Multinacionales reinvierten en el país más del 70% de sus ganancias

Multinacionales reinvierten en el país más del 70% de sus ganancias
La clave está en comunicar los planes de reactivación y aportar innovación a los negocios| Violeta Villar Liste

José Antonio Gil Yepes, director de Datanálisis, empresa especializada en estudios de mercado y opinión pública, con oficinas en Venezuela, República Dominicana y Panamá, y  asociada con Stratego, participó recientemente en el foro Oportunidades de negocios en Panamá, organizado por el Venezuelan Business Club Panamá (VBC).

Gil Yepes considera que “Panamá ha superado a todos los países latinoamericanos en los últimos 25 años”, y destaca como prueba de la fortaleza de la economía panameña, que las compañías multinacionales reinvierten más del 70% de sus ganancias en el país.

-¿Cuáles son los elementos que han favorecido el crecimiento económico de Panamá?
-La dolarización de la economía, el desarrollo de la construcción y la banca, son características originarias de Panamá que han permitido el mayor crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB) per cápita y el liderazgo entre los países de la región.

En general, por sectores, la construcción, el comercio al detal y al por mayor, el transporte y las comunicaciones han acompañado esta expansión del país en los últimos años.

“Una característica fundamental sobre la inversión en Panamá es que las multinacionales establecidas en su territorio reinvierten, desde el 2013, más del 70% de sus ganancias. Estos números no los logra nadie”.
-¿Qué motiva a las empresas transnacionales a reinvertir gran parte de sus beneficios en el país?
-La mayor parte de las ganancias se quedan en Panamá porque existe seguridad jurídica, el Impuesto de Transferencia de Bienes Muebles y Servicios (Itbms) es bajo, existen facilidades financieras e incluso la libre repatriación de beneficios estimula a dejar un margen importante de las utilidades en el país.

-¿Qué elementos impulsan la confianza del inversionista en Panamá?
-El Índice de Libertad Económica (a mayor puntaje más atractivo), es otro elemento a favor, con un promedio de 67, Panamá solo es superado por Chile (75.2) y Colombia (68.9), de acuerdo con los indicadores de la Fundación Heritage. Al analizar parte de los principales indicadores que permiten atribuir este Índice a Panamá, observamos que el país sale bien ponderado: Libertad Fiscal (85.0), Libertad empresarial (74.4), Libertad Comercial (77.8) y Libertad de Inversión (75.0).

Con respecto al Índice de Percepción de la Corrupción, donde 0 es muy corrupto y 100 muy transparente, sí hay una percepción a considerar y analizar por Panamá (37). Costa Rica queda mejor valorado con 59%.

“Al evaluar los aspectos relativos a la apertura de negocios pequeños y medianos, el informe Doing Business 2018 (facilidad para hacer negocios) del Banco Mundial (BM) califica de competitiva la apertura de una empresa en el país, así como la obtención de crédito y las ventajas del comercio transfronterizo”.

-¿Cuáles son las perspectivas inflacionarias para el cierre de 2018?
-Al evaluar las perspectivas de proyección de inflación para las principales economías de Latinoamérica y el Caribe, con datos propios de Datanálisis, Panamá goza de una buena posición con una estimación de 2.16% para 2018, solo superado por El Salvador con 2.05%. La media en la región es de 3.6%, obviando los anuncios económicos de Venezuela que cambiaron las previsiones en esta materia.

-¿Cuáles son los efectos de la ampliación del Canal y el desafío que significa la competencia de los puertos vecinos?
-Panamá ha demostrado tener una administración adecuada, transparente y exitosa del Canal. De hecho, luego de la ampliación, sus ingresos aumentaron 15.3%, con ahorro de 13 a 15 días de viajes, y esta realidad obligó a los demás puertos de la región a invertir y mejorar sus infraestructuras.

-¿Qué no puede decir sobre las perspectivas de la nueva relación de Panamá con China?
-Panamá se consolida como la ruta de preferencia de China. Sin embargo, el éxito de la relación dependerá de las condiciones que Panamá le ponga a China y, en esta medida, lograr un plan conjunto de beneficios.

“En lugar de enclaves se deben propiciar cadenas de producción complejas, rentables y conectadas con el resto de las actividades económicas, por ejemplo, un dique seco que estimule la construcción, reparación y mantenimiento de los barcos”.

-¿Cómo valora el relanzamiento de la Zona Libre de Colón?
-Es el principal puerto y zona franca de América. Genera más de 25,000 empleos y está haciendo esfuerzos por recuperarse.

“En este contexto, debe aprovecharse su experiencia, además del éxito del Hub de las Américas y de la aerolínea Copa, para estimular la zona franca aérea alrededor del Aeropuerto Internacional de Tocumen para que aproveche el comercio de productos de alto valor y bajo peso como las medicinas, lentes, ropa de marca y computadoras, lo que abriría una gran oportunidad de nuevos negocios”.

-¿Por qué con estas cifras y avances positivos la población panameña percibe que la economía está lenta?
-Porque el crecimiento de la economía panameña se sustenta en actividades de enclave como el Canal, los puertos, las zonas francas y el aeropuerto Internacional de Tocumen y no percolan de manera prolífica hacia la mayoría de la población. Es preciso acelerar áreas más complejas que sí están integradas al resto de la economía como la construcción, los servicios, el turismo y el agro.

Sugiero trazar estrategias de reactivación de estos sectores que crecen menos en lugar de quedar estancados en el discurso del reclamo o en repetir que la economía está lenta.

“En el caso de la construcción, gran dinamizador de la economía, un elemento a considerar es la cadena de los insumos y cómo se reactiva. Con respecto al turismo, si la orientación es vender playas, ofrecer el destino con actividades complementarias como golf, aeróbicos o juegos, pero no solo la acción de bañarse en el mar. Es importante promover viajes al interior orientados a las prácticas ecológicas.

“La banca debe acelerar el financiamiento al capital de trabajo con leasing (permite arrendar bienes con la opción de comprarlos de modo posterior), factoring (ventas de sus facturas) o tarjetas de crédito corporativas para la pequeña y mediana industria, porque los créditos a mediano y largo están muy bien. De hecho, en Panamá el crédito es de fácil acceso para las empresas, incluso más que en Estados Unidos (EE.UU.) y China, y es líder entre los países latinoamericanos en accesibilidad a servicios financieros”.

-¿Cómo minimizar el impacto de esta percepción negativa en un consumidor que también deja de comprar?
-La clave está en recuperar la confianza del panameño, superar la matriz de opinión, comunicar los planes de reactivación y aportar innovación a los negocios y sus procedimientos.

-¿Qué significaría una estrategia creativa de este tipo?
-En el caso de los negocios, ir hacia una cultura horizontal con ejercicios periódicos de planificación en las organizaciones. Estar cerca de los colaboradores y escucharlos es importante porque conocen muchos detalles internos del mercado que pueden inspirar la innovación.

Uno de los mayores bloqueadores de la creatividad es la relación autoritaria entre el jefe y el trabajador. Además, la alta gerencia debe revisar el posicionamiento de la empresa para minimizar la competencia.

“Del lado gubernamental, dar mejores respuestas para atender la pobreza, enseñar oficios que permitan generar una inserción favorable en el mercado laboral, promover sistemas mixtos de salud (público y privado) e incentivar la descentralización”.

-¿Puede ser efectiva La Estrategia del Océano Azul de W. Chan Kim y Reneé Mauborgne a la cual usted se refiere como mecanismo para ser competitivos?
-Ante el océano rojo de las industrias actuales, enfocadas en competir con los mismos modelos de negocios, se debe pasar a La Estrategia del Océano Azul de las empresas exitosas que logran diferenciarse al entender a los clientes, aportar soluciones innovadoras, generar una nueva curva de valor y minimizar la competencia sin por ello basar su estrategia, de manera exclusiva, en precio.

“Un ejemplo exitoso de esta visión es Copa. Sus pasajes no son baratos (no compite en precio), pero el pasajero sabe que jamás se le perderá la maleta y llegará puntual a su destino, atributos que el cliente estima”.

-¿Cómo trasladar esta visión diferenciadora a la cadena productiva nacional?
-Primero, evitar repetir que la economía no crece, dar nuevo impulso a las cadenas más productivas con capacidad de permear hacia los distintos sectores de la población y posicionarse en los mercados internacionales con productos con calidad de exportación.

Violeta Villar Liste
violetavillarliste@gmail.com
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL