Nuevo Rector

Nuevo Rector

Las_colinas web

La elección del físico Eduardo Flores como nuevo Rector de la Universidad de Panamá, pone fin al largo mandato de Gustavo García De Paredes, que terminó en medio de acusaciones de supuestos actos irregulares y de persecución contra sus adversarios.

A Flores, de 50 años, no le espera un camino fácil, tomando en cuenta que nueve de los 15 decanos electos son afines al actual Rector, que en los círculos universitarios le han denominado El eterno, pues ha permanecido 20 años al frente de esta institución educativa.

El nuevo Rector ha prometido poner orden en la Casa de Méndez Pereira y realizar auditorías para conocer el uso que se le ha venido dando al presupuesto de la Universidad.

Lo cierto es que la primera casa de estudios superiores del país no está pasando por su mejor momento y hay muchas interrogantes sin resolver sobre el manejo de algunos proyectos, por lo que una investigación objetiva, alejada de intereses políticos, permitiría conocer si hubo o no irregularidades.

Aunque el propio García De Paredes ha señalado que me han investigado hasta en los calzoncillo y no encuentran nada.

El reto de la nueva administración es grande, y una de sus prioridades debe ser elevar el prestigio académico de la Universidad, así como tener una participación más activa en la sociedad, mientras que el rector electo Flores deberá aprender a sumar, en vez de restar, para no caer en los errores del pasado.

La Universidad de Panamá no es un proyecto particular de nadie, sino un proyecto nacional, y lo importante es tener un norte que indique lo que es importante hacer como institución.

Este nuevo periodo que iniciará el próximo mes de octubre, debe ser de renovación y de transparencia para que este centro de estudios pueda preparar de forma eficiente al recurso humano que el país demanda para mantener el ritmo de crecimiento y que cada día un mayor número de jóvenes de escasos recursos puedan obtener un título que les permita romper circulo de la pobreza y mejorar su calidad de vida.

También se debe trabajar para lograr una articulación de los contenidos curriculares de la educación media y la universitaria, además de lograr mayores recursos para los proyectos de inversión, que demanda una casa de estudios superiores.

No será un camino de flores, pero si existe voluntad, se pueden alcanzar todos los objetivos y volver a convertir a la Universidad de Panamá en la conciencia crítica de la nación, como anhelaron sus fundadores.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL