Mercado Laboral comienza a reflejar caída del sector de la construcción

Mercado Laboral comienza a reflejar caída del sector de la construcción
Para el Mitradel esta situación responde a los cambios en la estructura económica del país| Archivo

La situación que atraviesa el sector construcción, con una caída del 40.9% en el valor de las edificaciones registradas en los principales municipios del país, ha sido un factor determinante en el desempeño del mercado laboral durante la primera mitad del presente año. Así lo reflejan las cifras de contratos nuevos registrados en el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), cuando al cierre del primer semestre registró una reducción de 4.8%.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec), a junio de este año se habían registrado en el Mitradel un total de 213,782 contratos de trabajo, 4.8% menos que los 224,565 contratos de trabajo registrados en el mismo período del año pasado.

Las cifras indican que donde más se ha desacelerado la contratación de mano de obra en el la región metropolitana (sede central del Mitradel), con 131,902 contratos nuevos registrado para una caída de 8.4%, una tendencia que refleja mayormente una caída de 21.7% en el registro de contratos por obra determinada, contratos que son característicos de la industria de la construcción.

Los otros dos tipos de contrato, por tiempo definido (temporales) y por tiempo indefinido (permanentes) también mostraron una tendencia a la baja, aunque menos pronunciada, con reducciones de 3.0% y 0.9%, respectivamente.

Mientras que en las sedes del Mitradel en el interior del país, el total de contratos registrado alcanzó los 81,880, 1.8% más que en el mismo período de 2017. Este desempeño refleja un aumento de 11.7% en los contratos por tiempo definido, mientras que los contratos por tiempo indefinido y por obra determinada registraron caídas de 0.03% y 7.4%, respectivamente.

Para el ministro de Trabajo y Desarrollo Laboral, Luis Ernesto Carles, esta situación responde a los cambios en la estructura económica del país, la cual se orienta cada vez más a actividades de servicios como turismo, logística, transporte, comercio, telecomunicaciones y cuidado de la salud, las cuales demandan una mano de obra más calificada, a lo que se suma el cambio generacional que estamos experimentado.

Carles destacó que actualmente en el Mitradel existen más de 3.000 vacantes y constantemente se realizan ferias de empleo en colaboración con la empresa privada para facilitar el encuentro entre la oferta y la demanda de empleo, sin embargo, no ha sido fácil llenar algunas plazas de trabajo en parte porque las personas interesadas no cuentan, en muchas ocasiones, con las destrezas mínimas para ocuparlas y en parte porque las expectativas de los jóvenes de hoy son muy altas y no se ajustan a la realidad de una persona está comenzando su vida laboral.

En el interior del país el total de contratos registrados   alcanzó los 81,880, 1.8% más que en el mismo período de 2017.

Como un ejemplo de esta situación destacó que muchos jóvenes rechazan laborar en turnos rotativos y se niegan a optar por empleos en donde se paga salario mínimo, manteniendo aspiraciones salariales que superan los $1,000 mensuales, aún cuando no cuentan con los conocimientos o experiencia necesaria para ocupar las plazas con ese nivel salarial.

Por su parte, director del Centro de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio (Ceecam), Manuel Ferreira, destaca que el 41% de los panameños que están trabajando, no tiene un título de bachilleratos y tradicionalmente llenaban vacantes en sectores vinculados a la demanda interna como la construcción, sector que en estos momentos no están contratando personal debido a la crisis que enfrenta, tras la huelga registrada en el mes de mayo por los trabajadores afiliados al Suntracs.

El economista manifestó que la economía panameña actualmente se caracteriza porque los sectores vinculados al comercio internacional, como el Canal de Panamá, la Zona Libre de Colón (ZLC), los puertos y los servicios logísticos, son los sectores que muestran los mejores niveles de crecimiento y por tanto son los que están demandando más mano de obra.

A juicio de Ferreira el problema es que esos sectores demandan una mano de obra con mayores niveles de educación, lo que implica que quienes están quedando sin empleo en la industria de la construcción o en otros sectores económicos que contratan mano de obra masivamente, como el agro y el comercio, no tienen los conocimientos y destrezas necesarias para ocupar esas plazas vacantes, lo que ha generado una brecha entre la oferta de empleo disponible en la empresa privada y la calidad de la mano de obra disponible en el mercado laboral.

Este criterio es compartido por el economista Miguel Ramos, quien considera que la única forma de salvar la brecha que se está abriendo entre la oferta laboral y la mano de obra disponible en el mercado panameño es mejorando la calidad de educación.

Admitió que, precisamente por ello, un paso en la dirección correcta ha sido la creación del Instituto Técnico Superior del Este (Itse) en donde los jóvenes panameños tendrán la oportunidad de prepararse para laborar mediante un sistema de formación dual, obtenido un técnico superior en áreas vitales de la economía como turismos, construcción y logística, lo que les permitirá insertarse exitosamente en el mercado laboral y posteriormente seguir perfeccionando sus conocimientos al cursar estudios superiores.

________________________________________________________________________________________________

Notas relacionadas:
>>>Valor de los permisos de construcción registra una caída de 40.9%
>>>Gobierno apuesta a la construcción de infraestructura para impulsar la economía

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia