Nuevas regulaciones ponen a prueba a bancos pequeños y medianos

Nuevas regulaciones ponen a prueba a bancos pequeños y medianos

Panamá tiene el gran reto de limpiar su imagen en los mercados internacionales.

IMG_2874 web

El retiro de los bancos corresponsales, la aplicación de nuevas normas de adecuación de capital y gestión de riesgo de crédito contenidas en los acuerdos de Basilea II y III, así como la entrada en vigencia de las Normas Internacionales de Información Financiera para empresas financieras (conocidas como NIIF9) a partir de enero de 2018 están ejerciendo presión sobre los bancos medianos y pequeños que operan en la plaza panameña, llevándolos a restringir sus servicios a nichos específicos del mercado o a diseñar estrategias para controlar su crecimiento.

Así definieron Moisés Cohen, presidente de Capital Bank y Daniel Oblitas, gerente general de AllBank, la situación de los bancos pequeños y medianos que operan en el mercado financiero panameño durante un panel desarrollado como parte del Foro: Retos, desafíos y tendencias de la banca, organizado por Capital Financiero.

Oblitas explicó que AllBank cerró el 2015 con un total de activos de $125 millones y un indicador de liquidez de 47%, cuando el indicador de la banca panameña es de 43%, según la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) y, además contó con un ratio de solvencia o adecuación de capital de 14,68%.

Destacó que para este año 2016 las claves para AllBank serán  el posicionamiento e imagen del banco, pero siempre en su nicho objetivo que son pequeñas y medianas empresas tanto locales como internacionales y personas de altos ingresos económicos.

Sin embargo, Oblitas advirtió que la aplicación de nuevas normas de adecuación de capital y gestión de riesgo de crédito contenidas en los acuerdos de Basilea II y III, así como la entrada en vigencia de las Normas Internacionales de Información Financiera para empresas financieras (conocidas como NIIF9) a partir de 2018 representan un duro reto para los bancos pequeños como AllBank e incluso para los bancos medianos de la plaza.

Ciertamente, lo bancos pequeños y medianos lo tenemos más cuesta arriba, porque los bancos grandes tienen equipos completos y herramientas más sofisticadas para realizar esta labor, lo que les permite diluir el costo de estos nuevos compromisos entre sus miles de clientes, por lo que nuestra estrategia para enfrentar esta situación ha sido no ingresar en aquellos nichos de negocios que creemos que no podemos gestionar, enfatizó.

Por su parte, Cohen destacó que Panamá tiene el gran reto de limpiar su imagen en los mercados internacionales tras el escándalo de la creación masiva de sociedades anónimas offshore por parte de la firma forense panameña Mossack Fonseca, ya que la salida de bancos corresponsales de Estados Unidos (EE.UU.) y Europa del país no solo afectará a los bancos locales, sino también al resto de la economía panameña.

Ante esta situación Cohen propuso que el Banco Nacional de Panamá (BNP) constituya una filial en EE.UU. para que juegue el papel de banco corresponsal para todos los bancos que operan en la plaza panameña.

Cohen destacó que en los años 2015 y 2016 Capital Bank se encuentra concluyendo su proceso de consolidación, pasando de $11 millones en activos a $1.500 millones y su cartera de crédito se ha diversificado al punto que la participación de los préstamos a clientes corporativos se redujo de un 100% a  un 40%.

Agregó, además que este 2016 se perfila como el año de la expansión de esa empresa financiera hacia el interior del país con la inauguración de sucursales en David, Chitré y La Chorrera, lo que se sumará a la inauguración del nuevo edificio de su casa matriz en Calle 50 y que contará con facilidades que le permitirá a Capital Bank seguir formando parte de la lista de mejores lugares para trabajar de Panamá (Best Place to Work).

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL