No hay niños sin talento, solo profesores sin fe

No hay niños sin talento, solo profesores sin fe

Diana Lucía Salas Víquez

Corresponsal

en Costa Rica

 

Cuando Alexandr Sklioutovski escuchó por primera vez de Costa Rica no supo dónde estaba. La buscó en un mapa pero solo encontró un número. Un nombre muy extenso para un territorio tan pequeño.

De ese capítulo pasaron ya 17 años, pero él recuerda perfectamente cuando llegó a San José y se preguntaba dónde está la ciudad, dónde el metro y dónde los edificios.

A la capital viajó desde Rusia, pues su hija se enamoró de un costarricense. Ella se fue a vivir a otro país y el amor se pasó de acera: l se quedó en Costa Rica, y Costa Rica, con su talento.

Sklioutovski es un cazador de dones pianísticos. Una amplia lista de currículos de lujo lo confirma.

En las aulas, sus manos viajan entre el blanco y negro de su piano de cola. Una dosis completa de pasión hecha notas.

 

-¿Cómo se involucra con una academia de piano en Costa Rica?

-Empecé a dar clases de piano en la Universidad Nacional (UNA) y descubrimos que para subir el nivel necesitábamos una academia. Así nació el Instituto Superior de Artes (ISA), en 1996. Yo no trabajo solo. Es todo un equipo.

La academia empezó con 16 alumnos y en este momento tenemos unos 300 al mes. Aquí se toca piano desde las 6:30 a.m. y en ocasiones hasta las 10 p.m..

 

-¿Cómo inició su relación con el piano?

-Mi papá era profesor de piano, entonces siempre estuvo cerca de mí. Un día me sentaron en el piano ¡y ya! No me preguntaron, solo me pusieron. ¡Pero ellos sabían lo que hacían!

 

-¿Cuál considera que es la edad ideal para empezar a tocar?

-Recomiendo que los niños empiecen entre los 7 y 8 años, pero lo que interesa aquí es que la persona quiera. En la Academia también recibimos personas adultas que deciden aprender y avanzan muchísimo.

-¿Cuál es la logística que mantiene el Instituto con la UNA?

-Es un convenio. Los alumnos practican en el Instituto. También ofrecemos prácticas supervisadas y referimos los alumnos a los diferentes programas de la UNA.

 

-¿Requisitos para ingresar?

El principal requisito es tener un gran deseo de aprender. El oído se desarrolla, la memoria y el ritmo también. Lo que importa es el amor hacia el aprendizaje del instrumento.

 

-¿Es importante el tamaño de la mano?

-Es mejor si la mano es grande, pero eso no es impedimento. El repertorio pianístico es enorme, para todas las manos.

 

-¿Cuál piano recomienda para empezar?

-Un alumno puede empezar con una clavinova (tienen un precio aproximado de $400). Un piano de segunda mano puede costar unos $1.500. Y un piano de cola y de marca, puede llegar a costar unos $12.000. Lo importante es que el alumno cuenta con uno cerca para poder practicar.

 

-¿Cuántas horas le debe dedicar un alumno?

-Un buen pianista debe tocar toda la vida. Debe estar solo con esto. Cuando yo empecé, tocaba todo el día.

 

-¿Qué significa el piano para usted?

-Todo en mi vida es el piano. Es mi religión, como un templo.

 

-¿Sus hijos tocan piano?

-¡Zapatero sin zapatos! Mis hijos no tocan piano. Se dedicaron a otras profesiones.

 

 

Más informaciones

Comente la noticia