No se puede afectar la conectividad y la competitividad turística del país

No se puede afectar la conectividad  y la competitividad turística del país

El anteproyecto de ley 150 “que crea la ley de incentivos a líneas aéreas en Panamá”, presentada por el Honorable Diputado  Raúl Pineda; así como la iniciativa legislativa presentada por el Honorable Diputado  Roberto Ayala que propone la creación de un impuesto a la visa de turistas son una muestra del peligro que corre la economía nacional cuando los miembros de la Asamblea Nacional de Diputados se empeñan en legislar sobre temas que desconocen. Y peor aún, sin tomar en cuenta que sus propuestas pueden descarrilar los esfuerzos del Ejecutivo por reactivar la economía nacional. 

Los diputados deben recordar que el turismo es uno de los sectores con mayor potencial para reactivar la economía, dado su efecto multiplicador en otras áreas productivas del país y por su capacidad de generar miles de empleos. Pero, que tras cinco años sin promoción turística internacional, las empresas del sector se encuentran seriamente afectadas por el virtual estancamiento en el número de turistas que visitan el país y los bajos niveles de ocupación hotelera, lo cual ha generado la pérdida de más de 20,000 empleos. 

Una situación que se vería agravada si, contrario a lo que dicta el sentido común, la Asamblea Nacional aprueba el anteproyecto de ley 150 que propone la creación de peajes a los pasajeros en tránsito por el uso de las instalaciones aeroportuarias; toda vez, que este tipo de impuesto ahuyentaría a quienes utilizan el hub desarrollado por Copa Airlines en el Aeropuerto Internacional de Tocumen.

La propuesta del Honrable Diputado Pineda es contradictoria, ya que para presuntamente incentivar la llegada de nuevas líneas aéreas al llamado Hub de Las Américas y elevar el número de pasajeros en tránsito a 15 millones, propone imponerles a esos mismos pasajeros un peaje de $5.00, lo que generaría un ingreso de $75 millones, de los cuales sólo $30 millones se destinarían a las aerolíneas, quedando un excedente de $45 millones, cuyo uso no se define claramente.

Pineda, en su profundo desconocimiento de las leyes de la economía, da por hecho que los pasajeros en tránsito están en la obligación de utilizar el Aeropuerto Internacional de Tocumen y, por tanto, que no tienen otra alternativa que pagar el peaje de $5.00 propuesto por su persona.

Sin embargo, la realidad es otra, ya que el Hub de las Américas no es el único centro de conexiones que existe en la región. De hecho, el Hub de las Américas enfrenta una creciente competencia por parte de los aeropuertos El Dorado en Bogotá, Colombia, y Jorge Chávez de Lima, Perú. Esto sin mencionar al Aeropuerto de Miami, Estados Unidos, que paradójicamente, hasta hace algunos años, fue considerado el hub aéreo de Latinoamérica. 

Además, es evidente que el anteproyecto presentado por dicho diputado ignora el éxito alcanzado hasta ahora por el centro de conexiones aéreas establecido en el principal aeropuerto del país, producto de la política de cielos abiertos que tiene Panamá y del esfuerzo realizado por el sector privado panameño, en especial de la aerolínea de bandera Copa Airlines, si se toma en cuenta que somos el país con la mejor conectividad aérea de Latinoamérica, con 90 destinos internacionales, pese a contar con una población de apenas 4 millones de habitantes.

La Asamblea Nacional de Diputados debe atender a las advertencias de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap), que en un comunicado al País señaló que de aprobarse el anteproyecto de ley 150 que impulsa el Honorable Diputado  Pineda los otros centros de conexiones aéreos restarán tráfico a Panamá, lo que se traducirá en disminución de vuelos  y, por consiguiente, la reducción de empleos vitales en el sector turismo.

“Panamá tiene un centro de conexiones exitoso en la región; sin embargo, no es el único. Competimos con Miami, México, San Salvador, Bogotá y Lima, por mencionar algunos que no cobran ningún tipo de impuesto por el tránsito a través de sus aeropuertos. Estos, tan pronto conozcan de este posible peaje, estarán listos para celebrarlo y atraer a esos pasajeros que optaban por el nuestro”, destacó Jorge Juan de la Guardia, presidente de ese gremio empresarial.

En cuanto al proyecto que propone la creación de un impuesto a la visa de turistas, presentado por el Honorable Diputado  Ayala, hay que decir que encarecer el costo de visitar a nuestro país, representa un incentivo para que los turistas simplemente tomen la decisión de dirigirse a otros destinos como, por ejemplo, Cuba, Costa Rica, República Dominicana o Colombia, que no les imponen visas a sus turistas.

Además, hay que tener en cuenta que ambas propuestas legislativas tendrán un impacto negativo en el esfuerzo mancomunado que adelantan la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), el Fondo de Promoción Turística de Panamá (Promtur) y el sector privado para  desarrollar diferentes acciones que buscan promover el país entre los pasajeros en tránsito, entre los cuales está el proyecto “Sense of Place”, con el cual se busca atraer a los más de 15 millones de pasajeros que transitan en este recinto aéreo anualmente, a vivir la experiencia de Panamá en el área de conexión y el “Panamá Stopover”, que le permitirá a esos pajeros en conexión aprovechar su viaje a otros destinos para visitar Panamá por espacio de 1 a 7 días, sin que esto implique un incremento en el costo de su boleto aéreo.

En resumen: El turismo es una industria que se maneja a través de producto y mercadeo, por lo que estas propuestas legislativas impactarán negativamente en las iniciativas que se ejecutan para impulsar a la industria turística nacional, reduciendo la competitividad del país, lo que sería nefasto para el turismo nacional y, en su defecto, para la creación de empleos y la reactivación económica.

Editorial
Edición 953
del 9 al 15 de septiembre de 2019
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias