Manejo seguro de materias tóxicas

Manejo seguro de materias tóxicas

El derrame en el río Bayamón de una sustancia tan peligrosa como el tolueno, vuelve a poner de relieve la escasa supervisión que ejercen las agencias públicas sobre las empresas que almacenan productos tóxicos, y obliga a adoptar medidas inmediatas de seguridad.

El tanque que provocó el derrame, en una fábrica de pinturas de Guaynabo, no sólo estaba a la vera de un cuerpo de agua en el que ubica una toma que alimenta la Planta de Los Filtros, sino que, evidentemente, se alzaba en un terreno poco propicio para esos fines. ¿Nadie pudo detectar eso a tiempo?

Lo lógico es que, antes de acometer ese tipo de emplazamientos y obtener los permisos, se consulte a los profesionales, en este caso a los geólogos que pueden anticipar si el terreno es capaz de resistir.

La tormenta se quedó en un susto. Aunque llovió copiosamente, no fue ni cercanamente lo que se esperaba. Por eso hay que preguntarse qué hubiese pasado, -no sólo en esa fábrica, sino en otras donde se almacenan sustancias peligrosas-, si en verdad tenemos que afrontar las lluvias intensas y los vientos de un huracán.

En el presente caso, casi 2,000 galones de tolueno cayeron al río, un cuerpo de agua que en estos momentos se ha vuelto inseguro, toda vez que el tolueno es un irritante severo de la piel y los ojos, afecta el sistema nervioso y puede llegar a producir anemia o daño al hígado.

El presidente ejecutivo de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, José Ortiz, aseguró que, según muestras tomadas, el tóxico no llegó a la Planta de los Filtros, aunque sí arrojó resultados positivos en una toma de agua conocida como Santa Rosa, que en ocasiones alimenta a la planta.

El funcionario enfatizó que dicho conducto había sido cerrado y que, en cualquier caso, los niveles de tolueno detectados era mínimos. Sin embargo, ¿quién nos puede asegurar que, dentro de tres o cuatro días, a medida que siga fluyendo el agua de la quebrada que recibió el gran golpe del derrame, esos niveles de contaminación se mantendrán igual de inofensivos?

No obstante, hay otras interrogantes que requieren ser contestadas con mayor urgencia todavía. El derrame ocurrió el miércoles a las diez de la mañana, pero la Junta de Calidad Ambiental alega que no fue avisada hasta cuatro horas más tarde. ¿Quién estaba a cargo de la fábrica y por qué se esperó tanto antes de notificar a las autoridades?

Existe sin duda un protocolo para que este tipo de situación se informe de manera expedita; sólo así pueden mitigarse los daños o atajarse un desastre mayor. Es menester, además, que estos lugares donde se almacenan productos peligrosos cuenten con guardia de seguridad las 24 horas.

El gobernador Luis Fortuño ha sugerido que los mapas de zonas inundables que se están preparando ayudarían a evitar nuevos incidentes. Pero esto corre prisa. Estamos entrando en lo peor de la temporada de huracanes y no se le puede dar largas a la revisión de tanques y contenedores de sustancias tóxicas, muchos de los cuales, a tenor con el caso presente, podrían estar en condición inestable.

Este incidente tiene que ser el detonante de un plan abarcador para exigir mayor rigor en el almacenaje de productos tóxicos y prevenir nuevos derrames.

En particular, resulta altamente cuestionable que los contenedores de estos líquidos nocivos estén instalados sobre terrenos susceptibles de deslizamientos, a corta distancia de un río que tributa al sistema de abastecimiento de agua para consumo humano.

Por tanto, debe hacerse una investigación exhaustiva sobre este incidente, depurar las responsabilidades que sean de rigor, hacer una inspección rigurosa de las áreas de almacenamiento de estas sustancias en las empresas en las que las mismas formen parte de su operación y revisar la normativa existente para hacerla clara y lo suficientemente rigurosa para que dichos químicos no sean un riesgo potencial y permanente para la salud humana.

Editorial del diario

El Nuevo Día de Puerto Rico, del viernes 5 de agosto de 2011.

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL