dirigido a los jóvenes y las mujeres.

La titular de la cartera social se refirió a la protección social no contributiva definiéndola como aquella que se reconoce a través de los distintos programas y prestaciones que tienden a priorizar a la población de menores ingresos y de mayores carencias.

En el caso panameño, la protección social no contributiva se realiza a través de programas de transferencias monetarias condicionadas como Ángel Guardián, 120 a los 65, Red de Oportunidades y el Bono Alimenticio de Senapan, que transfiere beneficios financieros anuales por el orden de los 224 millones de balboas.

Castillo recordó que se ha hecho un esfuerzo por vincular a los beneficiarios de los Pagos de Transferencia Monetaria Condicionada con el cuidado del medio ambiente y el desarrollo sostenible a través de los programas de inclusión productiva e inclusión social, donde los beneficiarios reciben capacitaciones que incluyen el cuidado de la tierra, la capacitación sobre los efectos perjudiciales que tiene el uso de sustancias químicas en los suelos y cultivos, educación financiera y de agricultura familiar sostenible.

También destacó que los sistemas y medidas de protección social es un compromiso asumido por el país con el ODS No. 1; ratificado con la estrategia de erradicación de la pobreza y la desigualdad, Plan Colmena que adelanta el gobierno de Panamá.

Con ello, se ha colocado en medio de la agenda social gubernamental y en el debate público el abordaje de la desigualdad, que se vive en nuestros países, de forma integral y en base al Índice de Pobreza Multidimensional por Corregimiento focalizando en 12 programas e intervenciones interinstitucionales e intersectoriales, en los 300 corregimientos más pobres del país que incluyen a las comarcas indígenas.

Otro punto al que se refirió fue el poder de estos sistema en el contexto de la crisis originada por la pandemia de la Covid–19, donde quedó demostrado que actúan como un estabilizador de la economía.

A través de la respuesta de esta red de protección social, se adoptaron medidas para la preservación del empleo y para que el capital humano mantuviera un poder de compra en niveles mínimos, evitando con ello una caída súbita de los sectores primordiales de la economía.

Pasos firmes

La ministra Castillo reconoció que aún queda mucho por hacer en la región en materia de protección social, igualdad e inclusión. Sin embargo, enfatizó que se está dando pasos firmes para no dejar a nadie atrás.

Una prueba de esos avances se pueden observar en los diálogos nacionales como el Diálogo por la Caja del Seguro Social y el Diálogo por el Bicentenario “Cerrando Brechas”.

La ministra del Mides cerró su participación indicando que existen grandes desafíos en cuanto a la protección social, la nueva población vulnerable y la focalización territorial. Frente a ello, planteó la necesidad de fortalecer las intervenciones de protección social, principalmente, las que impactan la vida de la niñez, las mujeres, las personas mayores y la población en discapacidad, generando un piso de protección para ellos y ellas.

La jefa de la cartera social aseguró que corresponde poner en práctica una estrategia de financiamiento de la protección social que, por un lado, contribuya a subsanar la brecha pandémica y establecer nuevos pisos nacionales de protección social y, por otro lado, redoblar los esfuerzos para proteger las inversiones actuales y futuras, brindando seguridad jurídica frente a las crisis.

En el panel participaron Luis Felipe López-Calva, Director Regional para América Latina y el Caribe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Cepal.

Además, intervinieron en este encuentro los ministros de Paraguay, Cuba, México y representantes del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias