Metro cambia patrones de consumo en Panamá

Usuarios almuerzan fuera de sus zonas de trabajo

metroLa Línea 1 del Metro de Panamá está próxima a cumplir su primer año de entrada en operaciones, sin embargo, ya se ha comenzado a sentir su impacto en los patrones de consumo de la población, una tendencia que promete expandirse a niveles insospechados cuando se construyan las líneas 2 y 3.

Con una extensión 13,7 kilómetros,  la Línea 1 del Metro de Panamá tiene un trazo mayoritariamente en dirección norte-sur y une la Estación Terminal Nacional de Autobuses, en Albrook, con el Centro Comercial Los Andes en el Norte del Área Metropolitana de la ciudad de Panamá.

La obra, que fue desarrollada por el Consorcio Línea 1, conformado por la constructora brasileña Norberto Odebrecht, la española FCC y la empresa francesa especializada en producción de equipos de alta tecnología Alstom, a un costo de $1.880,5 millones, en la actualidad se encuentra en proceso de expansión hasta la nueva estación de San Isidro, a un costo de $211 millones.

Según la Secretaría del Metro se estima que en la actualidad la Línea 1 transporta diariamente a unos 180.000 pasajeros, sin embargo, con la entrada en operación del viaducto que unirá la estación del Centro Comercial Los Andes con San Isidro esa cifra podría incrementarse a  200.000 pasajeros diarios.   

No obstante, para el ministro de Asuntos del Canal y Secretario del Metro de Panamá, Roberto Roy, la Línea 1 del Metro no solo ha mejorado la calidad de vida de los ciudadanos, al facilitarles el traslado desde sus hogares a sus puestos de trabajo de forma más rápida y económica, sino que ha comenzado a impactar en sus patrones de consumo al garantizarles una mayor movilidad urbana.

Como un ejemplo de esa realidad, Roy mencionó en declaraciones exclusivas a Capital Financiero, que de acuerdo con los estudios realizados por el Metro de Panamá un gran número de personas están utilizando este medio de transporte para trasladarse fuera de sus áreas de trabajo en horas del almuerzo, movilizándose a puntos de la ciudad en los que existe una mayor oferta gastronómica.

Explicó que entre las zonas que más se han beneficiado de este nuevo patrón de consumo se encuentran los centros comerciales Albrook Mall y Los Andes, así como el área de Vía España y Vía Argentina.

Otro ejemplo, que según Roy muestra el impacto que el Metro puede llegar a tener sobre la ciudad de Panamá y su periferia es la solicitud presentada por algunas promotoras de vivienda al Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) para modificar las normas de construcción con el  fin de poder desarrollar proyectos de propiedad horizontal sin estacionamientos, siempre que estos proyectos se encuentren en la ruta de la Línea 1 o del resto de la red de transporte masivo de la capital.

José Manuel Rodríguez, gerente de Mercadeo del restaurante Rincón Habanero, ubicado en Vía Argentina, admite que desde la entrada en operación del Metro de Panamá, hace casi un año, el número de personas que visitan esa zona en horas del almuerzo ciertamente se ha incrementado, trayendo nuevos clientes a los negocios que allí operan.

Sin embargo, advirtió que ese aumento de tráfico ha fomentado el desarrollo de restaurantes populares en el área de Vía España, ya que se trata de consumidores de bajo poder adquisitivo, por lo que el impacto en los negocios ya establecidos en la zona de Vía Argentina se siente mayormente durante las fechas de pago, cuando esas personas cuentan con un poco más de dinero para gastar en nuevas experiencias gastronómicas. 

En tanto, Katherine Shahani, presidenta de la Asociación de Corredores de Bines y Raíces de Panamá (Acobir), confirmó que en la medida en que el uso del Metro ha comenzado a arraigarse en un sector de la población y que actualmente se discute la posibilidad de realizar cambios en la zonificación de ciertas áreas de la ciudad para facilitar la construcción de edificios de densidad baja o media ha habido propuesta de algunos desarrolladores para edificar proyectos en  el área de influencia de la Línea 1 sin estacionamientos.

Indicó que lo que se ha planteado es la construcción de edificios de altura media, 5 o 6 pisos, que permitan desarrollar áreas que están disponibles dentro de la ciudad, siguiendo la tendencia de aquellos países en donde el Metro es el principal sistema de transporte urbano, que son las de favorecer el transporte masivo y no el uso del automóvil particular, especialmente en el centro de la ciudad.   

No obstante, admitió que esto requiere un importante ajuste no solo en la zonificación de la ciudad, sino también en las normas de construcción, por lo que los gremios vinculados a la construcción y el desarrollo inmobiliario adelantan conversaciones con la alcaldía de Panamá y el Miviot para desarrollar un plan de zonificación interinstitucional que contemple todos los cambios que se requieren para aprovechar los beneficios que el Metro está generando para sus usuarios. 

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia