Nuevamente la UE y su lista de “paraísos fiscales”

Nuevamente la UE y su lista de “paraísos fiscales”
Ya en ocasiones anteriores hemos mencionado como tras la inclusión de la lista gris del Grupo de Acción Financiera (Gafi) y tras la publicación de los mal llamados “Panama Papers”, el país adoptó todo un paquete de leyes destinadas a regular las Sociedades Anónimas, eliminando las acciones al portador y haciendo obligatorio el registro de sus beneficiarios finales.| Cortesía

La insistencia de la Unión Europea (UE) en pretender incluir a Panamá en una lista de “paraísos fiscales” pone de manifiesto la intención de lesionar la imagen de nuestro país, ignorando de paso todos los esfuerzos desarrollados por el Estado panameño para adecuar sus normas a las exigencias internacionales de una mayor transparencia en la lucha contra el lavado de dinero, la evasión fiscal y el financiamiento al terrorismo.

Ya en ocasiones anteriores hemos mencionado como tras la inclusión de la lista gris del Grupo de Acción Financiera (Gafi) y tras la publicación de los mal llamados “Panama Papers”, el país adoptó todo un paquete de leyes destinadas a regular las Sociedades Anónimas, eliminando las acciones al portador y haciendo obligatorio el registro de sus beneficiarios finales.

También se adoptaron nuevas normas para transparentar las operaciones financieras y evitar que nuestro sistema bancario sea utilizado para ocultar dineros procedentes tanto de actividades criminales como de la evasión fiscal en otras jurisdicciones, estableciendo mecanismos de intercambio de información vía autoridades judiciales.

Y por si todo esto fuera poco, se establecieron normas que obligan a un gran número de sectores económicos que antes no estaban obligados a presentar reportes de transacciones sospechosas y a informar de sus operaciones financieras al hacerlo, y se creó una Superintendencia encargada de supervisar el cumplimiento de las nuevas regulaciones.

Pero a pesar de todos esos esfuerzos, ahora enfrentamos un nuevo intento de la UE por incluirnos en una lista negra de “paraísos fiscales”. Ya en 2018 la UE hizo intentó establecer un listado de paraísos fiscales que además de Panamá incluía a Samoa Americana, Fiyi, Guam, Omán, Samoa, Trinidad y Tobago, IslasCaimán,IslasVírgenes de Estados Unidos y Vanuatu. Sin embargo, España y Estados Unidos (EE.UU.) objetaron esta acción, España por considerar que Panamá no es un “paraíso fiscal” y EE.UU. por considerar que la metodología aplicada para la elaboración de la lista no era transparente y no permitía a las jurisdicciones afectadas a objetar la decisión y demostrar sus avances en la lucha contra la evasión fiscal, por lo que Panamá fue excluido de la lista.

Ahora la UE ha confirmado que Panamá y las Islas Caimán también pasarán a conformar a la lista negra por no llevar a cabo las reformas exigidas por los países del viejo continente.

El Departamento del Tesoro de EE.UU. ha vuelto a objetar la acción de la UE y es evidente que la administración del presidente Donald Trump aboga porque este tema sea manejado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) y el Gafi, organismos que han desarrollado una metodología para evaluar los avances en materia de transparencia de los sistemas financieros, la lucha contra el blanqueo de capitales, la evasión fiscal y el financiamiento del terrorismo.

Todos sabemos que el mundo ha cambiado y que si Panamá quiere consolidar su Centro Bancario Internacional (CBI) y convertirse en un centro financiero de talla mundial está obligado a cumplir las nuevas reglas del juego en materia de transparencia financiera e intercambio de información fiscal, sin embargo, es evidente que nuestro país no tiene nada que ver con el resto de las jurisdicciones incluidas en la lista de “paraísos fiscales” de la UE y de ello pueden dar fe las empresas multinacionales europeas que se han establecido en nuestro territorio y los propios embajadores de los países que conforman esa unión monetaria.

Habrá que esperar para conocer cuál será la reacción del Ejecutivo ante este nuevo ataque de la UE a la imagen internacional del Estado panameño, pero lo que si está claro es que el sector privado, a través de todas sus organizaciones gremiales debe cerrar filas para defender al país de esta nueva e injusta agresión, aún si la misma termina naufragando como lo hizo la intentona de 2018.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com