Nuevo banco BRICS desafiará a las grandes instituciones

Los países en desarrollo tienen como objetivo crear una alternativa al Banco Mundial.

Brics Arrrow Notes Rising

El nuevo banco de desarrollo BRICS fue inaugurado formalmente en Shanghái y los representantes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica vislumbran una alternativa más sensible y ágil a instituciones como el Banco Mundial.

La inauguración de la entidad crediticia, oficialmente llamada el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD), tiene lugar menos de un mes después de la inauguración del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (Aiib, por sus siglas en inglés), que igualmente tiene como objetivo crear una institución de inversión global paralela en la que los países en desarrollo tengan una mayor influencia.

Aunque tiene sólo cinco miembros fundadores en comparación con los 57 del Aiib, el NBD comenzará con un capital inicial de $100.000 millones, lo mismo que el Aiib. Los cinco países tienen iguales derechos de voto.

«Creemos que las necesidades de financiación de Asia en el espacio de la infraestructura son tan grandes que fácilmente hay espacio para que nosotros dos y, de hecho, muchas más entidades crediticias, participemos», dijo KV Kamath, presidente del NBD y ex director ejecutivo de ICICI, el mayor banco del sector privado de India.

Pero a diferencia del Aiib, el NBD no se limitará a Asia. Excluyendo a Sudáfrica, los cuatro países BRIC originales abarcan más del 40% de la población mundial, una cuarta parte de la superficie terrestre del mundo y más del 25% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial.

Los señores Kamath y Lou Jiwei, ministro de finanzas chino, tuvieron cuidado de no criticar al Banco Mundial, al Banco Asiático de Desarrollo y a otras instituciones titulares. Pero dejaron claro que ellos creen que el NBD puede mejorar las normas existentes.

«Este banco pondrá un mayor énfasis en las necesidades de los países en desarrollo, tendrá un mayor respeto por la situación nacional de los países en desarrollo, e incorporará más plenamente los valores de los países en desarrollo, dijo el  señor Lou. «El desarrollo es un proceso dinámico. En realidad no existe algo así como las llamadas mejores prácticas».

El señor Kamath se comprometió a llevar al banco «desde las mejores prácticas hacia las próximas prácticas», y agregó que los préstamos tradicionales para el desarrollo a menudo eran «demasiado rígidos, inflexibles y lentos».

«Desde la perspectiva de un país prestatario, éstos se convierten en enormes impedimentos para el crecimiento,» dijo. El banco tiene como objetivo haber desembolsado el primer conjunto de préstamos para abril del próximo año.

En un mensaje grabado, Lord Nicholas Stern, profesor de la London School of Economics, recordó cómo él y ex economista jefe del Banco Mundial, Joseph Stiglitz, concibieron la idea del banco BRICS en Davos en 2011 como una forma para que los mercados emergentes con grandes superávit comerciales reciclaran esos ahorros y los convirtieran en inversiones productivas en sus propios países.

La idea primero se discutió formalmente en una cumbre de los países BRICS al año siguiente, y el convenio constitutivo se firmó en julio pasado.

Los analistas coinciden en que la lógica económica es sólida, pero algunos advierten que las tensiones geopolíticas entre los BRICS podrían interferir con el funcionamiento correcto del NBD. Señalan que aunque el Aiib se inauguró oficialmente menos de dos años después que el presidente de China, Xi Jinping, propusiera por primera vez la idea en octubre de 2013, al banco BRICS le ha tomado más de cuatro años iniciar operaciones.

Una de las causas de la demora fueron las negociaciones en torno a dónde ubicar la sede del NBD. Los líderes chinos esperan que la presencia del banco en Shanghái impulse las ambiciones de la ciudad de convertirse en un centro financiero global para el año 2020.

Pero el señor Kamath dijo que no había visto señal alguna de luchas políticas internas. «Si se ha tomado la opinión de todos los países miembros, y se ha decidido en consecuencia lo que es factible y lo que no lo es, entonces no debe haber problema alguno», dijo.

Gabriel Wildau
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL