Nuevas leyes no garantizan exclusión de listas grises

Nuevas leyes no garantizan exclusión de listas grises

Directores y ejecutivos deben mantener una vigilancia permanente

XIXCong web

El Gobierno de Panamá debe realizar  cambios acordes con las tendencias globales  para mejorar su competitividad, y no sólo para  cumplir con exigencias de organismos internacionales, advirtió Ricardo Gil,  director del  Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (Gafilat).

Gil considera que las autoridades panameñas  han  aprobado  medidas necesarias y efectivas para prevenir  de blanqueo de capitales, financiamiento del terrorismo y  la proliferación de armas de destrucción masiva, pero agregó que el reto no es solo aprobar leyes, sino   aplicarlas y lograr que se de un cambio de actitud en el sector financiero.

Gil recomienda a los países no quedarse en la zona de confort, sino por el contrario,  realizar evaluaciones periódicas para detectar las debilidades y analizar los avances alcanzados.

Los señalamientos de  Gil fueron emitidos en el XIX Congreso Hemisférico para la Prevención del Lavado de Dinero y el Combate del Financiamiento del Terrorismo, organizado por la Asociación Bancaria de Panamá (ABP), que concluyó el pasado viernes.

El Gobierno espera que el país salga de la lista gris del Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi) el próximo mes de febrero. Panamá fue incluida en esta lista en junio del 2014.

Entre las medida adoptadas por Panamá se incluye la creación de la Intendencia de Supervisión y Regulación de Sujetos No Financieros, la que  según el Intendente Francisco Bustamante  debe ser un medio para ayudar  a los empresarios y profesionales a  blindarse  contra las actividades ilícitas y evitar  ser utilizados por delincuentes que aprovechan las fisuras de las leyes para delinquir y manchar la imagen del país.

Destacó que Panamá  trabaja con metas fijas y entre estas metas sobresale  la mayor transparencia posible en las operaciones comerciales.

Por su parte, el presidente de la ABP,  Jaime Moreno, dijo que en el caso de los bancos los ejecutivos y directivos deben ejecutar una vigilancia más amplia y de forma permanente.

Y para ello deben solicitar  mayor  información a los clientes sobre sus movimientos bancarios y la  documentación que compruebe el manejo transparentes de sus transacciones  financieras.

Para Moreno las nuevas exigencias incluidas en la Ley  23, recientemente aprobada,  son alcanzables para la banca panameña, que tiene  el interés de darle fiel cumplimiento a esta normativa.

Por su parte, Joaquín Riesen, superintendente de Seguros y Reaseguros de Panamá, señaló que  son varias  las  multinacionales que por sus políticas no pueden establecerse en Panamá, debido a que el país permanece en la lista gris del Gafi.

Destacó que esto representa para el país pérdida de oportunidades y el ingreso de nuevos  inversionistas, que generen plaza de trabajos para los panameños.

Por su parte, David  Schwartz, director de la Asociación de Banqueros Internacionales de la Florida (Fiba), sostuvo que  factores macroeconómicos adversos, cuestiones relativas a la ciberseguridad y normativas cada vez más estrictas amenazan la estabilidad y el acceso al capital por parte de aquellos que más lo necesitan.

Y destacó que América Latina, una región conocida por sus revoluciones políticas, ahora enfrenta una revolución distinta: La financiera.

Igualmente, Schwartz indicó que como consecuencia de las nuevas restricciones que se vienen aplicando, los grandes bancos internacionales se están librando de las cuentas de entidades extranjeras de segundo  y tercer nivel para aliviarse de la carga de tener que cumplir con la norma Conozca a su Cliente, por lo que  pequeños y medianos bancos ya no están absorbiendo el exceso de capital.

Schwartz advirtió que sin bancos internacionales, el acceso a la financiación para importar y exportar bienes, y transferir dinero al extranjero se han transformado en algo prohibitivo en términos de costos para regiones como América Latina.

También señaló que  desde la implementación de Basilea III, los bancos redujeron sus carteras de financiación del comercio en un 20%.   

Karelia Asprilla
karelia.asprilla@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia