BLOG: Eficiencia energética

BLOG: Eficiencia energética

Por: Manuel Cereijo

Hoy día el planeta se enfrenta a retos muy graves y muy apremiantes. La actividad humana ejerce una gran presión sobre nuestro planeta. Temas como el calentamiento global y la escasez de alimento y recursos, la presión sobre los bosques y la fauna, la contaminación de las aguas, nos hacen reflexionar sobre el futuro aciago que le estamos dejando a nuestros hijos, y que algunas de esos problemas los vivimos hoy día.

El desarrollo económico del mundo también ha traído consecuencias que debemos enfrentar y para las cuales debemos crear alternativas de sostenibilidad. La creciente demanda de energía, va de la mano con el crecimiento económico. Las ciudades crecen a ritmos acelerados, y en muchos casos, crecen tan rápido, que los servicios públicos no llegan planificadamente a los nuevos polos de demanda.

El caso de la energía eléctrica es un vivo ejemplo. La demanda por energía es cada vez mayor, dado que nuestro país está creciendo de forma sostenida en los últimos años.

El costo de la energía eléctrica golpea duramente a los consumidores, que somos todos. Los gobiernos han venido haciendo gestiones por más y nuevas formas de energía se sumen al plantel de generación. Pero esto no es suficiente.

Una alternativa para contrarrestar el fuerte gasto que representa la energía eléctrica, es implementar normas de eficiencia en el país. Y la razón para esto si la analizamos es muy obvia. Hay que hacer inversiones cuantiosas para aumentar el plantel de generación, sin embargo, si el consumo de energía sigue siendo desordenado y desmedido, esas inversiones durarán mucho menos de lo que deberían.

Necesitamos primero, hacer docencia sobre la importancia de consumir energía eficientemente. Deben crearse normas que incentiven, con bajos aranceles, la importación de equipos eficientes (aires acondicionados, electrodomésticos, luces, motores, etc.).

Las construcciones de cierto tamaño como centros comerciales o complejos mixtos, deberían tener plantas de agua fría, para todas sus facilidades, y no solamente para áreas comunes, con el argumento de que cada cliente paga su energía. También debe haber incentivos para quienes inviertan en eficiencia energética. Por ejemplo los inversionistas interesados en edificios verdes.

El costo de energía debe dejar de verse como un costo transferible. Además las inversiones en eficiencia energética, bien estudiadas e implementadas tienen muy buenas tasas de retorno, y ayudan a mejorar los flujos de caja en cualquier edificio.

En nuestro país como en otros países de la región, hay varios impedimentos para el desarrollo de políticas e inversiones en el área de eficiencia energética. Dos de las cuales son, el desconocimiento del tema y la falta de financiamiento. No olvidemos de hoy día el 55% de nuestra energía se genera con derivados de petróleo. Esto significa que es dinero que se va del país. Divisas que al perderse nos hacen más pobres.

Son los gobiernos los llamados a poner el cascabel al gato, dictar normas sobre el tema y hacerlas cumplir.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias