¿Noriega?

¿Noriega?

Hitler Cigarruista

hcigarruista@capital.com.pa

Editor

Si algo ha caracterizado al alctual Gobierno es que ha llevado al país de sobresalto en sobresalto y que cada vez que surgen acusaciones graves de supuestos actos de corrupción en la administración pública sus estrategas optan por desatar alguna polémica para distraer la atención de la Opinión Pública.

El más reciente ejemplo de esta política de comunicaciones es el caso del ex dictador Manuel Antonio Noriega. Sí, en medio de acusaciones sobre el supuestamente ilegal cobro de una comisión por la compra de radares a una empresa italiana que tenía como sustento un acuerdo de Estado a Estado, el Ministerio de Relaciones Exteriores lanza toda una campaña diplomática para traer extraditado al país al ex general de las desaparecidas  Fuerzas de Defensa.

Sin embargo, el país al que llegará Noriega este fin de semana, o cuando llegue, no es el mismo que el abandó cuando el 3 de enero de 1990 se entregó a las fuerzas militares estadounidenses comandadas por Marc Cisneros.

El Canal revirtió el 31 de diciembre de 1999 y este año aportó más de $1.000 millones a las arcas estatales, la economía panameña creció al 7,6% en 2010 y al segundo trimetre de este año al 11,4%, mientras que el desempleo total se ubica en 4,5% y el desempleo abierto en 2,9%.

Además, el país tiene los puertos más eficientes de América Latina que este año se espera que muevan más de 6 millones de TEUs, ha logrado atraer a más de 100 empresas multinacionales y este año unas 150 empresas se han establecido en la Zona Libre de Colón y más de 5 millones de personas circulan anualmente por el Hub de las Américas establecido por Copa Airlines en el aeropuerto Internacional de Tocumen.

Es sin duda un país en pleno crecimiento y con los problemas que esto conlleva, una inflación interanual que en octubre de este año se ubicó en 6,1%, una canasta básica que ya ronda los $300 mensuales y serias dificultades para que el sector empresarial pueda encontrar la mano de obra calificada que requiere para mantener e incrementar su productividad y eficiencia.

Yo creo que estas son las cosas que nos deben preocupar a los panameños y no el regreso de Noriega. Nos debe preocupar cualquier denuncia de corrupción o uso indebido de los fondos públicos, porque atenta contra la posibilidades de crecimiento económico y social del país y le resta calidad de vida a los más humildes.

Si nos distraemos con temas como el de Noriega, dejaremos de ver y de defender el país que hemos construido en su ausencia, y entonces sí que aquí volverá a arder Troya.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL