Materiales livianos buscan abrirse paso en la industria de la construcción

Materiales livianos buscan abrirse paso en la industria de la construcción
Las empresas locales han comenzado a verlos como una alternativa tras la huelga de mayo| Hitler Cigarruista

El acuerdo salarial que puso fin al conflicto laboral escenificado por el Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs) y la Cámara Panameña de la Construcción (Capac) parece estar abriendo nuevas oportunidades de negocios para aquellas empresas que se dedican a la producción de materiales livianos para ese sector de la economía, gracias a que ofrecen importantes ahorros en tiempo y costo de la mano de obra.

No es para menos, ya que la convención colectiva negociada de forma directa entre Capac y Suntracs implicó un aumento escalonado para los proyectos que ejecuta el sector privado de 3% anual para los años 2018 y 2019, mientras que en los años 2020 y 2021 el incremento pactado será de 4%, lo que totalizará 14% al final del período, mientras que en el caso de las obras estatales el aumento pactado para los cuatro años de vigencia de la Convención Colectiva será de 18%.

Todo esto ha convertido a la mano de obra en el costo de producción más alto en el sector construcción, por lo que no es extraño que al firmar este acuerdo el propio presidente de la Capac, Héctor Ortega, advirtió: “Ahora les corresponderá a las empresas del sector tomar las medidas pertinentes para elevar su productividad y seguir ofreciendo viviendas a precios accesibles para los panameños”.

En este escenario empresas como Ecotec y Plycem han encontrado una nueva oportunidad para promover el uso de materiales livianos en la industria de la construcción, lo que se puede traducir en una reducción importante del costo de las edificaciones, debido a que disminuye el tiempo de ejecución de las obras y el uso de materiales tradicionales.

En el caso de Ecotec, una empresa del Grupo Hopsa, se trata de una planta industrial dedicada a la fabricación de materiales para la construcción de paredes externas a base de poliestireno expandido, o lo que popularmente se conoce como “hielo seco”.

De acuerdo con David González, gerente general de Ecotec, la lista de productos incluye el Panel Constructivo Hopsa (PCH), antes conocido como M2, compuesto por un núcleo de poliestireno expandido, con mallas electrosoldadas de acero galvanizado de alta resistencia en cada una de sus caras, que  se puede cubrir con concreto o planchas de diversos productos livianos como yeso (gypsum) o fibrocemento (plycem).

A este producto se suman ahora el LiteWall, paredes internas, que pueden ser recubiertas con yeso o fibrocemento y facilitan rediseñar los espacios interiores tanto de edificaciones residenciales como de locales comerciales, de forma fácil y rápida.

Otro producto que busca ganar terreno en la construcción local es Isodeck, un bloque poliestireno expandido desarrollado para colocarse en las áreas que deben ser rellenadas a nivel de las losas, áreas que hasta ahora se rellenaban con bloques de cemento, además de lo cual reduce el uso de concreto.

Ecotec cuenta con el Polyterm Blue, perlas vírgenes de poliestireno expandido de densidad controlada, que permiten reemplazar la arena en  la mezcla que se utiliza para cubrir las losas y prepararlas para la colocación de los pisos, lo que reduce el uso de arena, generando ahorros importantes en lo económico, pero que también reducen el impacto ambiental del sector de la construcción.

Para Luis Porras, CEO del Grupo Hopsa, no necesariamente estos materiales son más económicos que los que tradicionalmente se utilizan en la construcción, como la arena, los bloques y el concreto, lo más importante es que su uso ayuda ahorrar tiempo, lo que se traduce en menor costo de mano de obra, algo significativo si se toma en cuenta los aumentos pactados en la Convención Capac-Suntracs.   

No obstante, destacó otras ventajas como la posibilidad de adecuar los espacios internos de las edificaciones a las necesidades de los clientes de forma rápida y a un bajo costo, un mayor aislamiento térmico y acústico, una reducción del peso que deben soportar las estructuras de las edificaciones y mayor resistencia a eventos climáticos o telúricos como huracanes o temblores. 

En tanto, Reymundo González, gerente de Venta de Hopsa, aclaró que, si bien los trabajadores que van a utilizar estos materiales livianos en las construcciones deben ser debidamente entrenados, en realidad todos aquellos que actualmente trabajan con materiales a base de yeso (gypsum) se adaptan muy rápidamente a su uso.

Por su parte, Tatiana Meléndez, gerente Comercial Panamá de Plycem, destacó que los materiales livianos ofrecen grandes ventajas para las empresas constructoras, ya que mientras una pared de bloques puede costar $85 (incluyendo mano de obra),  con materiales livianos costaría $65 (incluyendo mano de obra), lo que implica un ahorro significativo, a lo que hay que sumar que con sistemas tradicionales se construyen no más de 15 metros cuadrados por día, mientras que con PCH se pueden construir hasta 40 metros cuadrados por día.

Agregó que, además de los ahorros en mano de obra, hay que tener presente otras ventajas como, por ejemplo, el acabado de las edificaciones que utilizan materiales livianos es superior al que se puede obtener con los materiales tradicionales y mencionó que este tipo de edificaciones no registran fisuras, reduce en 30% la generación de escombros y desechos y el costo de instalación de sistemas eléctricos.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL