MiBus intenta, entre realidades y proyectos, estabilizar el sistema de transporte en Panamá

MiBus intenta, entre realidades y proyectos, estabilizar el sistema de transporte en Panamá
La flota de buses actual de MiBus es de 1,253 vehículos. | Cortesía MiBus

Mejorar la calidad del servicio y cumplir con la frecuencia de buses, con una flota suficiente, que pueda hacer frente a la demanda de pasajeros en la capital panameña son solo algunos de los objetivos que espera alcanzar la empresa MiBus, que opera el servicio de transporte público colectivo en la ciudad.

En la ciudad existe una realidad: Hay poca movilización para un parque vehicular que crece por la necesidad del usuario de ir más cómodo, que lo obliga a la compra de un automóvil, debido a que el sistema público de transporte no satisface sus necesidades.

La principal queja de los usuarios es la frecuencia del Metrobús. Regularidad y rapidez del viaje | Cortesía MiBus.

Carlos Sánchez Fábrega, presidente de la junta directiva de esta empresa estatal, reconoce que la flota de 1,236 buses no es suficiente para poder atender a las personas en la ciudad.

Por esa razón se destinaron $46 millones para adquirir 273 buses nuevos, que deben llegar entre los meses de agosto y diciembre de este 2017.

Nueva flota

La nueva flota que adquiere MiBus busca disminuir las quejas de los usuarios, cuya principal insatisfacción con el sistema del Metrobús nace por la poca frecuencia de los buses.

El intervalo de 10 a 15 minutos de espera por un autobús no se ha cumplido y la empresa es consciente de que se trata de una deuda pendiente con el usuario, que tiene que pasar hasta una hora esperando un bus que lo lleve a su destino.

Pese a esta realidad, MiBus no olvida que hay factores que se les escapan de las manos y tienen que ver con el plan de movilidad urbana de la capital en su conjunto.

Aun así, llegarán a Panamá 273 nuevos buses. 203 son modelos Volvo, fabricados en Brasil, similares a los que circulan actualmente, con la diferencia de que serán un metro y medio más grande, con mayor capacidad de pasajeros, para que menos personas vayan de pie.

Mientras que los otros 70 serán medianos, un poco más pequeños, contarán con asientos para unas 30 personas, más 12 de pie y deben ser licitados próximamente.

Con la nueva flota, la meta es ir a una frecuencia no mayor de 15 minutos. Si se logran algunos ajustes se podrá esperar un bus cada 12 o 10 minutos en rutas como la vía Domingo Díaz, la Cinta Costera, Chilibre, Panamá Viejo y otras.

Movilidad en la ciudad

Aunque exista la suficiente cantidad de buses en la capital, si no se trabaja el tranque, según Sánchez Fábrega, la situación seguirá siendo similar.

Ahora lo importante es trabajar en la capacidad de movilización de la ciudad, entre más demoramos en recorrer la ruta, menos buses vamos a tener, el tiempo que el bus te consume, depende de la velocidad en que lo hagas”.

Carlos Sánchez Fábrega, presidente de la junta directiva de MiBus.

El presidente de la junta directiva de MiBus plantea que, si logran mejorar la capacidad de la ciudad, el servicio será más confiable, pero todo dependerá del orden con el que se desarrollen los proyectos con miras a conseguir esos objetivos.

Carlos Sánchez Fábrega, presidente de la junta directiva de MiBus. | Cortesía MiBus.

“Podemos traer buses y tirarlos a la calle y lo que haremos en complicar la situación, tendremos buses en fila”, advirtió el funcionario.

Agregó que todas las partes involucradas en el mejoramiento de la movilidad urbana de la capital deben unir esfuerzos.

No solo se trata de carriles exclusivos para el Metrobús, ya que Sánchez Fábrega recordó que hay atrasos en las calles, semáforos que no coordinan bien, intersecciones que se trancan y otros problemas.

Por lo anterior, recomendó resolver eso primero para que los privados circulen mejor y asimismo el sistema de transporte público colectivo pueda tener confiabilidad.

Otra apuesta

No solo con la nueva flota de buses, MiBus espera mejorar sus resultados. Otro de los principales proyectos que se debe ejecutar es la inversión de carriles en corredores en las denominadas “horas pico”.

Se busca que los metrobuses de las rutas de corredores puedan desplazarse en vía contraria en horas de la mañana y tarde, es decir que mientras el tráfico se concentra hacia un sentido, los buses puedan utilizar uno de los carriles opuestos para movilizarse hacia sus rutas.

MiBus realiza encuestas de satisfacción al usuario cada seis meses para medir el servicio | Cortesía MiBus

Para concretar este proyecto se hará una reclasificación a tres vías y reversión de carriles para los corredores Norte y Sur. De hecho, la licitación para este proyecto se realizó el 15 de mayo pasado.

La Asociación Accidental C & C Corredores Norte y Sur, conformada por Constructora Urbana, S.A. y Constructora De Infraestructura, S.A., fue el único consorcio que presentó una propuesta económica para este plan.

De acuerdo con Sánchez Fábrega, el bus ganará más tiempo y a la vez sacan provecho a la capacidad de los corredores. Lo que buscan es bajar a la mitad el tiempo de viaje y ofrecer una alternativa razonable, cuyo costo será de $1.25.

‘Más buses, más choferes’

Existiendo los buses y las estrategias, hay otro factor que es vital para garantizar que el sistema opere con eficiencia: los operadores del Metrobús.

“Si no tienes operadores, no puede mover los buses”, dijo a ElCapitalFinanciero.com, Sánchez Fábrega, quien habló, además, de los cambios que se han hecho para que los choferes puedan trabajar mejor.

Actualmente hay 3,200 operadores activos y se está en el proceso de contratación de otros 400.

A todos se les ajustó el salario y entran a la empresa ganando $800, más horas extras y prima de productividad.

Se les pide obtener una licencia tipo J, que es una categoría similar a la que deben tener los conductores en Estados Unidos y para tal fin deben recibir un entrenamiento especial.

Nadie que no tenga esa calidad y entrenamiento podrá manejar un bus”.

Carlos Sánchez Fábrega, presidente de la junta directiva de MiBus.

En cuanto a la mala percepción que existe sobre el manejo de los choferes, algunos de los cuales eran los conductores de los antiguos denominados “Diablos Rojos”, el presidente de la junta directiva de MiBus asegura que no hay más del 40% de choferes antiguos.

Los choferes actuales están recibiendo capacitaciones y “el que no se alinea, va para afuera”.

Están bajo constante monitoreo y al final del año esperan tener unos 3,600, ya que se necesitan 2.5 operadores por bus.

Antigua flota

Puesto que aún no han llegado los buses nuevos, con la flota actual se deben resolver los 285 trayectos que hace MiBus, movilizando entre 12 y 13 millones de pasajeros al mes y realizando en promedio 9,250 viajes diarios.

La flota operativa se redujo a 1,235, luego que un bus se quemara.  Sánchez Fábrega explicó que, aunque los buses se ven golpeados, están en buen estado mecánico para brindar el servicio.

Todos los días en la ciudad hay 980 buses que ofrecen el servicio, mientras que los otros reciben mantenimiento o tienen algún accidente.

Diariamente los vehículos del Metrobús tienen entre 10 y 12 incidentes, la mayoría sencillos, pero se requieren arreglos.

“Hay un plan de ir arreglándolos, sí tienen que verse bien, pero no están desbaratados”, agregó.

Presupuesto

Ninguno de los proyectos sería posible sin presupuesto. Actualmente de los $155 millones para tal fin, se destinaron $50 millones en inversión, que comprende la compra de la nueva flota y el plan de rehabilitación de los buses antiguos.

También se contempla el arreglo de los patios, para que funcionen mejor y se les pueda brindar el adecuado mantenimiento a los buses.

En los patios, donde no solo se resguardan estos vehículos, se les coloca la gasolina, son lavados y se les hacen otros arreglos para su funcionamiento.

El resto del presupuesto se va en funcionamiento, esto conlleva entre otros gastos, compra de combustible, pago de salarios de los 4, 200 empleados en planilla, seguridad, etc.

En septiembre de 2015 el Gobierno anunció la adquisición del 100% de las acciones de MiBus, a través del Metro de Panamá, S.A., por $47.9. millones.

Nota relacionada: Nuevo gerente de MiBus asume el 1 de julio 

 

Más informaciones

Comente la noticia