Mentalidad egoísta en época de amor y paz

Mentalidad egoísta en época de amor y paz

image4

Me hubiera gustado terminar el 2015 y comenzar el año 2016 con una columna de opinión basada en noticias gratificantes que no llevara ningún contenido de conflicto, pero lamentablemente no puede ser así. Algo que me quedó molestando del pasado mes de diciembre donde por lo general tiene que reinar la paz y la armonía, es que muchas personas prefieren sacar su lado egoísta.

Luego de finalizar el año escolar, las escuelas del país realizan sus actos de graduación en el mes de diciembre, y uno de los escenario donde se realizan estos eventos es el Gimnasio Roberto Mano de Piedra Durán. En las pasadas graduaciones en este recinto deportivo, hubo mucha disconformidad entre los estudiantes, padres de familia y cuerpo docente por la reprogramación de graduaciones de cuatro colegios de la capital.

La razón de esta reprogramación se debió a una mala coordinación de las funcionarios del Instituto Panameño de Deportes (Pandeportes), ya que a pesar que se habían separado las fechas de graduación, el coliseo deportivo sería sede por esos mismos días de la Convención Anual de la Organización Mundial de Boxeo y, a su vez, los Campeonatos Mundiales del KO a las Drogas, así como el Campeonato de la Liga Profesional de Baloncesto (LPB) de Panamá.

Pero lo que quiero cuestionar en esta columna no es la confusión de fechas, sino los comentarios que se vertieron en algunos medios de comunicación a raíz de ese incidente, donde seudocomentaristas arremetieron contra los colegios que se vieron afectados por la reprogramación de sus graduaciones.

Uno de los comentarios que para mí fue de muy mal gusto, se centró en decir que ese recinto deportivo no debería ser utilizado para actos de graduación, sino exclusivamente para eventos deportivos y que las escuelas deben buscar otros lugares para hacer sus graduaciones.

No quiero llegar a pensar que este comentario fue para quedar bien ante las dirigencias deportivas, sin importarle su mentalidad egoísta, ya que para mí en nada afecta las estructuras del coliseo, el que se realicen las graduaciones allí.

¿Cuál es el argumento para impedir que no se hagan graduaciones en el Roberto Durán? Conocen quienes piensan así si los colegios que alquilan este gimnasio cuentan con las estructuras adecuadas para realizar estos actos, que por lo general, debido a la importancia que le dan los estudiantes el haber culminado sus estudios escolares, requieren de un espacio que facilite la presencia de muchos familiares que desean ver el momento cuando sus seres queridos reciben sus diplomas.

Este tipo de personas que prefieren cerrarle las puertas a los estudiantes, son los mismos que a la hora en que el gimnasio es utilizado para otras actividades como conciertos musicales, presentaciones artísticas u otras actividades religiosas que no tienen nada que ver con el deporte ni con la educación, y que representan ganancias para un grupito de personas, no dicen ni esta boca es mía.

Leoncio Vidal Berrío M.
lberrio@capita.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL