Nueva ola de compra y venta de empresas

Nueva ola de compra y venta de empresas

Empresas familiares carecen de planes de sucesión generacional

Felix B. Maduro

El número de empresas familiares centenarias de Panamá que no han llegado a ser parte de nuevos grupos empresariales, cada vez es menor. ¿A qué se debe esta tendencia? Una posible respuesta es que no han contado con un plan estratégico de sucesión.

Entre los que estudian a estas compañías se encuentra Rodrigo Murillo, gerente de Consultoría de Baker Tilly Panamá, quien reconoce en el artículo ¿Están las empresas familiares panameñas para afrontar la esperada ola de sucesiones para los próximos años?, que las mismas no tienen planes de sucesión o de transición de sus negocios.

Murillo sustenta sus comentarios en un estudio mundial realizado por Baker Tilly Internacional y que según la encuesta en Panamá, un 95% de las empresas familiares panameñas no cuentan con planes de sucesión y/o transición de sus negocios a la siguiente generación y/o a terceros. La investigación abordo a 60 empresas familiares del país.

Los resultados de la encuesta aplicada en agosto de 2014 indica que si bien no es de extrañar que los latinoamericanos nos caracterizamos por dejar todo para el final más por procrastinar, es decir, retardar conscientemente la toma de decisiones hasta el último momento a fin de obtener la mayor cantidad de información; el impacto real agregado de la falta de planificación de las sucesiones de las empresas panameñas, al igual que en economías desarrolladas, no puede ser tomada a la ligera dadas las potenciales repercusiones negativas que pudiese tener en la economía del país, como efecto indirecto de distintas causas que aunque no concatenadas, están interrelacionadas.

Murillo consideró que es parte de sus responsabilidades exhortar a todos los empresarios familiares panameños a tomar muy en serio el tema de los procesos de sucesión, no sólo para que de manera armónica y guiada busquen la preservación del valor de la empresa y el patrimonio familiar, sino también para salvaguardar en el mediano y largo plazo a la ya bendecida economía panameña, evitando la mencionada destrucción de valor.

El consultor hace referencia que sólo en Estados Unidos se estima que 7,7 millones de dueños de empresas requerirán de estrategias de sucesión a medida que la generación de baby boomers se acerca a la edad de jubilación. El valor de estas empresas ha sido estimado en $10 trillones.

A su vez, un reporte del Canadian Imperial Bank of Commerce (2012), señala que 550.000 empresas canadienses, con un valor de $3,5 trillones, entrarán en procesos de sucesión en los próximos 10 a 20 años.

La plaza panameña

Entre las empresas familiares panameñas que han sido adquiridas por grupos regionales están: Cervecería Nacional, Cervecerías Barú-Panamá, Estrella Azul, Productos Alimenticios Pascual, Sociedad de Alimentos de Primera, S.A., Bonlac y Café Durán.

Otra de las empresas familiares centenarias que acaba de pasar de dueño es Felix B.Maduro. Adquirida en 1928 por Felix B. Maduro, hijo de Esther y Samuel Maduro. A través de un comunicado fechado 25 de febrero de 2015, se anunció la venta de la compañía a Grupo Wisa, S.A.

El monto de la transacción no fue revelada, más la calificaron como una de las más importantes en el segmento de ventas al detal de la región.

Grupo Wisa es una empresa panameña con más de 50 años de operaciones y con presencia en Latinoamérica, mientras que Felix B. Maduro tiene más de 138 años de existencia ofreciendo marcas de prestigio en los segmentos: Moda, cosméticos, fragancias y juguetes.

Grupo Wisa, dueño ahora 100% de Felix B. Maduro, señaló que continuará con sus planes de crecimiento y expansión basados en una estrategia diseñada para garantizar una experiencia única en el mejor lugar de compras de Panamá.

También la Compañía Nacional de Seguros (Conase), creada en 1957 por Gabriel de la Guardia, Lionel Moses y A. B. Remmington, fusionada en el año 2000 con  Primer Banco del Istmo S. A., (Banistmo), entidad financiera que luego fue adquirida por el Grupo bancario HSBC en 2006 y cambió su nombre a HSBC Seguros de Panamá.

Posteriormente, Bancolombia adquirió la operación del Banco HSBC Panamá y vuelve a retomar la marca Banistmo y a finales de febrero del presente año, se anunció el acuerdo de compra-venta, con la aseguradora colombiana Suramericana que compra Seguros Banistmo.

Una vez, aprobada la transacción por los entes reguladores respectivos, Seguros Sura incrementará su participación de mercado a 8,6% y lo ubicará como el cuarto competidor en el mercado panameño.

El presidente de Suramericana, Gonzalo Pérez, expresó que la compra es un paso relevante en el crecimiento y consolidación de la aseguradora en la región. Panamá es un mercado de interés para nuestra organización y como inversionistas de largo plazo queremos seguir creciendo de la mano de los panameños, afirmó.

Grupos empresariales y colombianos han adquirido la mayoría de las empresas panameñas vendidas en la última década. Además, la nueva ola de compra y venta de empresas no solo se registra en empresas centenarias, también se da en sectores de servicios, banca y universidades.

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia