Observando la grieta en los cimientos del dólar

Observando la grieta en los cimientos del dólar

Nicholas Hastings 

Dow Jones

 

Moodys acaba de colocar una grieta colosal en los cimientos del dólar.

La advertencia de la agencia calificadora de crédito de que podría retirar la calificación de Aaa a la deuda soberana de Estados Unidos posiblemente no ha infligido mucho daño a la moneda estadounidense hasta el momento.

Pero, debido a que las negociaciones en el Congreso de Estados Unidos para elevar el límite de endeudamiento del país antes del 2 de agosto no muestran señales de progreso, la rebaja en la calificación podría convertirse en una realidad.

Para el dólar, esto se traduciría en un desastre.

La calificación de Aaa sobre los bonos del gobierno de Estados Unidos es una de las principales razones por la que muchos inversionistas, incluidos otros grandes bancos centrales, mantienen esos activos en dólares. Si se le retira la calificación de primer nivel, muchos se verán forzados a vender. La diversificación de los flujos hacia otras importantes monedas, que ha sido la principal fuente de debilitamiento del dólar en los últimos años, sólo acelerará esa tendencia.

Esta grieta en los cimientos del dólar aparece en momentos en que la confianza en la moneda estadounidense estaba comenzando a aumentar nuevamente. 

La profundización de la crisis de la deuda en la zona del euro, la amenaza de una intervención en la moneda por parte de Japón, y las expectativas de que la recuperación económica de Estados Unidos está finalmente comenzando a ganar impulso, habían ayudado a alentar el interés en la moneda estadounidense.

El índice del dólar es una muestra de ello.

Después de caer a un mínimo de cerca de tres años de 72,70 el 4 de mayo, el índice ha recuperado terreno hasta 76,72 a comienzos de la semana pasada. Ahora se ubica en 75,05.

Pero la advertencia de Moodys podría cambiar todo.

En sí misma, la amenaza de una rebaja en la calificación no es sorpresiva o nueva. No obstante, aparece en momentos en que las negociaciones entre demócratas y republicanos sobre cómo elevar el límite de endeudamiento no están mostrando señales de progreso.

En todo caso, las conversaciones parecen haberse estancado y los comentaristas de Washington ahora sugieren que es posible que no se cumpla el plazo después de todo, dada la distancia entre las posiciones de ambas partes.

En otras palabras, el riesgo para el dólar ha crecido pronunciadamente.

Lo que en algún momento parecía una propuesta poco probable es ahora una posibilidad más real, con flujos masivos de divisa en juego.

Sólo basta mirar a China. Las cifras de de la semana pasada mostraron que sus reservas en moneda extranjera han crecido a $3,2 billones, y tanto como un 70% de ellas aún están en dólares.

Una rebaja en la calificación por parte de Moodys significa que Beijing se sentirá menos intimidado por el dólar de lo que ha estado en los últimos años.

Uno de los asesores del banco central de chino, Xian Bin, dijo que el país necesita acelerar la diversificación para cubrirse de los riesgos asociados a la divisa estadounidense.

Pero incluso sin una rebaja real en la calificación, es posible que el dólar encuentre que el respaldo se desvanece poco a poco a medida que se acerca el plazo del 2 de agosto sin señales concretas de un acuerdo en el Congreso.

En efecto, Moodys y el forcejeo de los políticos le habrán infligido un daño mucho más serio a las perspectivas para el dólar de lo que parece en este momento.

Más informaciones

Comente la noticia