Mujeres emprendedoras comparten los secretos del éxito

Mujeres emprendedoras comparten los secretos del éxito

Advierten que lo único que no se puede sacrificar en el camino es la familia

IMG_2742 web

Aun cuando el éxito es muy difícil de definir, debido a que significa algo distinto para cada uno de nosotros, regularmente todos sabemos cuándo estamos ante un emprendedor o emprendedora que lo ha alcanzado. No por sus logros materiales, pues en muchos casos estas personas han tenido previamente tanto o más éxito material como colaboradores de alguna empresa, sino porque les gusta tanto lo que hacen que dedican a ello largas jornadas de trabajo, muchas veces olvidan que deben cobrar por ello y muchas veces sacrifican otros aspectos de su vida en el proceso de consolidar sus emprendimientos.

No obstante, todo esto cobra una connotación especial cuando hablamos de mujeres emprendedoras, pues mucho de lo que se necesita para alcanzar el éxito empresarial no encaja en los patrones tradicionales en el que la sociedad patriarcal mantuvo al otrora sexo débil, patrones que comenzaron a romperse con la incorporación de la mujer al mercado labora en las décadas de 1960 y 1970, pero que se ha profundizado en el siglo XXI cuando la equidad de género ha pasado de un anhelo a una demanda insoslayable del 50% de la población del país.

Ante esta realidad Capital Financiero desarrolló en su foro Emprendedurismo e Innovación; La visón detrás del éxito un panel en el que mujeres de la talla de Morabia Guerrero, ex presidenta de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), Larú Linares, directora del programa Canal de Empresarias de la Ciudad del Saber y Yael Bern, Coach profesional en materia de emprendimiento compartieron con los asistentes su visión del éxito empresarial.

Guerrero destacó que a pesar de haber logrado el éxito profesional dentro una prestigiosa firma de abogados a la ingreso luego graduarse de la Universidad, llegó a un punto en el que se sentía insatisfecha con la forma en que se atendía a los clientes y se respondía a sus necesidades, por lo que luego de 15 años decidió fundar su propia empresa para atender a las personas que requieren sus servicios de una forma más personalizada y centrando la atención en satisfacer sus necesidades.

La dirigente empresarial admitió que este proceso no fue fácil y que muchas veces se cuestionó a sí misma sobre los peligros que implicaba emprender, sin embargo, destacó que ahora que ya su empresa se ha estabilizado y ha comenzado a crecer está convencida de que el verdadero éxito solo se alcanza cuando uno se dedica a hacer algo que le gusta y puede convertir eso en una fuente ingresos.

Un criterio que es compartido por Larú Linares, especialista en emprendimiento de la Ciudad del Saber, quien asegura sentirse realizada y plena cuando ejerce su labor de cocheo y asesoría con mujeres que han optado por emprender y necesitan desarrollar nuevas herramientas para alcanzar el éxito empresarial.

Explicó que al inicio de su carrera su principal preocupación era contar con el nivel académico necesario para poder interactuar con sus compañeros de labores muchos de los cuales contaban con maestrías y doctorados, sin embargo, con el paso del tiempo y luego de haber culminado un maestría se percató que la clave del éxito para ella era poder compartir sus conocimiento y ayudar a otras mujeres a hacerse dueñas no solo de su propio negocio, sino de sus propias vidas.

Sin embargo, advirtió que recientemente decidió dar u n paso más allá y poner en práctica por sí misma sus conocimientos, creando junto a una amiga una empresa dedicada a cumplir las fantasías románticas de aquellos hombres que no tienen la imaginación ni el tiempo para planificar este tipo de actividades.

Jael Bern, destacó que aun cuando trabajó desde la adolescencia como líder de un cuerpo de baile profesional para un canal de televisión, al egresar de la universidad su mayor sueño era llegar a ser la gerente de Mercadeo y Publicidad de una gran empresa y que así lo hizo, pero luego de ser despedida del empleo de sus sueños se vio forzada a laborar por cuenta propia para afrontar los retos de la vida cotidiana, pero siempre con la esperanza de volver a laborar en una empresa, otro sueño que se realizó pero solo de manera efímera, por lo que finalmente la llevó a prepararse para asesorar a los empresarios en diversos temas como coach profesional.

Bern señala que, a su juicio, el éxito no solo es hacer lo que a uno le gusta y cobrar por ello, sino también encontrar el equilibrio necesario para que ese éxito no afecte otras áreas de la vida, especialmente si es mujer, porque para este género existen otras facetas que no se pueden sacrificar en un 100% como la de ser madres o esposas.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia