Nueva alerta: Hambruna

Nueva alerta: Hambruna

 

 

 

 

 

 

Migdalia Casorla

mcasorla@capital.com.pa

Capital

 

El triste anuncio de la hambruna que se vive en Somalia, y que ha ocasionado la muerte de miles de personas en los últimos meses, es una nueva alerta  de emergencia que debe generar conciencia en que hay que garantizar el futuro de las poblaciones.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), había solicitado $120 millones para responder a la sequía en el Cuerno de África (incluyendo $70 millones para Somalia y $50 millones para Etiopía, Kenya, Djibouti y Uganda), con ayuda agrícola de emergencia y evitar una catástrofe humanitaria inminente. Y es que la crisis alimentaria en esa región afecta a más de 12 millones de personas.

Lo que ocurre en ese continente y en muchos países del mundo, debiera convertirse en una verdadera sacudida para los líderes, políticos, organizaciones y demás, para orientar acciones concretas y reales en detener el alza de los precios de los alimentos, en la conservación de los recursos naturales, en la adopción de prácticas sostenibles, en promover el desarrollo rural y fortalecer al sector agrícola.

Ya el director general de la FAO, Jacques Diouf, había advertido que los efectos combinados de sequía, inflación y conflictos han creado una situación catastrófica que requiere con urgencia la ayuda internacional masiva. Si queremos evitar futuras hambrunas y crisis de inseguridad alimentaria en la región.

Las autoridades internacionales coinciden en que esta crisis pone de relieve la necesidad de poner en marcha de forma urgente un plan de acción sobre la volatilidad de los precios alimentarios y la agricultura. Y hace necesaria la coordinación internacional de políticas de producción y productividad agrícolas y de las reservas de alimentos destinadas a las emergencias humanitarias.

En lo que respecta a Latinoamérica, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) destaca que la inseguridad alimentaria y el hambre están estrechamente asociadas a la pobreza extrema y a grupos que residen en determinadas zonas o regiones en cada país.

Esta población en pobreza extrema se enfrenta a la falta de acceso a alimentos, una de las situaciones más críticas y  urgentes de erradicar.

Más informaciones

Comente la noticia