Ni la Opep puede detener la caída del crudo

Ni la Opep puede detener la caída del crudo

Campo petroleo

Una producción sorprendentemente robusta de petróleo en Estados Unidos (EE.UU.) y Medio Oriente durante el último año ha llevado los precios del crudo a sus niveles más bajos en más de una década. Sin embargo, para los inversionistas que tratan de determinar si el mercado se acerca a un fondo, la mayor fuente de incertidumbre son los niveles de producción de otros países.

La producción de petróleo de Rusia, Brasil y Noruega en 2015 superó las proyecciones de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) y la Administración de Información de Energía de EE.UU. (EIA, por sus siglas en inglés), cuyas previsiones son seguidas de cerca por el mercado. Mientras tanto, las inversiones en yacimientos petrolíferos realizadas hace años, cuando los precios eran mucho más altos, se disponen a entrar en funcionamiento a pesar de que proyectos de perforación y exploración que empezarían a producir en las próximas décadas han sido postergados o cancelados.

La mayor atención de los inversionistas en el suministro procedente de fuera de EE.UU. y de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) resalta la incertidumbre en torno a la magnitud del exceso de oferta global que ha borrado más de 60% del valor del crudo en los últimos 18 meses.

Por una parte, advierten los analistas, los bajos precios pueden agotar los yacimientos con mayor celeridad, puesto que las empresas dedican menos recursos a su mantención y tratan de mejorar la eficiencia de los campos más antiguos. Por otra parte, la capacidad de los productores para mejorar la eficacia de sus operaciones de perforación y reducir costos ha sorprendido a los inversionistas. 

Tomando en cuenta la fortaleza de la producción de crudo a nivel mundial en 2015, numerosos inversionistas dicen que no hay claridad sobre cuándo empezará a decaer la sobreoferta. La Opep no ha intervenido como en otras ocasiones para reducir la producción y, de esta manera, estabilizar los precios. La producción de EE.UU, a su vez, no ha disminuido mucho.

Estamos en territorio inexplorado, señala Judith Dwarkin, economista jefe de RS Energy Group. Es un mercado petrolero que desde que comenzaron las transacciones comerciales ha sido dominado por monopolios, oligopolios o un cartel.

De no mediar recortes coordinados del suministro, dicen los economistas, a cada productor le conviene extraer la mayor cantidad de crudo posible durante un período de precios bajos para maximizar sus ingresos. No le corresponde a Arabia Saudita, ni a ciertos miembros de la Opep, subsidiar a los productores de costos más altos al ceder participación de mercado, señaló en marzo el ministro saudita de Petróleo, Ali al-Naimi.

Nicole Friedman
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia