Nuevas regulaciones generarán consolidaciones bancarias

Los bancos reportarán a la SBP y ésta al regulador estadounidense

Alberto Cardenas web

La decisión de Estados Unidos (EE.UU.) y Panamá de negociar de manera bilateral el Foreign Account Tax Compliance Act (Fatca), y no bajo la iniciativa de Naciones Unidas que han rubricado 100 países, contiene parámetros de cumplimiento favorables para ambos países.

El acuerdo de Naciones Unidas tiene mayores estándares de cumplimiento que Fatca, pero es importante visualizar los beneficios mutuos.

No se trata de la imposición de una ley estadounidense a la soberanía del pueblo panameño, sino un convenio voluntario entre ambos países para combatir la corrupción, el lavado de activos y el terrorismo internacional, dijo a Capital Financiero el socio senior de Squire Patton Boggs, Alberto Cárdenas.

Añadió que Fatca fue redactado después de dos crisis. El atentado terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre de 2001 y la crisis financiera de 2008 que impactó al mundo entero.

Cárdenas dijo que hoy la inteligencia no viene de conocer las técnicas de un James Bond o de un servicio de inteligencia, sino que proviene de una chica de 27 años, egresada del Massachusett Intitute of Technology (MIT), experta en algoritmo, matemáticas y en computación, la que  es capaz de determinar con sus fórmulas el traspaso de dinero, de dónde proviene y por qué.

Este es el tipo de información que les hace falta a los servicios de inteligencia mundiales para ubicar los centros de terrorismo y saber a dónde dirigen sus fondos a través de todo el mundo.

Y son los bancos los que tienen la información más importante para ubicarlos y EE.UU., y Panamá se han puesto de acuerdo para compartir esta información, añadió el abogado.

Manifestó que la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) es la responsable de lidiar con su contraparte estadounidense, debido a que los bancos de la plaza deben reportar directamente al regulador panameño.

Es importante que el pueblo panameño sepa que esto no es un tema político, ni una interferencia en la soberanía del país, sino un acuerdo mutuo para mantener el mundo más seguro, respecto al terrorismo, la corrupción y lavado de dinero, puntualizó Cárdenas.

Cárdenas, quien formó parte de una jornada informativa sobre el impacto de las leyes de EE.UU. en el sistema bancario del país, organizado por la firma de abogados, Infante & Pérez Amillano, expresó que Panamá, gracias a Dios, tiene uno de los récord más estelares bancarios y pudo sobrevivir mejor que muchos países a la crisis bancaria de 2008. Hoy en día, es uno de los líderes hemisférico y del mundo, después de Suiza como un centro de banca internacional.

Debido a ello es relevante mantener este prestigio y reputación, además de ser una plataforma imprescindible para el bienestar del país que tiene que estar en cumplimiento de las normas que más de 100 países ya han acordado, agregó.

Cárdenas al igual que otros analistas de la plaza, reconoció que cumplir con las nuevas disposiciones no es un asunto fácil para los bancos, pero es imperativo prepararse a lo interno para cumplir con los requisitos de los reguladores bancarios.

En el caso particular del Fatca, entre EE.UU. y Panamá, la entrada en vigor del mismo fue postergada hasta septiembre de 2016, según dio a conocer el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) el pasado  22 de septiembre.

Durante su estadía en Panamá, el socio de Squire Patton Boggs compartió con banqueros y abogados varios mensajes claves, entre ellos: Fatca es un acuerdo para el bienestar de ambos países y a la vez, compartir con los banqueros las opciones que se tienen para cumplir con las nuevas disposiciones de los reguladores.

También su presencia en Panamá fue aprovechada para alertar a los ciudadanos con doble nacionalidad, panameña y estadounidense, respecto a las exigencias tributarias del gobierno de EE.UU., que demanda el pago de impuesto sobre las ganancias que obtengan en cualquier parte del mundo.

En Panamá solo se paga impuesto por las ganancias obtenidas en el país y las transfronterizas están exentas.

El ciudadano estadounidense debe cumplir con las normas tributarias en Panamá y con las de EE.UU. Muchos que nacieron en EE.UU., y residen en Panamá, nunca han ganado dinero en EE.UU., y algunos piensan que no tienen responsabilidad, pero por ser estadounidense si la tienen, resaltó Cárdenas.

Para finales de noviembre o los primeros días de diciembre de 2015 se tiene programada una reunión entre los reguladores y  banqueros de  EE.UU. y Panamá.

A mediano plazo el cumplimientos de acuerdos como Fatca y Basilea II y III, entre otros, ocasionará una mayor concentración de los bancos de capital privado panameño, al igual que en otras plazas de la región. Pero si hay bancos comunitarios que puedan mantenerse operativos, también es bueno para los clientes que prefieren un trato personalizado y no ser uno más del gran banco.

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia