Mercados en máximos

Dolares

Durante la  semana pasada en el mercado de renta variable pudimos presenciar al índice  S&P 500  negociando en un rango de entre 2.080 y 2.120.

Al llegar el viernes y  cerrar la semana, después de haber tocado la barrera de 2.120, los mercados retrocedieron su marcha en medio de una mañana cargada en datos económicos. Por ejemplo, la lectura de el ICC (Índice de Confianza  del Consumidor),  el indicador económico que mide el grado de optimismo que los consumidores tienen sobre el estado general de la economía y sobre su situación financiera personal, bajó inesperadamente en mayo a 88.6 puntos  y dejó atrás las esperanzas de registrar una pequeña subida para el mes en curso hacia 96 puntos.

En esencia, si la confianza del consumidor es mayor, los consumidores realizarán   más compras e  impulsarán  la expansión económica. Por otra parte, si la confianza es menor, los consumidores tienden a ahorrar más de lo que gastan, lo que provoca contracciones en la economía.

El petróleo retrocedió, ya que los productores están previendo mayor producción para los próximos meses, debido a los cambios climáticos. Además la desaceleración de la  producción de petróleo por medio de fraking en Estados Unidos (EE.UU.)  está siendo compensada por una mayor producción de los miembros  de la Organización de Países Exportadores  de Petróleo (Opep), al igual que  varios países fuera de la Opep.

Esto no solo  ha afectado el precio del crudo, sino también la balanza comercial en el mes de marzo, lo que puede tener fuertes implicaciones en el PIB de EE.UU., ya que las exportaciones son parte del mismo.

Las ventas minoristas han mostrado una tendencia débil, sin importar el beneficio que les dio el bajo precio de la gasolina a los consumidores. Al parecer los consumidores prefirieron ahorrar ese extra que gastarlo.

Por otro lado, la producción industrial en EE.UU. bajó por quinta vez consecutiva en abril, apuntando a una falta de impulso en la economía.

La producción industrial cayó un 0,3%, lastrada por un descenso de la producción de las empresas mineras y los servicios públicos. Los economistas habían pronosticado un aumento del 0,1%. Además, recortaron sus previsiones para el crecimiento económico en el segundo trimestre y el año completo, también revisaron  las expectativas del mercado de trabajo en EE.UU.

Los economistas consideran que la economía crece a un ritmo anual del 2,5% en el trimestre actual, según la encuesta trimestral de la Reserva Federal de Filadelfia.

En la encuesta del último trimestre lanzada en febrero, el crecimiento de este trimestre se pronosticaba en 3,0%. El crecimiento del tercer trimestre 2015 se pronostica en 3,1%, frente a una estimación de 2,8% en la encuesta de febrero, aunque el crecimiento anual para 2015 se pronostica en 2,4%, frente a la estimación anterior de 3,2%.

Toda esta débil data económica y bajas perspectivas a futuro,  han ayudado a revertir las fuertes ganancias anteriores del dólar frente al euro, con el valor del euro también beneficiándose de los buenos datos en la región que empujaron a los rendimientos de los bonos alemanes.

Como resultado, el euro se encuentra ahora en su nivel más alto frente al dólar desde mediados de marzo. La  próxima semana se darán a conocer  los números de la  producción industrial de abril y varias encuestas relacionadas con la vivienda.

También tendremos anuncios  importantes  por parte de la Fed, mientras que  al frente de las ganancias está el  sector minorista que tiene un número significativo de informes pendientes como lo son: Wal-Mar, Targe, Home Depot, entre otros.   

Abraham Benzadon
Trader – Trading Desk
Panama Wall Street

Más informaciones

Comente la noticia