Ocde alerta del recorte de sus previsiones por tensiones entre EU y China

Ocde alerta del recorte de sus previsiones por tensiones entre EU y China
La incertidumbre y el nuevo escenario económico puede llevar a la baja el crecimiento mundiall Archivo

La incertidumbre por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y el efecto contagio sobre otras economías han transformado la recuperación de la economía global en una desaceleración generalizada, que ha llevado a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) a recortar al 3.1% su previsión de crecimiento del PIB mundial desde el 3.9% anticipado hace un año.

“Estábamos en medio de una recuperación cuando comenzaron a tomarse todas estas decisiones sobre el comercio y no solo ahogaron la recuperación, sino que produjeron una ralentización y el potencial para un daño mayor está ahí presente”, apunta el secretario general de la Ocde, Ángel Gurría, en una entrevista con la cadena estadounidense CNBC, recogida por Europa Press, en la que advierte de que “las tensiones están aumentando y el problema del efecto contagio está haciéndose cada vez más evidente”.

En este sentido, el mandatario mexicano de la Ocde señala que la incertidumbre generada ha llevado a la organización con sede en París a recortar en casi un 1% sus expectativas de crecimiento para la economía global en apenas doce meses, ya que hace un año anticipaba un 3.9% y actualmente esta proyección es del 3.1%. La Ocde publicará este martes sus nuevas previsiones macroeconómicas.

“La incertidumbre es el mayor enemigo del crecimiento (…) Es un escenario muy malo actualmente y una gran fuente de preocupación”, admite el azteca, añadiendo que esta situación de desconfianza lastra la inversión y el consumo de los hogares.

En este sentido, Gurría ha apuntado que las tensiones comerciales entre EE.UU. y China tienen otras derivadas como las tensiones en el plano tecnológico, como sucede con la compañía china Huawei, apuntando que esto no solo está generando “una grave división entre EE.UU. y China, sino entre EE.UU. y otros países que desean usar la tecnología y colaborar con China”.

“Debe haber un acuerdo comercial. Todo el mundo está saliendo perdiendo y si se aumentan las tensiones será peor para todos los involucrados”, advierte el secretario general de la Ocde.

A principios de mayo, EE.UU. decidió elevar del 10% al 25% los aranceles aplicados a productos chinos importados por valor de 200,000 millones de dólares, lo que provocó que China elevase a su vez los aranceles impuestos sobre parte de los 60,000 millones de dólares en productos importados desde Estados Unidos que previamente ya habían sido gravados.

El Dinero

Más informaciones

Comente la noticia