Los tres lugares con las calles más peligrosas

Desperate man crying on his old damaged car after a crash accident

El 90% de los accidentes viales ocurren en los países en desarrollo. El objetivo para 2020 es reducir el número de muertes a la mitad

Para averiguar en qué lugares del mundo corren más peligro los conductores, los pasajeros y los peatones, basta con mirar a los siguientes puntos en un mapamundi: las grandes ciudades, los países emergentes y algunas zonas de África.

Es en estos lugares en los que se están enfocando los principales expertos de seguridad vial, que intentan reducir las muertes (1.250.000  al año) y el número de heridos (entre 30 y 50 millones anuales) que dejan los accidentes viales.

Son tragedias perfectamente evitables, advirtió la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, en una conferencia mundial celebrada sobre el tema en Brasilia.

La epidemia de accidentes de tráfico fue creada por la humanidad, y sólo ella puede resolverla, argumentó una de las nietas de Nelson Mandela, Zoleka, que se convirtió en embajadora de la causa después de perder una hija en 2010.

No menos del 90% de estos accidentes ocurren en países en desarrollo, entre los que se cuentan, claro, los de América Latina y el Caribe. Por lo tanto, para que el mundo cumpla el objetivo mundial de Naciones Unidas de reducir a la mitad de las muertes para el año 2020, es necesario prestar más atención a las regiones que luchan con la pobreza extrema

El punto de partida son las grandes ciudades, ya que, en primer lugar, representan la mitad de las muertes en accidentes de tráfico. Además, para 2050, habrá 2.500 millones de personas viviendo en los centros urbanos de todo el mundo. América Latina, donde ocho  de cada 10 personas habita en las ciudades, tendrá para ese entonces un 90% de sus habitantes residiendo en las urbes.

La solución es no sólo para mejorar el control de la velocidad, el tráfico, o tomar medidas contra el consumo de bebidas alcohólicas. También se debe pensar en la planificación urbana con el fin de reducir al mínimo la necesidad de vehículos particulares.

Invertir más en autobuses, trenes, reducirá enormemente los accidentes debido a que estos modos de transporte son mucho más seguros. También es necesario contar con aceras adecuadas y lugares de trabajo que no están demasiado lejos de las zonas residenciales, por ejemplo , explica el director de Transporte y Tecnología de la Información del Banco Mundial, Pierre Guislain.

El alto precio de los accidentes

Si el tráfico de las grandes ciudades de todo el mundo requiere de la máxima atención, es apenas imaginable cómo es la situación en Brasil, China e India, que representan el 40% de las muertes en accidentes viales a nivel mundial, debido al tamaño de la población y la tasa de motorización.

También juega en contra de estos tres países emergentes el hecho de que en ninguno de ellos la legislación es la más idónea con respecto a los límites de velocidad, según la OMS.

Sin embargo, Brasil se destaca por las leyes sobre el consumo de alcohol y el uso de cascos, cinturones de seguridad y asientos de seguridad para niños. De las tres economías emergentes, es el más avanzado en términos legales, pero la aplicación sigue siendo deficiente, coincidieron los participantes de la conferencia en Brasilia. También faltan datos de calidad y hay deficiencias en la supervisión y la coordinación entre los diversos programas federales y estatales de seguridad vial.

El estado de Sao Paulo, sin embargo, ha marcado un cambio de rumbo en esta tendencia con la creación de un comité para abordar el problema de manera coordinada. Como parte de este esfuerzo, el Banco Mundial financió el análisis de 4,000 kilómetros de vías. Próximamente se realizará una nueva evaluación de 20.000 kilómetros de carreteras estatales.

Para las economías más pobres del mundo, la situación es más difícil, pues con solo el 1% de la flota mundial concentra el 16% de los accidentes. Muchos de ellos se encuentran en África, la única región en la que los accidentes de tráfico y muertes han aumentado desde 2010. La tasa de mortalidad en el continente es de 27/1.000 personas, más alto que el promedio mundial de 18/1.000.

Entre las pocas historias de éxito está la de Nigeria, el país más poblado de la región. Una iniciativa que reúne el Banco Mundial, el Reino Unido, Bloomberg Philantropies y la Fundación FIA permitió al país mejorar la infraestructura vial, la supervisión de las vías y la capacidad de gestión de las carreteras federales. Como resultado, el número de muertes en las vías contempladas por el proyecto se redujo 11%.

A medida que nos acercamos a 2020, las historias como las de Brasil y Nigeria sólo refuerzan la necesidad de un mayor apoyo técnico y financiero a los lugares que más lo necesitan. Especialmente porque se ha demostrado que es más caro lidiar con las consecuencias económicas de los accidentes, lesiones y muertes: Consumen hasta el 6% del PIB de los países en desarrollo.

Las pérdidas pueden, incluso despojar de los beneficios  del crecimiento económico, dijo Margaret Chan, de la OMC.   

Mariana Kaipper Ceratti
Banco Mundial

Más informaciones

Comente la noticia