MEF solicitará aumentar topes del déficit; banca renegocia créditos

MEF solicitará aumentar topes del déficit; banca renegocia créditos
Banca, Gobierno y regulador analizan estrategias para atender la realidad de los deudores en 2021| Archivo

Del lado del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y de la banca panameña, se preparan dos acciones de mediano y largo plazo ante los efectos de la pandemia: Por parte del Gobierno, la solicitud de la modificación de los topes de la Ley de Responsabilidad Social Fiscal (LRSF) y, en el caso de la banca, renegociación de los créditos con los deudores, tanto empresas como personas naturales, que a enero de 2021 verán limitada su capacidad de pago.

Estos anuncios, de parte de Enelda Medrano de González, viceministra de Economía y Finanzas (MEF) y de Aimeé Sentmat, presidenta de la junta directiva de la  Asociación Bancaria de Panamá (ABP),  se conocieron en el contexto del Foro Internacional: Economía, Competitividad y Futuro de Panamá, organizado por la Asociación de Universidades Particulares de Panamá (Auppa), presidida por la rectora Adriana Angarita, quien saludó la participación en el foro y destacó el papel de la academia de servir de plataforma en la discusión de los grandes temas que pueden impulsar la reactivación económica.

Participaron, Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID); Marcos Castillero, presidente de la Asamblea Nacional;  Ramón Martínez, ministro de Comercio e Industrias; Enelda Medrano de González, viceministra de Economía y Finanzas; Diego Molano Vega, ministro TIC de Colombia (2010-2015), asesor del BID y de la OCDE; Julio De La Lastra, presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep); Aimeé Sentmat, presidenta de la junta directiva de la Asociación Bancaria de Panamá (ABP); Víctor Sánchez, secretario nacional encargado de  la Secretaría Nacional de Ciencia tecnología e Innovación  (Senacyt) y Luisa Turolla, economista y consultora.

Reapertura en curso

Enelda Medrano de González, viceministra de Economía y Finanzas, reflexionó que “estamos en una situación inédita y en un proceso en curso”.

“Hablamos de reactivación económica, pero lo que estamos haciendo es un proceso de reapertura que todavía no completamos”, observó e hizo la distinción porque advirtió que antes de asegurar la recuperación económica es preciso contener la pandemia.

Explicó que ante este escenario de procesos dinámicos, el MEF maneja estimaciones de “cómo cerrará el año, pero no podemos señalar hasta dónde será la caída”.

En el año 2019 la economía panameña cerró con una tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 3%.

“Este año la estimación no es muy diferente a  las experiencias de otros países; hablamos de una caída económica del 10% y son cifras que seguimos desde el día uno de la crisis”, enfatizó.

En relación con el Plan Estratégico de Gobierno (PEG), que la administración del presidente Laurentino Cortizo cumplió con presentar en diciembre de 2019, dijo que “las prioridades se modificaron de una manera abrupta con la llegada del covid-19”.

La prioridad, dijo, ha sido atender la pandemia, garantizar los recursos para la salud de los panameños “y eso ha definido estos meses”.

Al respecto, estima que se podrá volver a retornar a los principios del PEG “no antes de finales del 2021”.

De igual modo, en un escenario de caída de los ingresos que estima en $3,500 millones, afirmó que se decidió atender y suministrar la mayor liquidez posible por la vía del endeudamiento, “lo cual no significa que perderemos el camino de retornar hacia la disciplina fiscal que está medida por la Ley de Responsabilidad Social Fiscal (LRSF)”.

En este sentido, anunció que desde el MEF saben que deberán ir a la Asamblea Nacional (AN) “para negociar nuevos techos de déficit fiscal” pero esta es una vía que no podrá “ser sostenida más allá de dos años”.

Cabe señalar que el año pasado fue modificado el artículo 10 de la Ley 34 de 5 de junio de 2008 de la LRSF para elevar el tope máximo de déficit para la vigencia 2019 a 3.5% del PIB y disminuirlo al 2% del PIB a partir del año 2022.

En ese momento el ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander, advirtió en relación con la situación fiscal del Sector Público No Financiero (SPNF) que reflejaba un déficit de 3.5%.

La viceministra Medrano de González sostuvo que como parte de las políticas de estímulo de inyección de liquidez, se diseñó un fideicomiso, con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y manejado por el Banco Nacional de Panamá (BNP), con $150 millones iniciales, y otros $150 millones que llegarán en 2021, y servirán para financiar a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes).

Argumentó que diseñar una estrategia de mediano y largo plazo en cuanto a la reactivación pasa por una consulta y consenso de los sectores que participan en la actividad económica.

Apoyar al deudor  y estimular el crédito

Aimeé Sentmat, presidenta de la junta directiva de la  Asociación Bancaria de Panamá (ABP), destacó que el sistema bancario panameño le ha permitido al país crecer a doble dígito y parte de esta realidad se asocia con la capacidad del panameño de acceder al crédito.

Dijo que durante esta pandemia ha sido el rol de la banca “acompañar a nuestros clientes y proteger a los depositantes”, con el componente de la confianza.

“Hablamos de los deudores, pero poco de los depositantes, y la banca se preserva por la confianza que han mantenido”, señaló.

Detalló que para el mes de agosto, la banca tenía un registro de $28,000 millones en alivios financieros, es decir, tanto empresas como personas que han sido objeto de alguna moratoria en sus pagos mensuales.

Observó que más del 50% de esos clientes le siguen haciendo frente a sus obligaciones.

Por otra parte, anunció que la banca panameña ya está abordando la situación de los clientes que a enero de 2021 no verán diferencia en su situación económica, sea porque se mantienen los contratos suspendidos o porque sus ingresos están por debajo de su promedio habitual.

Al respecto dijo que ya en coordinación con el sector bancario, el Gobierno y el regulador bancario, se encuentran diseñando mecanismos para acompañar a estos clientes (el 50% son empresas) y la solución inmediata son refinanciamientos de la deuda más allá de diciembre de 2020.

En el caso de los clientes naturales, en su mayoría la deuda se concentra en préstamos hipotecarios y también, desde los meses de julio y agosto, comenzaron a trabajar para abordar nuevas estructuras de pagos de acuerdo con sus ingresos.

Dijo que quedan aquellos clientes que no tendrán ningún tipo de ingreso al momento de concluir la moratoria. Para ellos esperan contar con la regulación que les permita ayudarlos y hacerle frente a la situación.

“No vamos a tener una vacuna este año; la recuperación será gradual y es necesario acompañar a estos clientes”.

Sostuvo que el otro gran reto es hablar de cómo propiciar crédito para apoyar al sector empresarial y generar capacidad de producción.

“Estos programas no son para los bancos, son de apoyo al sistema de producción. Si queremos hablar de recuperación económica, debemos conseguir personas a quién prestar”.

Posiciones diversas

Durante el foro, varias intervenciones aportaron una visión general a la interrogante de cómo impulsar la reactivación, con el foco puesto en particular en la educación.

Luis Alberto Moreno, presidente del BID, se pronunció por “invertir en el capital humano de Panamá y no es difícil, pero es necesario meterse en el oficio de resolver”.

Marcos Castillero, presidente de la Asamblea Nacional, hizo referencia a leyes aprobadas a propósito de la pandemia como la de Teletrabajo, de amnistía tributaria, emergencia sanitaria y la que adopta la suspensión de pagos de servicios públicos y moratoria de préstamos bancarios.

De igual modo, a una ley de Vitrina Panamá con la mirada en promover y dar exposición a los emprendimientos desarrollados en Panamá.

Julio De La Lastra, presidente del Conep, subrayó que para lograr sociedades y empresas exitosas se requiere confianza. “No existe desarrollo sin confianza, que se debe originar desde el ciudadano, la empresa privada y el Gobierno”.

Como sector privado señaló que han tratado de incidir mucho en reducir la brecha educativa y en asegurar que las oportunidades lleguen también a los más necesitados.

Luisa Turolla, economista y consultora, observó que salud y educación son las áreas más claras en las cuales se ha debido actuar de manera inmediata. También resaltó que la crisis ha evidenciado la debilidad institucional.

Ramón Martínez, ministro de Comercio e Industrias, sostuvo que se le ha dado prioridad a la capacitación del recurso humano ya que es fundamental para la competitividad del país.

Al respecto, afirmó, hemos trabajado en regímenes especiales que incentivan la inversión extranjera directa y contemplan la creación de centros de enseñanza técnica para tener siempre personal capacitado en las habilidades que requieren las empresas a las cuales apuntamos.

Diego Molano Vega, ex ministro TIC de Colombia y asesor del BID, dijo que Panamá debe reducir la brecha digital, porque si bien el 70% de los panameños están conectados a internet, “el problema no es si tienen internet o no, es si es los hogares de estratos bajos lo pueden tener y en cuáles condiciones”.

Recalcó que los países líderes son aquellos que impulsan la transformación digital de la educación.

Víctor Sánchez, secretario nacional encargado de Senacyt, destacó que la inversión en ciencia y en instituciones le ha permitido a Panamá lidiar de manera más eficiente con el virus.

Entre otras acciones, recordó que se firmó una alianza con las compañías telefónicas para dar acceso gratuito a las plataformas educativas diseñadas por el Gobierno; ya está creado un centro de investigación de primer nivel en TICS y se impulsan acuerdos para promover los productos tecnológicos panameños.

Reconoce que es necesario reforzar el sistema educativo superior, mirar qué pasa fuera del país y generar tecnología.

Noticias buenas llegan del lado de la conciencia. Encuesta de la Senacyt demuestra que para las personas la inversión en salud, educación y la investigación científica deben ser la prioridad.

Su conclusión acompaña el sentir de la población: “De esta nos sacará la ciencia y el conocimiento”.

Violeta Villar Liste
[email protected]
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com