Número de indocumentados en EE.UU. se mantiene en 11 millones

Número de indocumentados en EE.UU.  se mantiene en 11 millones

migrantes-ee-uu

El número de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos (EE.UU.) se ha mantenido estable en 11 millones desde el final de la Gran Recesión, mientras que la población mexicana indocumentada sigue disminuyendo, según un estudio publicado el Centro de Investigación Pew.

La tendencia de varios años marca un cambio de la marea migratoria que durante décadas proporcionó trabajadores a sectores clave de la economía de EE.UU. Se trata de un punto de inflexión que está afectando a los empresarios de la agricultura y la construcción, que están reportando escasez de mano de obra en momentos en que dichos sectores añaden puestos de trabajo en medio de la recuperación de la economía.

El informe del Centro de Investigación Pew, que analiza datos proporcionados por la Oficina del Censo de EE.UU., llegó a la conclusión de que la estabilización de la población indocumentada desde 2009 es una consecuencia directa de la disminución del número de mexicanos sin papeles en el país. La tendencia fue compensada en parte por el aumento de inmigrantes indocumentados de América Central, Asia y África.

La inmigración ilegal, un tema central en la campaña presidencial, alcanzó un máximo de 12,2 millones en 2007 y llegó a 11,1 millones de personas en 2014, más o menos lo mismo que los 11,3 millones de 2009, según el informe.

En 2007 había 6,9 millones de mexicanos indocumentados en EE.UU. En 2014, los mexicanos todavía representaban la mayoría de los inmigrantes sin papeles del país, pero su número se había reducido a 5,8 millones.

En los estados en los que la población indocumentada disminuyó en los últimos cinco años, incluyendo California, Georgia e Illinois, la disminución de los mexicanos indocumentados fue el factor principal de esa caída.

Vemos un descenso continuado en la población inmigrante no autorizada de México, dijo Jeff Passel, demógrafo del Centro. Eso está en contraste con los finales de los 90 y principios de 2000, cuando su número crecía muy, muy rápido, a razón de varios cientos de miles por año.

Mientras tanto, el número de inmigrantes indocumentados procedentes de otras partes del mundo ha aumentado en 325.000 personas desde 2009, a 5,3 millones en 2014. Por ejemplo, la inmigración ilegal procedente de India pasó de 130.000 en 2009 a 500.000 en 2014.

La Patrulla Fronteriza reporta un aumento en el número de entradas ilegales de lo que llama OTM, o personas provenientes de otros lugares que no son México [Other Than Mexico, en inglés]. Los centroamericanos constituyen el grupo más grande entre ellos. La pobreza y la violencia en El Salvador, Honduras y Guatemala siguen enviando gente hacia el Norte.

En México, las presiones económicas que en el pasado empujaron a miles de personas a buscar nuevos horizontes en EE.UU. han disminuido. Una de las tendencias más notables detrás de esta disminución es que las familias son ahora más pequeñas, lo que significa menos bocas que alimentar. Otros factores que han contribuido a disuadir a los posibles migrantes son los carteles de la droga que operan en las rutas migratorias, el refuerzo de las patrullas fronterizas y el elevado precio, a menudo superior a $10.000, que cobran los contrabandistas humanos por cruzar a una persona de un lado al otro.

Los trabajadores migrantes que regresaron voluntariamente o fueron deportados a sus países de origen durante la recesión, o que se jubilaron en los últimos años, no están siendo reemplazados por nuevos arribos o por o jóvenes estadounidenses.

Desde 2007 se han regresado más inmigrantes mexicanos a México que los que han ingresado desde ese país a EE.UU., dijo Passel. Los retornos han sido tanto voluntarios como involuntarios; el gobierno de Obama ha deportado a cientos de miles de personas por año, más que cualquier otro gobierno en la historia de EE.UU.

Miriam Jordan
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL