Mentoring, aumenta la productividad de las empresas

Mentoring, aumenta la productividad de las empresas

Mejora 60% la competitividad de las organizaciones y a que sus resultados financieros sean más efectivo

Mature female mentor and young male employee

Es una herramienta que aumenta la productividad, acelera el aprendizaje de nuevos conocimientos, permite el desarrollo de habilidades como el trabajo en equipo y facilita la retención del colaborador cualificado, además todo lo cual, asegura resultados financieros positivos. Se trata del mentoring, un instrumento de gestión que le ofrece beneficios tanto al profesional experimentado como a las organizaciones en las que estos laboran.

El mentoring le brinda al colaborador con vastos conocimientos la posibilidad de convertirse en tutor y consejero de aquellos colaboradores que recién se incorporan a la vida laboral o que tendrán que sustituirlos en un cargo gerencial al momento en que opten por el retiro, pero manteniendo estas relaciones en estricta confidencialidad, a fin de lograr la trasmisión a sus compañeros del conocimiento que han acumulado para mitigar errores y potenciar su crecimiento profesional.

Por ello está comprobado que el mentoring provoca con efectividad un aumento de 80% en la productividad de una organización, mientras que con la formación por métodos tradicionales logra aumentarla 24%, además de mejorar 60% la competitividad, cuando con lo tradicional mejoraría 11%, lo que significa que los resultados financieros de las organizaciones serán más efectivos.

Estas explicaciones las emitió Julio Rodríguez Díaz, socio director ejecutivo de Avanda Consultores, durante su ponencia en el XLV Banca Foro, denominado El Mentoring como herramienta para líderes, organizado por la empresa Ernesto Bazán Training Corporation.

Rodríguez Díaz explicó que esta herramienta motiva a los colaboradores, quienes deben ser seleccionados de acuerdo con su capacidad  y su interés de querer dedicarle tiempo a la formación de sus compañeros de trabajo, un proceso que tiene una duración de entre seis meses a tres años, luego de lo cual se deben romper de forma definitiva la relación entre el mentor y el mentorizado.

Aunado a esto indicó que con la implementación de este programa se busca satisfacer la demanda de mano de obra especializada, al tiempo que permite saber a qué colaborador cualificado se le debe retener en caso que se le presenten nuevas oportunidades en el mercado laboral.

Para ser un excelente mentor, se debe ser un excelente comunicador, porque la clave es saber escuchar y preguntar un 70% y hablar un 30% durante el proceso de aprendizaje, donde debe prevalecer el saber hacer preguntas para descubrir las verdades que el mentorizado lleva por dentro. Por ello entre las habilidades de un buen mentor figura el ser más que un profesional exitoso, lo que no sólo implica que él afirme ser el mejor, sino que lo demuestre compartiendo con otros colaboradores sus experiencias, incluso sus fracasos, aseguró Rodríguez.

A nivel global está comprobado que el mentoring motiva al colaborador y le ayuda a ser más productivo, ya que a través del mentor se pueden reducir los errores y generar estrategias de trabajo para lidiar con los problemas, lo cual trae consigo resultados financieros positivos para las organizaciones como: Perfeccionar al mentorizado y mejorar el ambiente laboral, lo cual provoca que los empleados sean más fieles, manifestó Ernesto Bazán, socio de BDO Panamá y director de Ernesto Bazán Training Corporation.

Los mentores también obtienen beneficios, ya que durante el proceso de aprendizaje comparten ideas y conocimientos con el mentorizado, quienes son profesionales, por lo cual se sabe que necesitan reforzar y actualizar sus conocimientos, pero también cuentan con vasta experiencia, de forma que el mentor también se alimenta de ellos para ampliar sus habilidades, dijo Bazán.

Por su parte, Luis Fernando González, CEO de People Working Corp., quien coincidió con la opinión de Rodríguez con respecto a la necesidad que tiene el mentor de mantenerse actualizado, manifestó que el mentoring es una herramienta de motivación, rendimiento y productividad para los colaboradores a largo plazo.

Además de ser una estrategia de trabajo para lidiar con los problemas, mejorar el entorno laboral, perfecciona al profesional que es un instrumento para la transmisión de cultura y valores, para contar con colaboradores fieles.

Para González, el mentoring  ayuda al colaborador hacer más responsable al momento de cumplir con sus obligaciones, además de reducir los errores y los tiempos, lo que aumenta la productividad. Y aseguró que el mentor tiene como objetivo: Ayudar a un individuo a ser una mejor versión de sí mismo, a pulir sus talentos, además de perfeccionar sus habilidades de supervisión.   

Karelia Asprilla
Karelia.asprilla@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia