Mano de obra será clave para el sector logístico

Mano de obra será clave para el sector logístico

Hitler Cigarruista

Capital

La ampliación de los corredores Norte y Sur, que terminará a solo unos minutos del Aeropuerto Internacional de Tocumen (AIT), ayudará en forma significativa a convertir ese sector no sólo en un centro logístico multimodal sino también en uno de los principales polos de desarrollo económico del país.

Pero para aprovechar al máximo las oportunidades que esto significará para el país, no sólo será necesario adecuar la legislación que amparaba las zonas procesadoras para la exportación a las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), sino a preparar a una 10.000 personas en temas de transporte, almacenamiento y manejo de carga.

Según Albert White, miembro de la junta directiva de la Cciap en representación del Grupo 7 de Transporte y Logística y presidente del Comité Organizador de Expo Logística 2011, las inversiones por más de $260 millones en facilidades logísticas, turísticas y de negocios que adelantan diversas empresas privadas en las zonas aledañas al AIT ponen de manifiesto que Panamá cuenta con la ubicación geográfica y la infraestructura necesaria para consolidarse como un centro de trasbordo de carga y servicios logísticos de talla mundial.

No obstante, para aprovechar este potencial Panamá debe adecuar la norma que regula a las actuales zonas procesadoras para la exportación, a fin de hacerlas compatibles con los lineamientos de la OMC, lo cual depende de la aprobación del proyecto de ley número 276 que permite el establecimiento de Zonas de Libre Comercio en el país.

Este proyecto ya recibió primer debate en la Comisión de Comercio de la Asamblea Nacional y está a la espera del segundo y tercer debate en el pleno legislativo.

Esta iniciativa legal no sólo busca explotar el potencial logístico del país sino además darle un mayor valor agregado a la carga que atraviesa el territorio nacional, ya que permite establecer en las denominadas Zonas de Libre Comercio no sólo bodegas para el almacenaje y manejo de mercancías o empresas de transporte de carga, sino también empresas ensambladoras, empacadoras, industriales, de hospedaje turístico, de salud y hasta centros de educación superior y centros de investigación.

La norma se alinea con la ley que facilita el establecimiento de Sedes de Empresas Multinacionales en el país, al ofrecer a las compañías que se establezcan en las Zonas de Libre Comercio facilidades para la importación de equipos e insumos libres de impuesto para establecer y desarrollar sus operaciones

(Ver nota: Buscan expandir zonas francas a todo Panamá, en página 20).

Pero para White el talón de Aquiles para explotar las oportunidades que conlleva el rápido crecimiento del sector logístico, tanto en Tocumen como en el resto del país, es la carencia de mano de obra calificada.

A este respecto Temístocles Rosas, director del Instituto de Formación y Capacitación para el Desarrollo Humano (Inadeh), admitió que la demanda de mano de obra en el sector logístico se ha incrementado significativamente en los últimos años y todo indica que en los próximos años el país necesitará capacitar a unas 10.000 personas para responder a las necesidades de este tipo de empresas.

Explicó que para responder a esta necesidad el Inadeh ya inició un programa de capacitación de almacenistas, pero además se está desarrollando un centro de capacitación especializado en el Área Económica Especial Panamá Pacífico de Howard, que contará con simuladores, equipos de última generación y salas de formación que permitirán dotar a los panameños de las destrezas necesarias para laborar en las empresas portuarias, de transporte, almacenaje y procesamiento de carga que se están estableciendo en el país, todo lo cual tendrá un costo de $7 millones.

Rafael Chavarría, miembro del Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (Conato), calificó como positivas todas las iniciativas legales que buscan atraer inversiones para potenciar las actividades logísticas, pero advirtió que estas normas garanticen el respeto a las leyes laborales vigentes en el país.

Indicó que esto es de vital importancia porque muchas empresas que participan en las actividades logísticas laboran 24 horas al día los siete días de la semana y por ello es necesario proteger el derecho de los trabajadores a los recargos establecidos para compensar el inconveniente de laborar fuera de los horarios considerados como normales, tal como lo establece el Código de Trabajo.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL