Miles de millones para ejecutar

dolares

La cifra es sorprendente. Son más de $7.000 millones. Sí, según un reporte de la Contraloría General de la República, durante la totalidad de los 9 meses transcurridos de 2015, esa entidad pública ha refrendado obras por un valor de $7.172,9 millones en gestiones de cobros y cheques, correspondientes al presupuesto vigente.

El informe de la Dirección de Fiscalización General de la CGR indica que igualmente existen compromisos presupuestarios, de contratos y órdenes de compras que ya están refrendadas, lo que incrementaría el monto de la ejecución presupuestaria en $5.972,9 millones.

De estas cifras se puede concluir que las actuales autoridades tienen a su disposición los recursos necesarios para ejecutar las obras que conforman el Plan Estratégico de Inversiones Públicas diseñado por el Ejecutivo para el período 2014-2019, por lo que ya no hay excusas para la lentitud con la que esas obras se han estado ejecutando.

Es cierto que la actual Administración advirtió desde un principio que su objetivo era lograr una tasa de crecimiento ajustada a la capacidad instalada con que cuenta la economía panameña, entre 6% y 7%, a fin de evitar el sobre calentamiento económico y reducir los altos niveles de inflación que experimentó el país durante la gestión del expresidente Ricardo Martinelli.

Sin embargo, es sabido que muchos ministros de Estado parecen haber entendido mal, pues ser más cauteloso o precavido en la ejecución presupuestaria no significa paralizarla.

Claro, muchos de estos personajes, sin experiencia en la administración pública, comenzaron a utilizar a la Contraloría General de la República como un chivo expiatorio, culpando a esa entidad de su incapacidad para ejecutar sus presupuestos de inversión argumentando que muchas de las obras estaban esperando el respectivo refrendo.

Hoy ese argumento desaparece, el Contralor Federico Humbert, ha cumplido su compromiso de realizar su labor no con el corazón, sino con la Ley en la mano, y ha refrendado proyectos como la construcción de la segunda línea del Metro y la renovación urbana de la ciudad de Colón, ambas adjudicadas a la empresa Odebrecht Infraestructuras, las cuales no solo implican una inversión multimillonaria multianual por parte del Estado, sino también la posibilidad de que miles de panameños puedan contar con un puesto de trabajo digno y bien remunerado.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia