Mercados ponen en duda voluntad de la FED

Mercados ponen en duda voluntad de la FED

Algunos en Wall Street dicen que el nerviosismo de los inversionistas es exagerado

Janet Yellen

Los precios del azúcar cruda acumulan un alza de 39% desde el 24 de agosto, el mayor incremento del mercado desde 2011 y en medio de la caída generalizada de las materias primas. El volumen de transacciones en los mercados de futuros alcanzó un récord en septiembre y las apuestas a un aumento de los precios este mes ascendieron a su nivel máximo de los últimos dos años, según la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas de Estados Unidos (EE.UU.).

Wall Street está aprendiendo lo que es vivir con un menor respaldo de la Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés) de EE.UU.

Durante años, el banco central estadounidense ha sido un puntal crucial para los mercados de acciones y bonos. Justo cuando parecía que la economía se debilitaba o los inversionistas necesitaban una inyección de confianza, la FED estaba dispuesta a reducir las tasas de interés, tomar medidas para tratar de estimular el crecimiento o asegurar a los inversionistas que mantendría las tasas ultra bajas. Gran parte de la razón por la que las acciones, los bonos riesgosos y otros activos se dispararon después de la crisis financiera fue la mano que les dio la FED.

Eso ha cambiado de forma dramática en cuestión de semanas, después de que el banco central elevó el mes pasado las tasas de interés y envió señales de que podría realizar otras cuatro alzas durante este año.

Ahora que las acciones caen, el dólar se fortalece, la economía china pierde bríos, los precios del petróleo se derrumban y surgen indicios de un debilitamiento del crecimiento estadounidense, algunos se preguntan si el banco central calculó mal la capacidad de la economía y los mercados de soportar el aumento de las tasas y si mantendrá el rumbo.

En comunicaciones recientes con los clientes, Ray Dalio, del fondo de cobertura Bridgewater Associates LP, que gestiona $154.000 millones en activos, argumentó que la FED debería esperar por ahora y ser agnóstica sobre un alza de las tasas hasta más adelante este año, según una fuente al tanto. Jeffrey Gundlach quien dirige la gestora de activos DoubleLine Capital LP, ha dicho que la FED no debería considerar un incremento de las tasas y que fue prematuro elevarlas el mes pasado.

El mercado está diciendo que la economía se está desacelerando de forma bastante considerable. Si el mercado tiene razón, (la FED) casi por seguro no subirá las tasas de interés tanto como dijeron durante la reunión de diciembre, afirma Ben Inker, codirector de asignación de activos de GMO, una firma de gestión de dinero cofundada por Jeremy Grantham.

En realidad, el banco central no les ha movido el piso a los inversionistas. La decisión sobre las tasas había sido anunciada con mucha antelación y estas se encuentran muy por debajo del promedio de largo plazo, lo que significa que la postura de la FED aún es relativamente de estímulo al crecimiento económico y los mercados.

Otras iniciativas de la FED para estimular la economía, como la tenencia de billones de dólares en bonos, siguen en pie. Los funcionarios del organismo han indicado que no elevarán automáticamente las tasas de interés, sino que tomará en cuenta cualquier cambio de circunstancia.

Asimismo, pese al nerviosismo de los mercados, algunos inversionistas y analistas dicen que Wall Street debe empezar a reducir su dependencia de las políticas de flexibilización cuantitativa de la FED y que el banco central necesita a su vez mostrar a Wall Street que no siempre saldrá a su rescate.

De todos modos, las diferencias entre los inversionistas y la FED quedaron de manifiesto. Mientras el Promedio Industrial Dow Jones se derrumbaba 391 puntos y Barclays PLC reducía su proyección del crecimiento de EE.UU. en el cuarto trimestre del año pasado a 0,3% interanual, John Williams, presidente del Banco de la Reserva Federal de San Francisco, calificó la economía estadounidense como dinámica, resistente y en buena forma.

Williams, quien dijo que no tiene un terminal de datos en su escritorio y trata de fijarse demasiado en las oscilaciones diarias de los mercados, afirmó que la FED podría subir las tasas al menos tres veces este año, si bien hizo hincapié en que cualquier incremento será gradual.

Los inversionistas han comenzado a apostar que la FED no estará muy dispuesta a elevar las tasas este año, pese a los reiterados comentarios de varios funcionarios de que mantendrán el rumbo. El contrato de futuros de la tasa de fondos federales, el principal instrumento de la FED, de diciembre está en un nivel que implica una probabilidad de 82% de que la entidad suba las tasas una vez este año, frente a 100% hace unas semanas, señala Peter Boockvar, analista jefe de mercado de Lindsey Group.

El mercado ahora parece estar empujando a la FED para que no suba las tasas, dice Joseph LaVorgna, economista jefe de EE.UU. en Deutsche Bank AG. La historia dice que el mercado ganará porque tiene la capacidad de provocar el daño que la FED y otros quieren evitar desesperadamente, que es una recesión.

Algunos en Wall Street dicen que el nerviosismo de los inversionistas es exagerado y que la FED debería mantenerse firme y subir las tasas. Michael Gapen, economista jefe de Barclays, indicó que los mercados laborales de EE.UU., que han sido un indicador confiable del crecimiento futuro de la economía, no muestran signos de debilidad.   

Gregory Zuckerman y Ben Eisen
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia