Nicaragua: Canal geopolítico

Nicaragua: Canal geopolítico

nicaragua

Cuando hace más de un año, el gobierno de Nicaragua anunció su intención de ejecutar la construcción de un Canal interoceánico, con el apoyo de una compañía privada originaria de la República Popular China, las autoridades panameñas, particularmente de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), lo tomaron como una broma, pues consideraron que por su alto costo de construcción, que suma entre los $40.000 millones y $50.000 millones, era poco viable desde el punto de vista económico.

El gobierno de Nicaragua en fechas recientes, en una ceremonia de Estado, dio formal inicio de las obras de construcción y la compañía china reiteró que el costo de la misma será de cerca de $50.000 millones.

Frente a este hecho el administrador de la ACP, Jorge Luis Quijano, anunció la elaboración de planes para la construcción de un cuarto juego de esclusas, y aseguró que ésta es una alternativa más barata que un Canal por Nicaragua.

Las palabras de Quijano reflejan que la actual administración de la ACP no comprende las dimensiones geopolíticas de este hecho, pues no tenemos la menor duda que la compañía china que construirá el Canal por Nicaragua cuenta con el irrestricto apoyo del gobierno chino.

La República Popular China, es la segunda potencia económica del planeta y en función de sus intereses económicos, le es muy conveniente contar con una ruta que le ofrezca seguridad a sus movimientos de comercio exterior con las costas del Este de América.

En segundo término el diseño del Canal nicaragüense parece ser de mayor calado que el tercer juego de exclusas ejecutado por la ACP, y esto se deriva de las declaraciones de  Quijano, sobre la posibilidad de que la ACP construya un cuarto juego de esclusas. ¿Si el tercer juego de esclusas es tan competitivo, para qué se necesita un cuarto para hacerle frente a un Canal por Nicaragua?

Lo más paradójico de todo esto, es que la República de Panamá, se ha negado a establecer relaciones diplomáticas con la República Popular China, y en su lugar continua sus lazos diplomáticos con Taiwán, que es considerada por China, como una provincia rebelde. Esta ha sido una de las grandes torpezas de la actual diplomacia de Panamá y que significará un alto costo económico para este país una vez se termine la construcción del Canal por Nicaragua y su posterior inicio de operaciones.

Hay que tomar en cuenta que la República Popular China es la segunda usuaria del Canal de Panamá, es el principal proveedor de la Zona Libre de Colón y participa de nuestra economía de servicios internacionales.

Con el próximo inicio de operaciones del Canal por Nicaragua,  contará con facilidades para todo tipo de actividades logísticas, turísticas y de zonas francas, etc., lo que permite prever, que una parte de las empresas chinas establecidas en Panamá se mudarán a Nicaragua.

Para China, el Canal por Nicaragua es de naturaleza geopolítica y para las cúpulas económicas dominantes de Nicaragua, el Canal ha sido una de sus aspiraciones históricas. Las cúpulas económicas de Nicaragua nunca dejaron de insistir en su aspiración de construir un Canal y lo plantearon en varias ocasiones en las últimas décadas.

No debemos olvidar, que la construcción del Canal por Panamá se debió a las intrigas y cabildeos políticos que Phillippe Bunau Varilla realizó a principios del siglo XX en el Congreso estadounidense, tarea que contó con la valiosa ayuda de William Cromwell, abogado del ferrocarril transístmico y amigo del presidente Teodoro Roosevelt, pues la mayoría de los congresistas se inclinaban por la ruta de Nicaragua.    

Miguel Ramos
Economista

Más informaciones

Comente la noticia