Mujeres Latinoamericanas, listas para ser directoras: ¿Un Win-Win para los directores globales?

Mujeres Latinoamericanas, listas para ser directoras: ¿Un Win-Win para los directores globales?

Los mejores Boards globales entienden la importancia de reflejar la diversidad de sus organizaciones; la de sus colaboradores, consumidores, accionistas y sus comunidades más amplias. La diversidad da voz a las necesidades de los grupos de interés clave.

Mejora las posibilidades de evitar errores de pensamiento y sesgos (‘pensamiento en masa’ siendo un ejemplo). Y mejora el rendimiento.

En pocas palabras, la diversidad conduce a debates, decisiones y resultados robustos. La diversidad no solo es socialmente saludable y moralmente equitativa, también genera resultados comerciales. 

La diversidad de género, en particular, se asocia positivamente con un mayor rentabilidad, mejores calificaciones de RSE y ética.

Esto también significa que, al más alto nivel, la diversidad apoya la toma de decisiones sabias (éticas, responsables y sustentables). Y esto es cada vez más importante para que una organización gane legitimidad . 

Por lo tanto, existe un caso convincente para aumentar la representación de las mujeres en su Directorio. 

Y si su empresa tiene operaciones en América Latina, o comercializa servicios o bienes a esta vasta región, el caso de que esta representación femenina sea latinoamericana es aún más convincente. 

Confiamos en que, durante la próxima década, los directorios globales invitarán cada vez más a mujeres latinoamericanas a sentarse en sus mesas.

¿Su directorio global desea obtener lo mejor de una directora latinoamericana existente? ¿Están listos para aceptar un nuevo perfil en su Junta? ¿Latinoamérica tiene el talento listo y preparado? Veamos el caso del cambio.

Talento latinoamericano ¿una propuesta de valor única?

Latinoamérica ha sido la cuna de numerosos profesionales destacados. Desde científicos ganadores del Premio Nobel hasta escritores, músicos, artistas y políticos galardonados. 

¿Cómo se refleja el ADN único de la región en sus líderes corporativos? Aquí está nuestra evaluación, basada en los últimos 20 años de interacción intensiva con clientes y candidatos en nuestros mercados operativos.

Diversidad cultural: Cada uno de los países que integran América Latina ha estado marcado de alguna manera por la conquista, la colonización y la inmigración (esta última sigue muy activa en la actualidad).

Resiliencia y adaptabilidad: la capacidad de resistir y responder rápidamente a contextos cambiantes se relaciona en parte con la historia, a menudo turbulenta, de la región. Las devaluaciones, la inflación y la inestabilidad política son solo algunos fenómenos. Esta incertidumbre conduce a un fuerte sentido de pragmatismo y “hacer que las cosas se hagan”. También intensifica la voluntad de los profesionales latinoamericanos de participar en el desarrollo profesional continuo para satisfacer las demandas cambiantes.

Tenacidad: ¡No nos rendimos! Esta es una habilidad de supervivencia. Mezclado con una alta tolerancia a la frustración; resulta en la capacidad de recuperarse rápidamente del fracaso, aprender de él y perseverar.

Sinceridad y empatía: estas características se traducen en una buena comunicación y relaciones interpersonales. Son muy valoradas porque fomentan la formación de equipos y mejoran los niveles de desempeño (mayor satisfacción laboral, compromiso y motivación, son solo algunos indicadores).

Pasión: moderada por la autorregulación, esta cualidad trae un alto nivel de energía y compromiso a la mesa.

Creatividad e innovación: estas cualidades se nutren de una frecuente escasez de recursos (financiación, abastecimiento lejano de todo tipo de suministros y servicios, etc.), la diversidad y el contexto cambiante.

Fluidez en inglés: ha mejorado considerablemente en los últimos 10 años. Dado el creciente reconocimiento de su valor en los negocios, el estudio y uso del inglés se ha expandido. Ahora, la mayoría de los líderes corporativos de la región hablan el idioma con fluidez.

Interregionalidad / adaptabilidad cultural: los países latinoamericanos están geográficamente muy alejados de otras regiones (Méjico es la excepción dada su proximidad a América del Norte). Esto condujo a un crecimiento significativo en los puestos ejecutivos interregionales y una nueva dinámica. Los líderes que han operado en un número relevante de países latinoamericanos son altamente valorados, ya que cada país todavía tiene características únicas en su forma de hacer negocios.

Sin embargo, no podemos cerrar este capítulo sin mencionar la representación femenina, aún muy baja, en el nivel superior del liderazgo empresarial. La tasa promedio actual para la región de Latinoamérica en su conjunto aún se encuentra por debajo del 15%. 

Sin embargo, las mujeres representan algo más de la mitad de la población de la región. La subrepresentación es marcada. 

¿Qué podemos hacer para cambiar la baja representación femenina?

Nos hemos referido a las correlaciones entre la diversidad de género en las Juntas y la mejora del desempeño financiero, la ética y la responsabilidad social corporativa. Sin embargo, en base a nuestro trabajo de campo y experiencia en la captación de talento ejecutivo, proponemos que no se necesiten cuotas ni más justificaciones para promover la inclusión de las mujeres en los niveles más altos del mundo empresarial. 

Como se dijo al comienzo de este artículo: es saludable que las juntas reflejen la diversidad de su organización; la de sus empleados, consumidores, accionistas y comunidades más amplias. 

Esto por sí solo debería ser una razón suficiente para restablecer el equilibrio. Además, todas las mujeres latinoamericanas inspiradas y dedicadas a una carrera en el liderazgo empresarial, deben estar preparadas y listas para ocupar un puesto en una junta directiva global o regional.

¿Qué es lo que sigue? ¿Hay mujeres preparadas en Latinoamérica? ¿Qué aportarían a un Directorio global?

El movimiento para promover a más mujeres a puestos de liderazgo ahora está bien establecido. En algunos casos, el objetivo principal sigue siendo cumplir con las cuotas y otras demandas de cumplimiento. En otros, tiene sus raíces en una ferviente creencia en los beneficios potenciales del cambio. En cualquier caso, y como hemos visto, los resultados obtenidos son difíciles de ignorar. 

Celebramos el hecho de que entre las mujeres ejecutivas latinoamericanas de hoy, y con la excepción de algunos países más desafiantes, existe una tendencia a dedicar más tiempo a su formación y carrera. 

En Amrop, estamos seguros de que cualquier empresa que decida incorporar a una ejecutiva latinoamericana a su equipo de liderazgo global, no se arrepentirá. 

Siga este camino y obtendrá no solo sólido conocimiento técnico, sino también una profesional con una amplia experiencia en contextos inestables. Esto le permitirá que su nuevo miembro de la Junta proponga soluciones listas para usar, que aporten creatividad y una visión fresca a su equipo ejecutivo.

También es muy probable que sea experta en manejar la frustración y sea capaz de transmitir una sensación de calma a los demás.

Es improbable que se sienta arrinconada ante la adversidad; por el contrario, será capaz de detenerse, pensar y ejecutar un plan de acción. Fomentará la comunicación y, con ella, el intercambio de ideas que enriquecerán a tu equipo. 

Si eres una mujer latinoamericana, te invitamos cordialmente a tener confianza en tu valor como profesional y a diseñar un camino para un mayor desarrollo, inspirado en tus pares “Board-Ready”. 

En Amrop creemos en la importancia de conocer el talento, saber evaluarlo, potenciarlo y promover oportunidades para una nueva generación: los líderes para el futuro. Nos gustaría alentar a las mujeres latinoamericanas que están listas para unirse a este grupo de talento. Y para aquellas atletas que acaban de comenzar, inspiración para que formar parte de un Directorio global sea una meta alcanzable.

Autores

Clarissa Vittone
Verónica Vaquer
Socias
Amrop Executive Search

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias