Nuevas regulaciones sobre combustible afectarían ingresos del Canal

Nuevas regulaciones sobre combustible afectarían ingresos del Canal
Las navieras han aumentado los pedidos de scrubbers o depuradores ante el nuevo límite de azufre en el combustible| Archivo

A partir del 1 de enero de 2020 entrará en vigencia  la nueva regulación aprobada por la  Organización Marítima Internacional (OMI)  que obliga a los barcos a utilizar fluel oil con un contenido máximo de azufre del 0.5% frente al actual 3.5%, para reducir las emisiones de óxido de azufre, una sustancia que contribuye a la contaminación ambiental y a la destrucción de la capa de ozono, pero este cambio podría desacelerar el comercio marítimo mundial y afectar los ingresos del Canal de Panamá.

Para a cumplir con la nueva regulación los dueños de barcos tendrán que comprar combustibles más limpios como el marine gas oil, pero más caro, o instalar equipos para limpiar los combustibles sucios que resultan también costosos.

Los combustibles representan la mitad de los costos operativos de la industria de transporte marítimo, por ende, comprar combustibles más limpios aumentarían los costos.

Como el marine gas oil es más costoso que el combustible tradicional, invertir en equipos de limpieza parece la opción más viable, pero sus costos son millonarios.

Las navieras han aumentado los pedidos de scrubbers o depuradores ante el nuevo límite de azufre en el combustible, a la fecha representan hasta el 16% de la flota global.

De acuerdo con el economista, Eddie Tapiero, las nuevas regulaciones de combustible podrían desacelerar la inversión del comercio mundial y si el nuevo combustible reduce la velocidad del  buque tendrá un impacto en los  productos de perecederos.

Actualmente, la Organización Marítima Internacional (OMI) está discutiendo cómo identificar posibles problemas de seguridad relacionados con las nuevas mezclas de combustible pesado, ya que si estos combustibles no se administran de manera adecuada, podría generar problemas de compatibilidad y estabilidad.

De ser necesario, se podría desarrollar una guía adicional para los tripulantes y operadores de barcos.

El tipo de combustible más usado por los buques en el transporte marítimo es el HFO (Heavy fuel oil) combustible pesado, que es un derivado residual de la destilación del petróleo crudo y tiene un aspecto semejante a la brea.

El petróleo crudo contiene azufre que, después de la combustión en el motor, termina en las emisiones de los buques. Estas emisiones de gases contaminantes, nocivos y partículas de materia.

Entre estos gases se encuentra el óxido de azufre,  que es dañino para la salud humana y causa deficiencias respiratorias y enfermedades pulmonares.

En la atmósfera, el óxido de azufre puede provocar lluvia ácida, que puede dañar los cultivos, los bosques, las especies acuáticas, y contribuye a la acidificación de los océanos

Las reglas de la OMI para reducir las emisiones de óxidos de azufre entraron en vigor en 2005, en virtud del Anexo V del Convenio internacional para prevenir la contaminación por los buques, más conocido como el Convenio Marpol y desde entonces los límites de los óxidos de azufre han sido progresivamente reducidos.

Orlando Rivera
Orriver22@hotmail.com
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia