Nuevo impuesto sigue generando preocupación

Asaja advierte que algunas empresas podrían cerrar

Young men and women gambling at poker table in casino, smiling

Young men and women gambling at poker table in casino, smiling

Los miembros de la  industria de juegos de suerte y azar se encuentran preocupados, debido al efecto negativo que ha causado en los jugadores locales y extranjeros el cobro del impuesto de 5,5% aprobado el pasado 17 de junio de 2015, mediante el Decreto Ejecutivo N°264.

Los  empresarios aglutinados en  la Asociación de Administradores de Juegos de Azar  de Panamá (Asaja) coincidieron en señalar que cualquier impuesto adicional o incremento de los  costos operativos causará el cierre de algunas empresas que no podrán hacerle frente a  los costos adicionales.

Antonio Alfaro, presidente de Asaja, indicó que, pese a la preocupación existente en el sector reconocen que la nueva normativa tiene un fin social, por lo que fue  respaldada por el gremio.

Pero destacó que desde hace 15 años están  luchando por poner dentro de la ley a los establecimientos que cuentan con máquinas tragamonedas Tipo C,  los que por circunstancias  políticas se han mantenido  fuera de ley en  todos los gobiernos desde el año 2000.

Destacó que  contrario a lo que se puede hacer en cualquier otra actividad  económica cuando se aplica un nuevo impuesto, que es aumentar el precio al consumidor, en la industria de juegos  de suerte y azar este tipo de medidas no se pueden aplicar, y lo único que se puede hacer es impulsar el crecimiento del mercado, que se ha  mantenido estable en los últimos cinco años creciendo un ritmo promedio de  10% anual.

Con este nuevo impuesto el Estado pretende recaudar  $60 millones de los $74,8 millones que requiere para hacerle frente al nuevo  aumento a los jubilados.

El restante $14,8 millones las autoridades pretenden recaudarlo del impuesto aplicado a la extracción de arena y piedra

La propuesta que fue  presentada por el ministro de Economía y Finanzas (MEF), Dulcidio De La Guardia, aumenta la recaudación de impuestos aplicados a los juegos de azar y a la extracción de minería no metálica.

El nuevo impuesto incluye a las salas de bingo, juegos telemáticos, apuestas en Internet y cualquier nueva modalidad de juegos de suerte y azar autorizado por el Estado, al ser redimido por efectivo, en caja o mediante el uso de cualquier otro instrumento de pago, incluyendo los retiros de depósitos en custodios, por parte de los administradores u operadores, con excepción de las apuestas en el Hipódromo Presidente Remón. La tarifa de impuesto se ubicó en 5,5%, según lo establecido en el numeral  2 del Decreto Ejecutivo en mención.

Alfaro  indicó que el gremio continuará promoviendo  el juego responsable y trabajando en coordinación con  el Centro de Estudios de Tratamiento de Adicciones (Ceta), colaborando para que los jugadores  compulsivos reciban la atención adecuada.

Estadísticas

Cifras de la Contraloría General de la República reflejan que en los primeros siete meses  del año las apuestas en actividades de esparcimiento se incrementaron un 7% al pasar de  $1.397 millones a julio de 2014 a $1.497 millones a julio de 2015.

Lo que indica que las casas de apuestas que operan en el mercado panameño
lograron sumar unos $100 millones adicionales en  los primeros siete meses del año. (Ver gráfica: Monto registrado en apuestas en los últimos cinco años).

El secretario ejecutivo de la Junta de Control de Juegos del MEF, Eric Ríos, manifestó que  el buen desempeño de la industria se debe a que la entidad, como ente regulador, brinda tanto
al público apostador como a los administradores u operadores seguridad jurídica, transparencia y la certeza de que se trata de una industria absolutamente regulada.

Explicó que el próximo año la entidad a su cargo mantiene entre sus
planes la modernización de las normas y los sistemas de
supervisión, con el fin de mantener un ambiente de estabilidad jurídica para que  los actores de la industria mantengan el interés de seguir operando en el país.

Las cifras de la Contraloría General de la República también detallan que las apuestas en  las máquinas tragamonedas Tipo A reportaron el mayor monto con $1.270 millones, lo que representa un alza de 9% al compararlo con el mismo periodo del año anterior, cuando sumaron  $1.166 millones, es decir un total de $104.000 adicionales.

Le siguen  las mesas de juegos que totalizaron $177,6 millones, lo que representa un incremento de un 3% con respecto a lo registrado en igual periodo del año anterior cuando se reportaron  $172,1 millones, mientras que en  el   Hipódromo Presidente Remón se apostaron   $27 millones, registrando un  crecimiento del 4%.

En las salas de eventos deportivos se apostaron   $20,6 millones, lo que significa un alza de 25% en comparación  con igual  periodo del año anterior cuando sumó $16,8 millones, $4 millones adicionales.

Cabe destacar que este último segmento de la industria de juegos de suerte y azar reportó el mayor crecimiento en los primeros siete meses de este año, según las cifras de la Contraloría General de la República.

Pero si analizamos las cifras reportadas al mes de junio, se observa que todas las actividades mantienen la misma tendencia que la registrada en el mes de julio de 2015.

Con excepción de las apuestas en la hípica que registró  una baja de 30% al sumar  $23,2 millones, lo que fue recuperado en el mes siguiente.

Para Carlos M. Salazar G., director de Operaciones Hípicas del hipódromo Presidente Remón, la disminución de la jugada hípica en el primer semestre se debió al cambio climático, ya  que los hipódromos de Estados Unidos (EE.UU.) tuvieron que cerrar varios días durante la temporada por mal tiempo, lo que provocó una menor oferta en el número de carreras de Symulcasting para el hípico panameño.

Alfaro destacó que las apuestas también  se ven mermadas cuando empieza la temporada de fútbol americano y cuando se realizan  grandes peleas de campeonato mundial como el caso del pleito entre  Maywether y Paquiao.

Aunque aclaró que el mes de junio del 2015 arrojó un incremento extraordinario en las apuestas (más del doble) y más que cualquier otro mes del año

Apuestas hípicas

Salazar aseveró que para el segundo semestre del año mejorará  la oferta en  número y calidad de carreras en los hipódromos de EE.UU. y,   además se  presentarán carreras de  los hipódromos de Brasil y México.

En cuanto al espectáculo de las carreras nacionales, detalló que la jugada del Pool  5 ha resultado del agrado del apostador y  en este semestre se llevarán a cabo las tres carreras clasificatorias para el Clásico del Caribe,  donde participarán los mejores ejemplares de  tres años. El  Clásico del Caribe se correrá en diciembre en la pista del Hipódromo Presidente Remón.

Para el próximo año  Salazar estima que se registrará un incremento en  las apuestas, ya que se contará con un calendario clásico altamente atractivo, que contará con el respaldo de la fanaticada hípica.

Karelia Asprilla
karelia.asprilla@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia