Monitoreo de transacciones, principal reto contra lavado de dinero

Monitoreo de transacciones, principal reto contra lavado de dinero

Los sistemas de monitoreo de transacciones, evaluación de riesgo y la revisión/actualización para la debida diligencia del cliente, son las tres áreas más desafiantes en la Prevención del Lavado de Dinero (PLD) y sanciones para las entidades financieras, reveló la encuesta global de PLD y cumplimiento de sanciones 2017 de AlixPartners.

“La industria de servicios financieros ha sido agitada por una serie de fuerzas perturbadoras. Los complejos requerimientos normativos de cumplimiento, los legados de recursos y modelo operativos anticuados, la innovación digital y la tecnología financiera han cambiado rápidamente el panorama de funcionamiento”, indicó el gerente de AlixPartners, Sven Stumbauer en el informe que contiene los hallazgos del sondeo.

Stumbauer  señaló que “el evolucionado panorama regulatorio, los cambios políticos mundiales y el historial de sanciones monetarias han hecho de la PLD y cumplimiento de sanciones un desafío mayor para las instituciones financieras a nivel global”.

La acción normativa ha generado una ola de investigaciones y sanciones, licencias comprometidas e individuos hallados responsables por incumplimientos.

Se consultó a  nivel mundial a 361 corporaciones, con el objetivo de dimensionar cómo las instituciones financieras están manejando la amenaza de la PLD y el cumplimiento de sanciones.

“A pesar  que las instituciones financieras realizan inversiones significativas para hacer frente a la demandas de control y vigilancia de los entes reguladores, debido a los cambios normativos y a la evolución de dichas expectativas, aún se requiere hacer más”, concluye la encuesta.

El 20% de los encuestados dijeron que en sus compañías no se capacita a los miembros de la Junta Directiva en temas de PLD y cumplimiento de sanciones.

Además, la tendencia hacia la eliminación de riesgos continúo en el 2017, un 63% de los consultados indicaron que la experimentaron en alguna forma.

“Esto pone de manifiesto la importancia de la colaboración entre instituciones financieras y la necesidad de lograr estándares comunes de cumplimiento, que en ocasiones pudieran ser superiores a los estándares normativos locales”, comentó AlixPartners.

El 63% de los encuestados reconoció haber experimentado de-risking, mientras el 54% prevé incrementos en sus presupuestos de PLD y cumplimiento de sanciones y  el 32% lo calificó como inadecuados.

“Llevar a cabo evaluaciones comparativas y validaciones independientes de los programas de PLD y sanciones no han sido completamente adoptados, a pesar de ser considerados como una mejor práctica de la industria. Esto podría sugerir que algo del de-risking observado por las instituciones financieras podría no haber sido necesario”, detalla la encuesta.

Añade que los miembros de las juntas directivas deberían ser capacitados periódicamente sobre los requerimientos legales, la normativa vigente, las sanciones por incumplimiento y de todos aquellos riesgos que sus instituciones pudiesen enfrentar al prevenir el lavado de dinero. Igualmente, los ejecutivos de alto nivel ajenos a la función de la PLD y cumplimiento de sanciones deberían optar por un enfoque activo respecto de la gestión de riesgos.

La relevancia que la Junta Directiva le da resulta vital para prevenir y detectar posibles malas prácticas. Esto continúa siendo uno de los principales ingredientes que puede fortalecer o debilitar a un programa de PLD y cumplimiento de sanciones, señaló AlixPartners.

En última instancia, la responsabilidad de establecer la visión estratégica de una institución financiera reside en la Junta Directiva y sus ejecutivos de alto nivel. Y como parte de esa visión, es importante que las instituciones financieras establezcan incentivos apropiados para cumplir con las reglas de PLD y sanciones, que incluyan medidas compensatorias a fin de alcanzar las metas relevantes, recomendó la encuesta.

La red contra los Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (EE.UU.), (FinCEN, por sus siglas en inglés), emitió en agosto de 2014, una advertencia sobre las formas en que las instituciones financieras deberían promover la cultura de cumplimiento.

Los esfuerzos de cumplimiento deben ir más allá de solo satisfacer los requerimientos regulatorios”.

Según la encuesta, “los esfuerzos de cumplimiento deben ir más allá de solo satisfacer los requerimientos técnicos regulatorios,  deberían estar integrados en el negocio mismo y tanto la PLD como el cumplimiento de sanciones deberían ser alineados a los objetivos globales del negocio. A pesar de la constante inversión en esta área, los costos de cumplimiento para la PLD de las instituciones financieras seguirán incrementando hasta que todas las partes interesadas logren alinearse”.

Entre las recomendaciones del FinCEN para mejorar la cultura de PLD y cumplimiento están: Liderazgo comprometido, la información es compartida a lo largo de toda la organización, examen del programa de cumplimiento por un ente competente e independiente, que los directivos y el personal comprendan cómo sus informes son utilizados bajo la norma de confidencialidad bancaria.

En Panamá, la Unidad de Análisis Financiero (UAF) es el centro nacional de recopilación y análisis de información financiera relacionada con los delitos de blanqueo de capitales, financiamiento del terrorismo y financiamiento de la proliferación de armas de destrucción masiva, así como para la comunicación de los resultados de ese análisis a las autoridades de investigación y represión del país.

Panamá aprobó el 27 de abril de 2015 la Ley 23 con el objetivo de regular y robustecer los mecanismos de supervisión, control y cooperación internacional de la prevención del blanqueo de capitales.

La misma aplica para la banca, seguros, valores y sujetos no financieros (Empresas fiduciarias, factoring, casas de valores, corredores de seguros y cooperativas, entre otras empresas).

La Superintendencia de Bancos de Panamá entre los años 2015 y 2017 aplicó sanciones por violaciones a las normas del Régimen de Prevención de Blanqueo de Capitales a ocho bancos de los 88 que existen en la actualidad en el Centro Bancario Internacional, que  a noviembre de 2017 contaba con un total de activos de $118,931.9 millones

José Hilario Gómez
[email protected]
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com