Nuevos competidores buscan darle movilidad al mercado de café

Café Eleta se abre paso en las tiendas de conveniencia con máquinas de café instantáneo

Capsules and cup of hot espresso coffee

Cada vez es más difícil contar con el tiempo necesario para tomar una buena taza de café. Esto se debe en gran medida a que las personas viven  más lejos de sus puestos de trabajo y el eterno congestionamiento vehicular que caracteriza las ciudades modernas hacen casi imposible detenerse en una buena cafetería para degustar esa bebida caliente que energiza nuestras mañanas.

Pero este hecho más que un obstáculo es considerado por los empresarios Issac Medina y David Mizrachi como una oportunidad, ya que al apostar por traer a Panamá a la prestigiosa franquicia de cafetería francesa Alto Café buscan darle movilidad a un negocio que registra un crecimiento exponencial en el país.

Hay que tener presente que Panamá es un país en el que la producción y consumo de café es una tradición, al punto que los cafetaleros de las tierras altas de la provincia de Chiriquí han roto varios récord internacionales, gracias al alto valor del café Geisha, variedad por la que se ha pagado más de $120 por libra.

Sin embargo, muchos productores han optado por darle valor agregado a su café, para lo cual han incursionado en el mercado de café preparado para consumo inmediato.

Sin duda, Café Durán con sus  Coffee Stores fue la pionera local de esta tendencia a la que se han sumado otras marcas locales e internacionales de gran prestigio como Café Kotowa, Juan Valdéz o California Coffee Panamá.

Tanto Medina como Mizrachi consideran que en Panamá se ofrece a los consumidores un muy buen café, el problema es que para adquirirlo las personas deben apersonarse a los locales en los que se vende este producto, mientras que Alto Café apuesta a la movilidad, de forma que este producto llegue directamente a donde se encuentran los consumidores, de manera que puedan adquirir un  producto bien elaborado, pero rápidamente.

Destacó que la empresa cuenta con cinco unidades móviles debidamente equipadas con las máquinas para la elaboración de café expreso y los molinos de la más alta calidad, que se ubicarán en los centros de consumo más importantes de la ciudad capital y podrán movilizarse a todo tipo de eventos, de forma que los consumidores puedan degustar el café en cualquier momento, sin tener de desplazarse a un local comercial.

Café tiene todo el mundo. En Panamá hay café de alta calidad, pero el concepto al que nosotros estamos apostando es llevar el café a donde está la demanda,, enfatizó Medina.

Mizrachi explicó que la franquicia ofrecerá diversos tipos de café elaborados con insumos de alta calidad  y precios  que fluctúan entre $2,00 y $4,50, que los ubica dentro del rango de precios que imperan en el mercado.

Medina y Mizrachi explicaron que su compromiso es desarrollar 10 puntos de ventas durante el primer año de operación, sin embargo, advierten que como representantes de la marca francesa para la mayoría de los países de América Latina y el Caribe (con excepción de los  mercados grandes como Brasil y México), están en la capacidad de ofrecer a los inversionistas locales e internacionales la posibilidad de adquirir una franquicia que les permitirá establecer un negocio con todo el apoyo que ofrece Alto Café, mediante una inversión que fluctúa entre $20.000 y $75.000.

Pero Alto Café no es la única empresa que busca acercar esta aromática bebida a los consumidores, y prueba de ello es el esfuerzo que adelanta la panameña Café Eleta para incrementar su presencia en el mercado local, para lo cual no solo ha sellado una alianza con las tienda de conveniencia Zaz, sino que, además ha desarrollado una división para la venta de máquinas de preparación instantánea que utilizan café tostado de primera calidad.

Franklin De Witt, gerente de cuentas claves de Café Eleta, explicó a Capital Financiero que el consumidor panameño es cada vez más sofisticado y ha aprendido a valorar el excelente café de altura que se produce en Panamá, lo que ha llevado a los cafetaleros locales, que históricamente se han dedicado a la exportación, a explorar el mercado local de café para consumo inmediato.

Para lograr ese objetivo Café Eleta ha optado por  utilizar máquinas italianas que utilizan café en grano para la elaboración de diversas bebidas, las cuales pueden ser ubicadas en oficinas y locales comerciales a solicitud de aquellas personas que deseen incursionar en este negocio o que ya cuentan con un local dedicado a la actividad gastronómica y busca complementar sus ingresos con la venta de bebidas calientes.

De Witt destacó además que Café Eleta cuenta con una alianza con las tiendas de conveniencia Zaz,   la que  le suministra otra variedad de café gourmet que se comercializa bajo la marca Bannaba Coffee, con el fin de ofrecer a los consumidores un productos de alta calidad.

Para Frank Tedman, gerente general de Café Palo Alto, el cual no solo se destina al mercado local,  sino que también se exporta a varios mercados internacionales, todas estas iniciativas son parte de una tendencia internacional orientada a que las empresas dedicadas a la producción de café incursionen en toda la cadena de valor de este producto y mejoren así su rentabilidad.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL